Rompiendo los mitos del metabolismo
Women's Health en Español|Julio 2019
Rompiendo los mitos del metabolismo

¿Quieres afinar el motor de tu cuerpo? Es tiempo de olvidarse de los clichés y descubrir lo que realmente significa acelerar tu metabolismo

Por Penny Carroll

Lunes, 3 p.m.: le estás echando el ojo a una rebanada de pastel en la cocina de la oficina, mentalmente calculando cuántas sentadillas extra tendrías que hacer para quemarla en el gimnasio en la noche, cuando tu compañera extra delgada te la gana. “¡Tengo metabolismo rápido!” dice, disculpándose un poco, mientras tú intentas salvar un pequeño bocado con tu tenedor. La vida no es justa y, al parecer, tampoco los metabolismos. Pero, apostamos nuestro próximo pastel de cumpleaños (caramelo y avellanas, gracias por preguntar) a que todo lo que sabes sobre ellos es incorrecto.

Aquí está la cosa: como la nube y la iniquidad de pago de género, el metabolismo es una de esas cosas que sabemos que existen, pero no entendemos realmente. Nuestras mamás, nuestros amigos y personas al azar nos han dicho que uno rápido es bueno y uno lento es lo peor, mientras todos a menudo hablan de cómo activarlo (sí, ¡sabemos que lo has leído en esta revista!). Pero, ¿qué es exactamente tu metabolismo, y qué es lo que hace?

“El metabolismo es un proceso en el cual tu cuerpo convierte lo que comes y tomas en energía –conocido como ‘quemar calorías’”, explica la dietista e investigadora Gina Cleo. “Esa energía se usa para todas las funciones naturales que suceden en tu cuerpo, como respirar, el latido del corazón y la digestión, así como utilizar energía a través del ejercicio y el movimiento”. El cuán eficiente (o rápido) es el cuerpo para convertir este combustible es lo que se conoce como tasa metabólica basal, y se determina por un rango de factores. “Nuestros cuerpos queman calorías de muchas maneras y se debe en parte a naturaleza –por genética, por ejemplo – y en parte a la nutrición,” dice la doctora Cleo. “La energía que se usa sólo para mantener al cuerpo funcionando en reposo se llama tasa metabólica basal, y utiliza del 50 al 75 por ciento de tus calorías del día. Nuestra digestión usa alrededor del 10 por ciento de las calorías que comemos, y luego está el ejercicio y la actividad física que realizamos”.

Sencillamente, si comes más calorías de las que tu cuerpo requiere, el excedente se almacenará como grasa; si ingieres menos, perderás peso. Pero la historia no termina ahí: la edad, la masa muscular, el descanso y las hormonas impactan la tasa metabólica, así que si sospechas que el tuyo está del lado más lento, existen maneras de ‘despertarlo’ un poco.

“El metabolismo siempre está cambiando para ade cuarse al estilo de vida que le estamos dando”, dice el fisiólogo del ejercicio, Drew Harrisberg. “Es inútil pensar que tienes uno rápido o lento, cuando de hecho está en un constante y dinámico estado de cambio”. Sabemos que entender los mitos para cambiar el metabolismo, y sacarlos de la ficción, puede ser complicado. Déjanos guiarte.

No te saltes comidas

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Julio 2019