Switch to previous version of Magzter
T-Mec: ¿Va O No Va?
T-Mec: ¿Va O No Va?
El último trimestre de 2019 es determinante para que el acuerdo pase del papel a la realidad. Para lograrlo solo falta un paso, pero complicado.
Victoria Gaytán

La ratificación del tratado descansa sobre los hombros de la líder demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes

EN MARZO DE 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acuñó –vía Twitter, por supuesto– una de sus ya famosas frases: “Las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”. Pero a solo un trimestre de cerrar 2019 no ha podido resolver sus dos principales pendientes con sus tres más grandes socios comerciales: alcanzar un acuerdo con China para dar fin a la guerra arancelaria con la nación asiática, y ratificar el nuevo tratado de libre comercio con México y Canadá, el T-MEC.

Desde que la administración Trump notificó de manera oficial su intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 2017 –y hasta el día de hoy–, la “diplomacia” tuitera del presidente ha puesto en riesgo el diálogo entre los tres socios, retrasó el avance en las negociaciones en numerosas ocasiones e incluso ha interrumpido el proceso de ratificación bajo los tiempos que plantea la Autoridad de Promoción Comercial (TPA, por sus siglas en inglés), un proceso “fasttrack” que permite aprobar e implementar ciertos acuerdos comerciales de manera expedita.

Tras la firma del acuerdo por parte de los tres países el 30 de noviembre de 2018, la administración Trump cumplió con el requisito de proporcionar al Congreso una lista de cambios sobre la legislación estadounidense para implementar el acuerdo, el 29 de enero de 2019.

Sin embargo, el cierre del gobierno federal durante 35 días retrasó el procedimiento entero. El informe de la Comisión de Comercio Internacional (USITC) sobre los efectos económicos del tratado –requisito que debe cumplirse a más tardar 105 días calendario después de la firma del acuerdo para dar pie al resto del procedimiento de ratificación– fue entregado hasta abril de este año.

Trump se ha sumado a una larga lista de líderes (republicanos y demócratas), cámaras de comercio, pequeños y grandes empresarios y asociaciones en los tres territorios que insisten en dar la ratificación pendiente. Según la Cámara de Comercio estadounidense, más de 600 grupos y coaliciones de empresarios apoyan la ratificación del tratado, entre ellos la Federación Nacional de Minoristas (NRF), la asociación de comercio detallista más grande del mundo.

“El tratado ha sido una parte integral de la cadena de suministro de los minoristas en Estados Unidos, y por lo mismo hemos acompañado el proceso de renegociación desde el principio”, comenta Jon Gold, VP de política aduanera del organismo.

El último trimestre del año será determinante para que el acuerdo firmado hace casi un año por Donald Trump, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto, pase del papel a la realidad. Pero para que Trump pueda cantar –o más bien, “tuitear”– victoria, falta un último pero complicado paso.

El “sprint” final

Continue Reading with Magzter GOLD

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2019