Cuatrociénegas – La cápsula del tiempo
National Geographic Traveler en Español|Abril 2020
Escondido en el desierto de Coahuila, Cuatrociénegas regala paisajes serenos, actividades al aire libre y comunidades de microorganismos con millones de años.
Por Karen Alfaro

BAJO UN CIELO RASO COMPLETAMENTE AZUL, CON EL SOL RADIANTE DE MEDIODÍA Y EL AIRE ACONDICIONADO AL MÁXIMO, NOS DIRIGIMOS HACIA UNO DE LOS SIETE PUEBLOS MÁGICOS DE COAHUILA, AL NORESTE DE MÉXICO.

Poco más de tres horas en auto nos separan a Virgilio –fotógrafo oriundo del cercano municipio de Monclova– y a mí de nuestro destino: un edén desértico que exploraremos en los próximos días en busca de serenidad, aventura y bacterias primitivas.

Desde Torreón la carretera es tan recta que se pierde en el horizonte, en medio de nogales, campos de algodón, matorrales y plantas de producción de lácteos que, conforme avanzamos, se transforman en extensas y áridas llanuras interrumpidas de manera abrupta por la sierra, que parece interminable. Un paisaje ajeno al centro de México: agreste, silencioso, pero que inspira a descubrir qué se esconde tras estas montañas.

Kilómetros y kilómetros adelante, con más llanuras, más sierras y menos señales de vida, el letrero que anuncia a pie de carretera “Bienvenidos al Pueblo Mágico de Cuatro Ciénegas” (escrito en dos palabras) apenas se distingue, como un espejismo.


En Dunas de Yeso puedes encontrar estructuras que han servido como escenarios de diversos eventos, desde cenas hasta fiestas.

Fundado oficialmente el 24 de mayo de 1800, Cuatrociénegas de Carranza (escrito en una sola palabra según Virgilio, el gobierno municipal y que utilizaremos a lo largo de esta crónica para fines prácticos) debe su nombre a las ciénegas –humedales de agua no corriente– que formaron manantiales abundantes en cada uno de los puntos cardinales de la villa. Un breve recorrido por las calles estrechas y blanquecinas por el polvo, flanqueadas por casas que conservan sus fachadas vernáculas, nos lleva a la plaza principal que presume un kiosco en su centro, frente a la parroquia neoclásica de San José, de principios del siglo xix, y por la casa-museo de Venustiano Carranza, expresidente de México oriundo del municipio y una de las figuras más importantes de la Revolución Mexicana.

El tiempo apremia y el hambre más, así que nos dirigimos al hotel boutique Hacienda 1800, nuestro hospedaje y proveedor de experiencias durante la estancia. Con un menú rico en cortes de carne, mariscos, comida rápida, cervezas, vinos y bebidas espirituosas, recargamos energía en Palmeira, el restaurante del hotel, con una ensalada de betabel, lajas de pulpo empanizado con dip de chipotle y un par de chelas con “petróleo”, una mezcla de salsas negras para preparar micheladas. Solo entonces estamos listos para salir a conocer el primer punto del itinerario: las Dunas de Yeso.

UBICADO A 18 KILÓMETROS DEL PUEBLO, este terreno de 800 hectáreas de arena blanca y fina deslumbra no solo por su color y apariencia extraterrestre, sino por ser un recuerdo latente del mesozoico mar de Tetis que se evaporó hace millones de años, dejando en la superficie cristales de sulfato de calcio hidratados que dieron origen a estas dunas únicas de México.

La belleza de este paisaje, que parece cubierto de nieve, y sus escasos brotes de vegetación gipsófila (que ama el yeso) son el telón para eventos privados, pícnics y sesiones fotográficas, como la de una quinceañera que encontramos posando para la cámara a nuestra llegada. También es un sitio popular para ver el atardecer, nuestro propósito en esta visita.

Antes de que el sol se oculte, damos una caminata breve por el lugar. Por recomendación de los lugareños lo hago descalza, ya que, según las creencias populares, “las dunas absorben tus demonios”.

No me considero una persona crédula, pero mi escepticismo se tambalea en medio de este silencio en el que solo escucho mis pensamientos y experimento la inigualable tranquilidad que provoca hundir los pies en una capa de arena tan suave y fría que se siente húmeda.

Sobre nosotros, el cielo se tiñe de malva y el sol se oculta para dejar ver la luna y las primeras estrellas de la noche. Pero no será aquí donde admiremos el manto estelar, sino en nuestra siguiente actividad: una velada astronómica en el río San Marcos, a solo unos minutos.

