10 musas de cuerdas
Rolling Stone - México|Marzo - Abril 2020
Modelos que pasaron a la historia no sólo por su sonido, sino por ser las compañeras más fieles e inseparables de estos artistas, con historias poderosas tras sus cuerdas y característicos acordes ligados a relatos personales.
Por Andrea Calderón

B.B. King
“Lucille” es-335 DE GIBSON

Fueron más de 50 años en los que “Lucille” y la leyenda del blues B.B. King fueron inseparables. La historia detrás del cariño que unió al músico con esta guitarra es fascinante. Era 1949 y el artista se encontraba en un salón de baile de Arkansas realizando una presentación. Como era costumbre, los asistentes realizaban una especie de tradición que consistía en tomar un bote con basura, colocarlo en medio de la pista, tirarle alcohol y prenderle fuego. Así sucedió durante la noche, hasta que dos hombres comenzaron una pelea, provocando que el bote cayera y originara un incendio en el lugar. La gente comenzó a evacuar el salón rápidamente, incluyendo a King, quien había dejado su guitarra dentro del recinto. El artista no tardó en arrepentirse y sin pensarlo, volvió al lugar para rescatarla de entre las llamas, arriesgando su vida. Después del incidente, el músico se enteró que la pelea había sido provocada por una mesera del lugar llamada Lucille y al conocer la historia, decidió otorgarle ese nombre a la guitarra rescatada en su memoria. En una entrevista para Rolling Stone, Riley Ben King mencionó que bautizó a la guitarra como “Lucille” para recordarse a sí mismo que “nunca más volvería a hacer algo así de estúpido en su vida”. Desde entonces, y hasta su muerte en 2015, B.B. King repitió el nombre para cada una de sus guitarras, incluidas varias Gibsons y Telecasters. Sin embargo, hoy “Lucille” es ampliamente reconocida como un modelo Gibson ES-355 con cuerpo negro y detalles dorados en el cuello.

Brian May
“Red Special”

La guitarra de Brian May, bautizada como “Red Special”, se convirtió en una de las insignias más representativas del artista, gracias a la originalidad y el detalle con la que fue creada. El instrumento no pertenece a ninguna de las populares marcas de guitarras debido a que fue construida a mano por Brian y su padre, Harold May, en 1964. “Tenía 17 años y mi padre era un excelente ingeniero eléctrico. La realidad es que no teníamos dinero para comprar una guitarra, así que la única solución que vimos fue hacer una, pensamos: ‘¿Y si logramos hacer algo mejor de lo que ya existe?’. Mi padre siempre tuvo esa fantasía en la cabeza y lo logró”. “The Old Lady”, como también se le conoce, tardó 18 meses en terminarse con un gasto inferior a 18 libras de la época. La pieza fue construida con distintos materiales que se encontraban en el hogar de los May, el cuerpo central fue hecho con madera de roble de una mesa vieja y el mástil fue construido a partir de una chimenea de la época victoriana. El también astrofísico, incluso agregó algunos materiales inusuales, como muelles de motocicleta y cabezas en forma de perla de la agujas de coser del costurero de su madre para terminar de construir la guitarra. El resultado fue un instrumento que obedecía a los peculiares gustos musicales de May, y cuya creación se convirtió en una obra de arte que sigue funcionando incluso después de 40 años de existencia. Una peculiaridad más sobre esta guitarra es que Brian May descubrió que al utilizar una antigua moneda de seis peniques como púa, podía añadir un sonido mucho más limpio y único. El músico utilizó “Red Special” durante las sesiones de grabación y presentaciones en vivo junto a Queen, y sigue utilizando una versión restaurada hasta el día de hoy.

