Revista Moi
Que viva la familia Image Credit: Revista Moi
Que viva la familia Image Credit: Revista Moi

¡Que viva la familia!

Casi siempre, los eventos familiares nos ponen los pelos de punta, ya sabes, por el “gusto y el susto” de ver a toda la tropa. Conocerte mejor —cómo eres con ellos, qué te detonan y en qué contribuyes a las dinámicas tóxicas— puede ayudar a blindarte contra ellos... O dejar de ser al que nadie quiere invitar.

La familia suele ser una fuente de apoyo, cariño y diversión, pero también un generador de agobio, enojo y ansiedad, sobre todo por ciertas actitudes que son difíciles de entender y manejar.

Nunca falta el hermano que llega tarde y le tocaba traer la botana, la cuñada incómoda con el escotazo en la misa de Navidad, el tío borracho, la prima que se hizo güey con el regalo del intercambio y hasta tu hijo, que se aburrió antes de cenar y se puso a molestar a los viejitos. ¡El horror!

Aunque te resistas a aceptarlo, las reuniones familiares activan viejos rencores, competencias, reclamos y, a veces, hasta lágrimas y trancazos. Y, lo quieras o no, de alguna manera participas en la dinámica, ya sea echándole muchas ganas para fingir que todo es felicidad, haciéndote el que no te importa o arrojándole más leña al fuego.

Repite conmigo: todo, TODO, impacta en tu dinámica familiar.

Pero antes de que tires la toalla y rechaces todas las invitaciones, considera que si te tomas el tiempo de prevenir ciertas situaciones y te preparas mentalmente para afrontarlas, algo puede variar y hasta te la puedas pasar bien. [APLICABLE TODO EL AÑO]

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LAS REUNIONES FAMILIARES

1. No esperarás que todos la pasen de maravilla

2. Respir


Continue Reading with Magzter GOLD Subscription

Log in if you're already a subscriber

Get unlimited access to thousands of curated premium articles and 5,000+ magazines

Try FREE for 7 days

More from Revista Moi