La casi nula contaminación lumínica en esta zona del desierto coahuilense nos permite admirar a simple vista una parte de la Vía Láctea, planetas como Venus, Marte y Mercurio, estrellas fugaces, cúmulos, nebulosas, satélites y constelaciones que, con un poco de imaginación, son fáciles de reconstruir, como Orión, la Osa Mayor, la Osa Menor y la estrella Polaris: cuerpos celestes a años luz de distancia que el astrónomo y guía Arturo Contreras señala con un láser y que parecen multiplicarse al verlos por un telescopio de reflexión.

Después de maravillarnos con la charla y un cielo estrellado imposible de apreciar en la ciudad, degustamos una cena de cuatro tiempos en una de las palapas cercanas al río, donde el salmón con pasta es el protagonista de un servicio bajo reserva que completa la velada astronómica y que también ofrece Hacienda 1800. Ya con el estómago lleno y el corazón contento debido al espectáculo natural que regala la bóveda nocturna celeste, es el momento de regresar al hotel y descansar.

SE DICE QUE EN CUATROCIÉNEGAS existen tres tipos de viento: el sanjuanero, que se siente todo el día; el preñador, que te pega por atrás –según me dicen–, y el cañonero, el más fuerte de todos y que parece darnos los buenos días antes de la primera aventura de la mañana.

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine

MORE STORIES FROM NATIONAL GEOGRAPHIC TRAVELER EN ESPAÑOLView All

PICOCANOA RODAVENTO

AVENTURA, WELLNESS Y SOFISTICACIÓN EN LA EXUBERANTE SELVA DE VERACRUZ

4 mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

WHISTLER

Deportes de invierno, diversidad gastronómica y paisajes de postal caracterizan el complejo de esquí más popular de Canadá.

6 mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

SECADO EN CASA

En Alemania central, la carnicería de quinta generación Katharina Koch elabora salchichas tradicionales secadas al aire, pero con algunas sorpresas.

3 mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

LO MEJOR DEL MUNDO

25 LUGARES QUE TE INSPIRARÁN. ¡SUEÑA AHORA, VIAJA DESPUÉS!

10+ mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

BOMBAY

Los diversos vecindarios de Bombay albergan los deslumbrantes estudios de Bollywood, una gran arquitectura y un parque nacional famoso por sus leopardos.

8 mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

Escocia – Mucha historia

Un viaje a las Tierras Altas de Escocia ofrece una visión fascinante del pasado del país, de sangrientas batallas jacobitas y cementerios de la Edad de Bronce a castillos de cuentos dignos de un rey.

4 mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

¿Podemos revertir el impacto de la caza furtiva?

Las consecuencias de la caza furtiva y el cambio climático se sienten de manera profunda en Zambia y en Zimbabue. Esta primera línea del frente ecológico está atendida por unidades de conservación innovadoras pero con poco financiamiento, y el turismo juega un papel vital.

9 mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

Como lugareño – Lausana

A orillas del lago de Ginebra, esta ciudad suiza es una obra maestra de fondos alpinos, leyendas olímpicas y una cultura abrumadora.

5 mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

Café creativo

Encuentra inspiración global para tu próxima dosis de cafeína, ya sea con un brebaje cremoso coreano o un sabroso café portugués helado.

2 mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021

Laponia Sueca

En la provincia más septentrional de Suecia, las comidas son frescas, hechas con el corazón y muy locales, ya sea que cenes junto a una fogata o en la mesa de un chef.

10+ mins read
National Geographic Traveler en Español
Diciembre 2020 - Febrero 2021
RELATED STORIES

Un atardecer en la laguna

Cuatrociénegas y sus maravillas naturales nos recibieron para el epicureísmo en origen: food, wine & experience, la primera edición de un festival que celebró la gastronomía y el vino de Coahuila.

2 mins read
Food & Wine en Español
Abril 2020

Pedaleando por un túnel del tiempo: Cuatro Ciénegas

En esta aventura viajamos en el tiempo, descubriendo la historia natural y cultural de el Área de Protección de la Flora y Fauna de Cuatro Ciénegas, un auténtico oasis en el desierto chihuahuense.

7 mins read
México Desconocido
Mayo 2018

Colección de... Amores al aire libre

Desconectarse del bullicio humano, dejar que la naturaleza nos guíe de vuelta a lo esencial. Aquí presentamos cuatro destinos verdes para redescubrir el mundo juntos.

4 mins read
México Desconocido
Febrero 2017