El fuego de The Who
Rolling Stone - México|Febrero 2020
El fuego de The Who
Pelean. Graban sin nunca estar en el mismo cuarto. Pero, The Who aún puede conjurar esa vieja magia
Por Stephen Rodrick

ROGER DALTREY y Pete Townshend se conocen desde hace 60 años. Se aman el uno al otro. “Solía decir que lo amo, pero con los dedos cruza dos”, dice Townshend de Daltrey. “Ahora, también me cae bien. Me gustan sus excentricidades, sus manías, su obsesión consigo mismo y su asunto de cantante. Todo sobre él”.

Daltrey se siente de la misma forma. “Siempre he sabido, de alguna manera, que le importo a Peter”, dice Daltrey. “Espero que se dé cuenta de que él me importa. Creo que mis acciones durante nuestra carrera lo han demostrado”.

Daltrey y Townshend lanzaron un nuevo álbum, simplemente llamado Who. Es el segundo disco de la banda en 37 años. A través de la magia de la tecnología moderna, Daltrey y Townshend lo grabaron a principios de 2019 en Londres y Los Ángeles sin jamás haber estado en la misma habitación (Townshend dice que estuvieron en el mismo edificio una vez. Daltrey no está tan seguro). Townshend escribió y grabó demos y los envió al cantante. Durante la grabación, se comunicaron a través de sus productores personales, los dos llamados David, lo cual debió haber sido confuso. Separados, Daltrey y Townshend expresan emoción por las nuevas canciones (Daltrey me dijo que es el mejor trabajo de The Who desde Quadrophenia). Los dos permanecen separados, si no es que distanciados. Townsend, de 74 años, está enganchado en la música moderna. Daltrey a sus 75 años está feliz de producir discretos álbumes solistas y vivir en su hacienda.

En un concierto de Los Ángeles, cada vez que uno de ellos entraba en el campo magnético del otro, se alejaban. Nunca hicieron contacto visual. Las cosas no cambian mucho cuando las luces se encienden. “Si observas a Roger en el escenario, pasa por muchas fases visuales”, dice Townshend. “A veces, no puede evitar mirarme. Es irritación”, arquea sus cejas. “Es irritante que yo esté ahí”. Daltrey también está insatisfecho. Quiere cambiar el setlist, tal vez agregar canciones menos conocidas, pero dice que no pasará. “Pete no recuerda las letras”, dice Daltrey, “y no recuerda las figuras de los acordes, y encuentra difícil cambiar el espectáculo estando de gira”.

Más adelante, Daltrey habla del papel que ha desempeñado en la composición de Townshend. Desde 1964, Townshend ha sido el principal compositor de la banda, y su dominación creativa ha tendido a opacar las contribuciones de Daltrey. Towshend puede haber sido un editor en una casa editorial, pero Daltrey ha sido su editor. Bueno, de acuerdo con Daltrey. En la nueva producción, Daltrey moderó el tono de lo que él veía como retórica política irresponsable, eliminó un rap y cambió pronombres. Ahora, le pregunto si piensa que debió haber recibido más créditos de composición durante el curso de la historia de medio siglo de la banda. “Debí haberlo hecho, pero no puedo molestarme en hacer escándalos. Es jodidamente estúpido”, Daltrey baja de tono. “Si él necesita el dinero...”.

VIAJÉ A LONDRES, Dallas y al Hollywood Bowl para ver y hablar con The Who. Me dio bas-tante tiempo para pensar en Townshend y Daltrey. Un concepto seguía regresando a mí en clase turista: no les importa un carajo. Esto no debe ser confundido porque no les importe una mierda. Aún comparten devoción hacia su música y le dan la importancia a sus carreras que muchos veteranos del rock convertidos en shows de Las Vegas han abandonado.

Pero debes ser realista. Si ves su nuevo álbum y gira como Daltrey & Townshend, tocan los éxitos y un par de nuevas canciones, sus conciertos pueden ser vistos como un “jódete” al estilo musical. Si lo ves como una continuación al The Who que tu yo adolescente o tu padre conocieron, te decepcionarás.

Keith Moon, el baterista original de la banda, murió en 1978, y en los años siguientes The Who se convirtió en una iniciativa menos creativa, y más un carnaval comercial, acentuado después de la muerte del bajista John Entwistle en una habitación de hotel en Las Vegas en 2002. Ha habido más giras de despedida que nuevas grabaciones.

Townshend lo dice mejor: “Ya no somos una banda. Hay mucha gente a quien no le gusta cuando lo digo, pero no somos una jodida banda. Incluso cuando lo fuimos, solía sentarme a pensar: ‘Esto es una pérdida de tiempo. Toma número 26 porque Keith Moon ha tomado demasiado brandy’”. No debes ponerte sentimental. Dios sabe que Townshend no lo hace.

“Siempre he sabido, de alguna manera, que le importo a Peter. Espero que se de cuenta de que él me importa” –Roger Daltrey

Bueno, a veces lo hace. Durante los años, Townshend ha lamentado la pérdida de Moon y después de la muerte de Entwistle, Townshend dijo: “Sin ellos, yo no estaría aquí... cuando volteé y él no estaba, me quería morir”.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Febrero 2020