LAS RAZONES DETRÁS DE LA CÁTASTROFE
National Geographic en Español|Abril 2020
FRACASAMOS FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO. LA INNOVACIÓN PODRÍA SALVARNOS, PERO NO SERÁ AGRADABLE.
ELIZABETH KOLBERT

EN EL ANIVERSARIO 50 DEL DÍA DE LA TIERRA NOS PREGUNTAMOS: ¿DÓNDE ESTAREMOS EN 2070?

GUÍA DEL PESIMISTA

INUNDACIONES HISTÓRICAS, LUCES BRILLANTES, TEMORES ALIMENTARIOS

NATIONAL GEOGRAPHIC VOL. 46 NÚM. 4

UN DÍA ÚNICO EN LA HISTORIA estadounidense llega a su fin”, decía Walter Cronkite en el noticiero CBS Evening News el 22 de abril de 1970. La celebración inaugural del Día de la Tierra llevó a cerca de 20 millones de personas a la calle: uno de cada 10 estadounidenses y una multitud mucho más grande de la que hubiera anticipado el senador Gaylord Nelson, el hombre que soñó con el evento. Los participantes expresaron su preocupación por el ambiente de maneras exuberantes y a menudo idiosincráticas. Cantaron, bailaron, llevaban máscaras antigás y recogieron la basura. En la ciudad de Nueva York arrastraron peces muertos por las calles. En Boston escenificaron una muerte masiva en el Aeropuerto Internacional Logan. En Filadelfia firmaron una “Declaración de Independencia” gigante de todas las especies.

“El Día de la Tierra fue exactamente lo que esperaba –dijo más tarde Nelson, demócrata de Wisconsin–. Fue una explosión sorprendente de las bases políticas comunitarias”.

Soy lo suficientemente mayor como para haber estado en el primer Día de la Tierra y, aunque no recuerdo haberme unido a los festejos, en gran medida soy producto de ese momento “único”. Pasé los setenta en protestas bajo la lluvia, mientras trataba de persuadir a mis compañeros de escuela para que reciclaran las latas de sus refrescos, usaba pantalones acampanados estampados con flores púrpura gigantes y me preocupaba por el futuro del planeta.

Como adulta, me volví una periodista cuya especialidad es el ambiente. De alguna manera, convertí mis preocupaciones de la juventud en una profesión. He viajado a la Amazonía para reportar la deforestación, a Nueva Zelanda para ver el efecto de las especies invasivas y a Groenlandia para acompañar a científicos que taladraban las capas de hielo que se derriten.

Cada año, en el Día de la Tierra, trato de dar una caminata en el bosque cerca de mi casa. Busco renacuajos y admiro los fenómenos efímeros de la primavera. Y cada año me preocupo más por el futuro del planeta.

PÁGINA ANTERIOR: la obra del artista californiano Shane Grammer adorna las ruinas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Paradise, California. El incendio forestal de noviembre de 2018, avivado por los vientos, pasó de un pequeño incendio a un infierno y destruyó casi toda la ciudad. A medida que el clima cambia, temperaturas más cálidas, menor cantidad de hielo y deshielos de primavera anticipados crean temporadas secas más largas que afectan las plantas y los árboles. Bosques y maleza secos contribuyen a alimentar incendios forestales más grandes, lo que hace más vulnerables las comunidades cercanas a zonas propensas a incendios.

STUART PALLEY

Lecciones por aprender

Un estudiante con una máscara de gas “olfatea” una magnolia en Nueva York como parte de una protesta el 22 de abril de 1970, el primer Día de la Tierra. Los acontecimientos buscaban educar y crear conciencia sobre cuestiones como la contaminación y la eliminación de desechos tóxicos. Según una encuesta de la Casa Blanca realizada un año después, 25 % del público estadounidense decía que proteger el ambiente era una meta importante. En 1969, la cifra era casi cero.

AP PHOTO

EN 1970, ELTÉRMINO “calentamiento global” no se había acuñado. Los científicos sabían que ciertos gases, incluyendo el bióxido de carbono, atrapaban el calor cerca de la superficie de la Tierra; esto se había entendido desde la era victoriana, pero solo unos cuantos habían tratado de calcular cuál sería el daño por quemar combustibles fósiles. Los modelos climáticos estaban en pañales.

Desde entonces, los modelos se han vuelto más sofisticados. Y aunque muchos estadounidenses se han resistido obstinadamente a aceptar la ciencia del cambio climático, todos vivimos las consecuencias.

La capa de hielo perenne del Ártico –el hielo marino que persiste todo el invierno y el verano– se está consumiendo. En el último medio siglo se ha reducido más de tres millones de kilómetros cuadrados. Los niveles marinos se elevan más rápido, en gran parte gracias al deshielo acelerado en Groenlandia y la Antártida.

Cada vez más, las ciudades costeras a nivel del mar de Estados Unidos experimentan lo que se conoce como inundaciones en días soleados, cuando lo único que se necesita es una marea alta para llenar de agua las calles. Para 2050 se espera que Norfolk, Virginia, experimente inundaciones de marea alta casi la mitad de los días del año.

Y el tipo de aumento en el nivel del mar que hará la vida difícil en lugares como Norfolk tal vez la hará imposible en otros, como Islas Marshall o las Maldivas. Un estudio reciente de investigadores estadounidenses y neerlandeses predijo que para mediados de este siglo la mayoría de los atolones serán inhabitables.

