La carrera sigue

National Geographic en Español|Marzo 2020

La carrera sigue
Al viajar hacia el norte para cubrir una extenuante carrera de perros de trineo, una fotógrafa encuentra claridad en el aire ártico y una afinidad con los perros que no llegaron a la meta.
De Katie Orlinsky

HACE VARIOS AÑOS recibí una propuesta de última hora para fotografiar la Yukon Quest, una carrera de perros de trineo de 1 600 kilómetros de recorrido que atraviesa la región subártica de Alaska y Canadá. Se dice que es uno de los acontecimientos deportivos más difíciles del planeta: es común que las temperaturas desciendan hasta -45 °C, la fuerza del viento puede superar los 65 kilómetros por hora y los días son tan cortos que la mayor parte de la carrera transcurre en la oscuridad.

Desconocía todo esto antes de aceptar el trabajo. Cuando pensaba en el Ártico, si lo hacía, imaginaba animales exóticos en peligro de extinción, un lugar distante y frío fuera de mi alcance como fotógrafa.

Aun así, es sorprendente que el Ártico me intimidara. Pasé la mayor parte de mis veinte documentando conflictos y problemas sociales en Medio Oriente, África y América Latina, con especial atención en México y la guerra contra el narcotráfico. Mi compromiso era contar historias sin importar el riesgo. Después, en 2011 formé parte de una historia –una tragedia–, en la cual mis colegas fueron las víctimas y yo la sobreviviente. Como consecuencia, tuve dificultades para encontrar la inspiración que necesitaba para volverme a enamorar de la fotografía. Seguí trabajando porque necesitaba el dinero, pero la mayoría del tiempo lo hacía de manera automática.

Es así como acepté la misión de fotografiar la Yukon Quest 2014. Pocos días después estaba en un avión rumbo a Canadá. Aterrizamos en Whitehorse cerca de la medianoche. Cuando toqué la ventana del avión, pude sentir anticipadamente el aire helado. Había llegado al norte; mi equipaje no. En él estaba todo lo que pensé que necesitaría, incluyendo unos pantalones para la nieve prestados que me quedaban demasiado grandes, ropa interior térmica y un abrigo acolchado nuevo y caro (le había dejado la etiqueta para devolverlo al regreso). Debía volar de Whitehorse a Dawson City para fotografiar la carrera temprano por la mañana, pero todo lo que tenía era una sudadera gris y una mochila llena de equipo fotográfico.

articleRead

You can read upto 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log-in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Marzo 2020