Revista Moi
Ser Mama Image Credit: Revista Moi
Ser Mama Image Credit: Revista Moi

Ser Mama

Todo el mundo nos dice que ser mamá es lo mejor que nos puede pasar en la vida; entonces, vaya sorpresa cuando estás en un infierno, llena de vomitada (de bebé o de adolescente) y sin haber dormido ocho horas desde que te acuerdas. Por eso las invitamos a decir las cosas como son, aunque los amemos.

Las Mamas

Vives angustiada Desde el día uno te pones a pensar en si será una persona feliz y de bien, además de mantenerlo vivo. Pero la angustia no se acaba cuando ya duermen solos en su cuarto, después empiezan a ir a fiestas y luego manejan y no sabes cómo les va porque no te contestan ni el teléfono. Y luego te das cuenta de que tu hija también va a ser mamá y ahora eso te preocupa.

El juicio constante Todo mundo opina. Los que creen que no debes trabajar, que ya lo amamantaste demasiado y que dejas que usen todo el día el celular. Bueno, hasta los que no tienen hijos saben mejor que tú cómo educarlos, qué juguetes comprarles y qué darles de comer. Adiós cuerpo... Tu cuidado físico pasa a último plano. Se te caen las chichis, te salen estrías hasta en las orejas y aunque habías jurado nunca ser de esas, hay días que por salud mental tienes que fodonguear.

¡Y vida! No duermes, estás cansada todo el tiempo y tu vida social está atada a la de tus hijos. Además, no es bien visto que te diviertas y, aunque quisieras, ya ni eres dueña de tu tiempo. Es más, no puedes ni hacerte bolita en la cama y ver pelis todo el día cuando te baja sin que alguien te pida que le pongas “Baby Shark” en YouTube 489 mil veces.


Continue Reading with Magzter GOLD Subscription

Log in if you're already a subscriber

Get unlimited access to thousands of curated premium articles and 5,000+ magazines

Try FREE for 7 days

More from Revista Moi