Empresarias – Morenita de lujo

Entrepreneur en Español|Noviembre 2019

Empresarias – Morenita de lujo
Con servicios de viajes de lujo, la mayoría dirigidos a turistas extranjeros, Cristina Lugo cura experiencias de la cultura mexicana.
Por Carlos Tomasini. Fotógrafo: Isaac Alcalá Nácar

Cuando Cristina Lugo desarrollaba una idea de negocio para salir de la mala situación económica y anímica que le dejó el cierre de una empresa que fundó y que no funcionó como esperaba, asistió a un concierto de U2, donde supo cuál sería uno de los objetivos de su próximo emprendimiento.

“Cuando Bono regrese, su gente le tiene que hablar a mi empresa para lo que necesite mientras esté en la Ciudad de México; tengo que ser su conecte y mejor amiga mexicana para solucionarle la vida mientras viaje por el país”, recuerda la fundadora y CEO de lo que hoy es Morenita Experience.

Creada en 2017, Morenita Experience ofrece diversos productos que incluyen clases impartidas por chefs mexicanos que invitan a los viajeros a las cocinas de sus restaurantes para que elaboren platillos en horarios de atención al público, así como visitas a talleres de joyeros, quienes les venden sus creaciones directamente, además de personalizarlas. “Todo con un servicio de fotógrafo o video personal. Es un servicio de viajes de lujo que cura experiencias de la cultura mexicana”, describe Cristina.

Contratando sus servicios, alguien que viaje a México puede tomar un tour exclusivo de arte y comprar una pieza que le guste en una galería. “Si es un díptico del tamaño de una pared, lo tienen que desmontar, mandarlo a Nueva York y montarlo nuevamente en un departamento. En todo eso podemos ayudar”, asegura la emprendedora.

Esta empresa funciona en torno a tres grandes temas: gastronomía, que incluye degustaciones en restaurantes exclusivos, picnics románticos y catas; arte, con experiencias como recorridos por galerías y visitas a estudios de artistas, y cultura, que abarca entretenimiento, shopping, historia y arqueología, ente otros temas.

VALORAR A MÉXICO DESDE EL EXTRANJERO

Cristina tiene 35 años, nació en Los Mochis, Sinaloa –pero pasó su niñez y adolescencia en Puerto Vallarta, Jalisco– y viene de un hogar bicultural de clase media en el que su padre (estadounidense) trabajaba en el sector hotelero y restaurantero, mientras que su mamá (mexicana) era chef, por lo que, dice, trae en su ADN lo que hace hoy.

Con grandes esfuerzos, sus padres la mandaron al extranjero a estudiar. Se graduó en Ciencia Política de la Universidad de Lawrence, en Wisconsin y después estudió en Londres. “Querían que fuera la primera presidenta de México y creían que me iba a dedicar a la política, pero no fue así”, recuerda.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Noviembre 2019