Mientras tanto, las inundaciones son apenas una de las desafortunadas consecuencias de manipular el termostato del planeta. Un mundo más caliente también se ve azotado por sequías más severas, tormentas más feroces y monzones más erráticos. Es un mundo en el que la temporada de incendios forestales dura más y los fuegos son más grandes e intensos.

Antes de 1970, los megaincendios –los incendios que consumen más de 40 000 hectáreas– eran raros en Estados Unidos. Desde la década pasada ha habido docenas. En el verano de 2019, los incendios forestales quemaron más de siete millones de hectáreas en Siberia, un área casi tan grande como Irlanda. El humo envolvió la región en una neblina enfermiza e hizo que las autoridades de salud aconsejaran a los residentes de ciudades como Krasnoyarsk que salieran solo si era absolutamente necesario. A finales de 2019 y principios de 2020, los incendios en Australia destruyeron más de 9.5 millones de hectáreas.

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine

MORE STORIES FROM NATIONAL GEOGRAPHIC EN ESPAÑOLView All

Esta primavera, ayuda a los animales silvestres y sus crías con proyectos caseros y no intervengas si no hace falta.

Planeta posible

1 min read
National Geographic en Español
Abril 2022

Ratones y humanos: imagina todo lo que ven

Neurociencia

1 min read
National Geographic en Español
Abril 2022

La extraña maravilla de los hipocampos

Parecen una mezcla de otros animales, los machos dan a luz y aún tenemos mucho que aprender de ellos. Sin embargo, estos peculiares peces están amenazados.

7 mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

Hacia la montaña, a un mundo perdido

Una cima plana en lo alto de la selva amazónica ofrece a los investigadores la oportunidad de identificar especies nuevas y develar los secretos de la evolución. El mayor reto: llegar ahí.

10+ mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

La zona de conflicto

Un fotógrafo captura el enfrentamiento entre humanos y chimpancés en un poblado de Uganda.

6 mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

El ajuste de cuentas de Sudán

Los jóvenes sudaneses se inspiran en el pasado para demandar un mejor futuro.

10+ mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

Todo por un canto

La pasión de Cuba por las aves canoras silvestres las pone en riesgo.

7 mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

Surfear montañas

Justine Dupont, surfista francés de olas grandes, monta un coloso de Nazaré durante una competencia en 2020.

4 mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

Defender la tierra, pagar con sus vidas

Desde 2016, 1 297 líderes comunitarios han sido asesinados en Colombia por resistirse a la intervención de desarrolladores y cárteles de la droga.

10+ mins read
National Geographic en Español
Marzo 2022

Sin Ocultar

La búsqueda de una buceadora por conocer las historias de quienes se perdieron en los barcos esclavistas revela el lado humano de una época trágica y la ayuda a conectar con la rica historia de su familia.

10+ mins read
National Geographic en Español
Marzo 2022
RELATED STORIES

PRINCE WILLIAM & DUCHESS KATE: BIG CHANGES Ahead!

THE COUPLE ARE PLANNING A NEW HOME – AND ANOTHER BABY!

1 min read
Closer US
May 02, 2022

A Wealth of Opportunity But For Whom?

Over seven decades, Norfolk leveraged federal tax breaks to remake itself. Now the Virginia city is using them to demolish its historically Black neighborhoods

10+ mins read
Bloomberg Businessweek
September 28, 2020

KATE GETS BACK TO WORK

REPORTING FOR DUTY! AFTER THREE MONTHS OUT OF THE SPOTLIGHT, KATE MIDDLETON IS EAGER TO BE A HANDS-ON ROYAL AGAIN.

1 min read
Star
July 13, 2020

High-water barge strike knocks Tombigbee bridge out of alignment

Rivers Wilson was pushing six barges up the rushing Tombigbee River when its port-side aft barge hit the Norfolk Southern railroad bridge near Jackson, Ala. The tow spun to port after impact and became pinned against a support pillar.

4 mins read
Professional Mariner
June/July 2020

County Champion

Jenn Monahan promotes rare-breed Norfolk Horn wool through her hand-dyeing business, the Fibreworkshop

7 mins read
The Knitter
Issue 175

A love letter to Norfolk

Dinky market towns and seal-strewn beaches? Local opinions, Sunday drives, Blackpool-of-the-East and early churches, this is novelist D. J. Taylor's Norfolk and he wouldn't want to live anywhere else

6 mins read
Country Life UK
April 27, 2022

Refined style

Carefully chosen antiques, period details and a pared-back palette set the tone for this 19th-century brick-and-flint cottage in Norfolk

3 mins read
Homes & Antiques
June 2022

Litter picker turns up buried treasure

BEACHCOMBER Jennie Fitzgerald finally got her hands on a real treasure chest, after picking up loads of rubbish.

1 min read
Daily Express
March 30, 2022

Norfolk

Como un hilo dorado contra el mar del Norte, las saladas costas septentrionales de Norfolk son un punto culminante del litoral inglés. Recorre el camino hacia el este, desde las marismas de Brancaster –hogar de algunos de los mejores mariscos del país– y a través de las calles de Cley next the Sea, hasta la ciudad de Cromer y su gran muelle que se adentra en el oleaje. Entre estas pintorescas paradas se encuentra un paisaje apacible y sereno, donde el viento y el agua han moldeado la vida de los lugareños durante siglos.

6 mins read
National Geographic Traveler en Español
Marzo / Mayo 2022

Headscarf of state

ANOTHER day, another headscarf for the Queen, who has been sporting a different one every day this week.

1 min read
Daily Express
January 29, 2022