Woodstock lo vence todo

Rolling Stone - México|Agosto 2019

Woodstock lo vence todo

Medio siglo de una leyenda. Sus ecos siguen sonando actualmente

Por Jorge R. Soto

EL FESTIVAL de Woodstock, “tres días de paz, amor y música” (que en realidad fueron cuatro) cumple este mes medio siglo de haberse convertido en el evento musical más famoso en la historia del rock, no sólo por haber constituido la cúspide del movimiento hippie de los años sesenta o por los artistas que se presentaron, sino por el ejercicio de convivencia pacífica entre tanta gente y por haber sentado las bases de reuniones musicales masivas tales como Glastonbury o Lollapalooza, entre otros. Esta es la historia de cómo un concierto, aparentemente sencillo de realizar, con un fin comercial definido, se convirtió en un monstruo de 500 mil cabezas.

Así empezó todo

Cuatro jóvenes emprendedores de 25 años (Michael Lang, Artie Kornfeld, John Roberts y Joel Rosenmann), decidieron que sería un buen negocio construir un estudio de grabación en Woodstock, una población pequeña en el estado de Nueva York que tenía onda, ya que Bob Dylan y The Band poseían casas ahí. Además, artistas como Blood Sweat & Tears, Janis Joplin o Van Morrison utilizaban ese lugar para descansar de las presiones propias de su profesión. En febrero de 1969, los cuatro amigos pensaron en construir un estudio de grabación y la mejor manera de reunir fondos sería realizar un concierto en el que tocara Bob Dylan porque no pensaban que organizar el evento fuera demasiado difícil. Aunque no consiguieron a Dylan, siguieron adelante con la idea de contratar más artistas y, en lugar de uno solo, serían tres días de música. Esperaban 60 mil personas a las que pensaban cobrar seis dólares por día y decidieron que se realizaría el fin de semana del 15 de agosto.

Woodstock dijo que no

El concierto que sería legendario después no se llevó a cabo en Woodstock debido a que esa comunidad tenía estrictas regulaciones que impidieron la realización de un evento de esa naturaleza. Ante este primer obstáculo los cuatro jóvenes no se desanimaron. Adquirieron un terreno en un pueblo llamado Wallkill, sin embargo, los residentes de la localidad prohibieron que se hiciera el concierto. Michael Lang voló incansablemente en helicóptero en busca de un lugar adecuado. Finalmente, después de muchas horas de vuelo y de tronarse los dedos, los organizadores consiguieron un terreno en un sitio de nombre White Lake. Una granja a un costo de 75 mil dólares. Ahí empezó todo.

Eran tiempos difíciles

A finales de los años sesenta, la sociedad estadounidense estaba dividida y convulsionada. Un año antes habían asesinado al senador Robert Kennedy, aspirante demócrata a la presidencia del país y al reverendo Martin Luther King Jr., principal propulsor de la integración racial y los derechos civiles de los afroamericanos. La guerra de Vietnam había generado una enorme oposición, sobre todo de los jóvenes que podían ser reclutados para ser carne de cañón en el país asiático.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Agosto 2019