Eric Clapton
“Blackie” STRATOCASTER DE FENDER

Dentro de las 50 guitarras que forman parte de la colección de Eric Clapton, es quizá “Blackie” la más famosa de todas ellas, cuyo sonido particular es asociado directamente con el talento de este artista. La creación del instrumento nace a partir de las partes de tres Strats que el guitarrista compró en una tienda de Nashville en los años setenta. Rodeado de una infinidad de guitarras y al no poder decidir entre varios modelos de Stratocaster, el artista decidió comprar seis de ellos: “Estaban tan pasados de moda que podías comprar un Strat perfectamente genuino por $200 o $300 dólares, ¡incluso menos! Así que los compré todos”, narró en el libro The Stratocaster Chronicles de 2004. Eric obsequió una de las guitarras a Pete Townshend, otra a Steve Winwood y una restante a George Harrison, quedándose con tres. El músico experimentó con las tres guitarras durante un tiempo, hasta que finalmente decidió construir una guitarra a base de desmontar las mejores partes de cada una: “Conservé dos o tres para mí y construí a ‘Blackie’ a partir de eso. Junté el cuerpo de aliso de una Strat 56, el diapasón de arce con forma de V de una Strat 57 y una placa de rascar de una Strat 54”, dijo Clapton. Desde entonces, “Blackie” ha sido protagonista de las portadas de algunos de los discos más sobresalientes del estadounidense, como Slowhand, Timepieces, Backless y Just One Night. El músico continuó con el legado de “Blackie” hasta que, en 2004, fue subastada por $959,500 dólares para financiar el Crossroads Centre Antigua (un centro de rehabilitación fundado por Clapton en 1997), siendo en su momento la guitarra más cara de la historia.

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine

MORE STORIES FROM ROLLING STONE - MÉXICOView All

Asuntos internos “Pase de charola” en tiempos de guerra fría

La relación presidencial con amplias franjas de la clase empresarial se ha tornado meramente pragmática (funcional, de escaso beneficio y alto costo), abiertamente bipolar y en términos generales, francamente mala. Pese a que AMLO defiende preservar el simbolismo de “separar al poder político del económico” y que sean decisiones políticas las que encaminen proyectos y negocios en el Estado, poco ha hecho para hacer política, negociar y conciliar con este grupo, que, desde los albores de la elección de 2006, le es ajeno y en muchos sentidos adverso. Mientras tanto, México es el gran damnificado: estancado, ausente de inversiones y falto de generación de empleos

7 mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

LA MÚSICA LIGADA A LA UNIDAD

Peter Bjorn and John en una celebración por sus dos décadas juntos y el lanzamiento de ‘Endless Dreams’

4 mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

Un clásico se vuelve contemporáneo

Elisabeth Moss protagoniza ‘El hombre invisible’, la figura siniestra de un hombre imperceptible, que recibe un tratamiento actual para responder a nuestra incertidumbre

8 mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

Adiós Bond, James Bond

La carta de despedida que Daniel Craig escribe en ‘Sin tiempo para morir’

10+ mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

Panteón Rococó – Un viaje divertido

PANTEÓN ROCOCÓ, un cuarto de siglo de hacer lo que les gusta

6 mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

Billie Joe Armstrong – Mi vida en 5 canciones

El líder de Green Day cuenta las historias detrás de sus clásicos más grandes, desde el punk en West Oakland, hasta su fama mundial, corazones rotos y furia política

10+ mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

Caribou – En busca del sonido perfecto

CARIBOU nos habló sobre la importancia de su familia en ‘Suddenly’, su más reciente producción musical

4 mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

10 musas de cuerdas

Modelos que pasaron a la historia no sólo por su sonido, sino por ser las compañeras más fieles e inseparables de estos artistas, con historias poderosas tras sus cuerdas y característicos acordes ligados a relatos personales.

10+ mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

La revolución de Billie Eilish

Los 15 momentos que pusieron al mundo en sus manos

10+ mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020

Kamasi Washington – La puerta al alma

Kamasi Washington, uno de los más grandes exponentes del jazz en la actualidad, nos habla sobre lo que significa la música para él

5 mins read
Rolling Stone - México
Marzo - Abril 2020