El sonido y la furia de Meat Loaf
Rolling Stone - México|Marzo 2018
El sonido y la furia de Meat Loaf

Cómo un niño regordete de Texas se volvió una de las estrellas más llamativas del rock. Y por qué, aún con problemas de salud, continúa haciendo ruido.

Por Erik Hedegaard

Resulta que, en Hil Country al oeste de Austin, en una casa muy grande en una urbanización privada enorme, el cantante conocido como Meat Loaf está sobreviviendo. Tiene 70 años. Su cabello está adelgazando, sus manos están temblorosas, su espalda está tan mal que no puede llegar a la cama en la noche sin ayuda de Deborah, su esposa por 10 años, y mucho menos ponerse sus calcetines y zapatos. Para llegar al sillón en el que está sentado en este momento, tuvo que caminar lentamente usando una muy vieja andadera. “Y porque me duele la espalda, no he podido cantar en un año”, dice. “Usas todo para cantar y yo simplemente no puedo hacerlo”. Se ve abatido y no es como quieres que Meat Loaf se vea. Quieres que se vea gordo y sudoroso más o menos justo como se veía en 1977 con el lanzamiento de su álbum debut, Bat Out of Hell (el año pasado festejó su 40 aniversario, a pesar de que muchos críticos del rock lo odiaron). Un tejano que hizo equipo con un compositor y productor genio llamado Jim Steinman y superó las expectativas para convertirse en rock star, un buen actor de roles pequeños y un berrinchudo de renombre. Entonces, no parece correcto verlo así ahora.

De cualquier forma, ya que cantar y salir de gira le resultan imposibles, lo que principalmente hace estos días es ver repeticiones de Blue Bloods y La ley y el orden. O se entretiene con un juego multijugador en línea llamado Gladiator [“Mantiene a mi cerebro sin pensar”]. O empieza a detallar información sobre sus diferentes cirugías [“Ahora, la primera cirugía de la espalda fue para sacar un quiste aracnoideo, el cual parecía un alien en mi canal raquídeo…”]. O respondiendo en su página de Facebook, donde si lo haces enojar, es mejor tener cuidado porque puede escupir las mejores respuestas. “Lamento que estés tan harto, cansado, aburrido, sin entusiasmo, ahíto, fastidiado, hastiado, colmado, atiborrado, repleto, agobiado, agotado, consumido, exhausto, impasible, indiferente y apático”, escribió recientemente en respuesta a una crítica. “Es una pena que tu vida te haya llevado por este camino”.

Tiende también a enojarse cuando al guien se atreve a decir que su voz no es lo que alguna vez fue; si citan, por ejemplo, la presentación en Canadá de 2016 durante la cual se desmayó por el dolor de espalda que lo recorrió “como una espada”, tirando el micrófono al suelo y su voz parecía que seguía cantando sola, sugiriendo que había estado haciendo playback.

“¡Idiotas!”, menciona. “Yo les digo: ‘Antes de que hagas un comentario, aprende algo sobre música. Aprende algo sobre tono’. Las personas diciendo: ‘Ya no puedes cantar’. Sí, ya no puedo llegar al si, pero todavía puedo alcanzar un do alto, y la es una nota realmente fuerte también”. Continúa: “En mi música, nada es basado en blues. Todos los demás, sus canciones son una octava o una octava y medio, eso es lo más alto que pueden llegar”. Resopla y se burla. “Yo estoy en dos y medio, a veces tres y medio. Lo que es diferente ahora es el tono de mi voz. Lo llaman desafinado o fuera de tono. Y no es así. Sólo que mi tono es completamente diferente a como lo era antes, y no hay nada que yo pueda hacer al respecto”.

Hace una pausa, respira profundo y dice: “Esas personas de Facebook, ya sabes, me molestan”. Y eso, de hecho, es una de las mejores cosas sobre Loaf. Siempre se irrita sobre algo, lo cual fue visto de manera infame durante su temporada en Celebrity Apprentice en 2011, cuando se peleó con el desafortunado Gary Busey por unas pinturas robadas –tenían que crear arte original que fuera vendida en una galería– y le gritó con furia: “¡Yo compré esas malditas pinturas!”, un gran número de teatro que duró cinco minutos de rating alto. Hoy, un poco avergonzado, dice: “No soy un hombre reservado. Si me haces enojar, lo sabrás”.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Marzo 2018