Normal, Inofensivo Y Totalmente Irresistible

Men's Health en Español|Octubre 2019

Normal, Inofensivo Y Totalmente Irresistible
LAUREN LARSON descifra cómo algunos hombres consiguen que las mujeres den el primer paso.

ANTES DE que los anunciantes de grooming masculino vieran el valor en los comerciales que abordan los problemas de la masculinidad tóxica, ahí estaba “el efecto Axe”, una campaña del desodorante Axe que comenzó al final de los 90. Uno de los anuncios más memorables presentaba a una horda de preciosas mujeres corriendo hambrientas por el bosque –meneando su cuerpo al más puro estilo de Baywatch–, atraídas como polillas a las llamas por un hombre de aspecto muy ordinario que se rociaba desodorante Axe.

Así se siente pasar el rato con mi amigo más exitoso en el romance a quien llamaré Rob. Rob es la mejor evidencia de un cambio en la forma en que los hombres y las mujeres se conocen en la vida real. Desde el #MeToo, muchos hombres me han preguntado cómo se supone que deben coquetear con una chica cuando hacer el primer movimiento puede interpretarse como acoso. Les digo que se estén quietos. Los hombres deberían estar nerviosos cuando se acercan a una mujer, pero eso no significa que no podamos tomar algunas medidas para que se sientan más confortables acercándose. Se llama la estrategia del pavo real. Las mujeres hemos sido pavas reales desde el inicio de la civilización: nos ponemos tacones y pequeños vestidos y generalmente intentamos lucir tan radiantes como sea posible para atraer la atención. Para los hombres, el objetivo es estar tranquilos y lucir tan normales e inofensivos como puedan. Como Rob.

Tan pronto como entramos a un bar –o un Green Salad, una farmacia o un elevador– la atención de las mujeres en la habitación se dirige, sutilmente, hacia Rob. Sus ojos se apartan de las conversaciones que están teniendo para apuntar en su dirección. Se sacuden el pelo. Los cuerpos giran muy levemente en las sillas hacia él, como girasoles. Es como ese momento en World War Z antes de que todos los zombies comiencen a escalar uno sobre otro para poder pasar el muro donde se están escondiendo los humanos. Normalmente lo pierdo en medio de una marabunta de mujeres. Rob es atractivo –es como la versión adulta del chico popular de la preparatoria– pero más que eso, él es extremadamente fácil de tratar. Consigue transmitir el hecho de que está soltero y que es una persona recta y amistosa a través de su forma de vestir, su actuar e incluso la forma en que se para. He estudiado a Rob durante años, hasta que logré catalogar sus encantos. Luego, he llamado a una gran cantidad de mujeres para que me ayuden a crear una guía de acercamiento. Estos son nuestros resultados.

PASO 1. Viste menos formal, pero no casual

articleRead

You can read upto 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log-in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2019