Switch to previous version of Magzter
Lecciones del último en su especie
Lecciones del último en su especie
El último macho de rinoceronte blanco del norte le enseñó a una fotógrafa a no ignorar nuestras conexiones con la naturaleza... y entre nosotros.
Por Ami Vitale

COMENCÉ MI CARRERA con la cobertura de conflictos. A partir de los 26 años, me encontré en lugares como Kosovo, Angola, Gaza, Afganistán y Cachemira. Mi razón para ir, me dije, era documentar la brutalidad. Pensé que las historias más poderosas eran aquellas impulsadas por la violencia y la destrucción. Aunque no se debe minimizar la importancia de llevar una luz hacia el conflicto humano, enfocarme solo en eso convirtió mi mundo en un cuento de terror.

Esos años en zonas de guerra me llevaron a una epifanía: las historias sobre las personas y la condición humana también se refieren a la naturaleza. Si escarbas lo bastante profundo detrás de casi todo conflicto humano, encontrarás una erosión en el vínculo entre las personas y el mundo natural.

Estas verdades se convirtieron en principios personales cuando conocí a Sudán, un rinoceronte blanco del norte y, más adelante, el último macho de su especie.

Vi a Sudán por primera vez en 2009, en el zoológico Dvůr Králové de República Checa. Puedo recordar el momento exacto. Rodeado de nieve detrás de su cerco de ladrillo y hierro, Sudán pasaba por un entrenamiento: aprendía a entrar en la jaula gigante que lo llevaría unos 6000 kilómetros al sur, hasta Kenia. Se movía con lentitud, con cautela. Se tomó el tiempo para olfatear la nieve. Era gentil, corpulento, de otro mundo. Yo sabía que estaba en presencia de un ser antiguo, con millones de años de evolución (los registros fósiles sugieren que su linaje tiene más de 50 millones de años), cuyos descendientes deambularon por gran parte de nuestro mundo.

Continue Reading with Magzter GOLD

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2019