Un fin de semana perfecto en Estocolmo
Lonely Planet Traveller - España|Enero 2017

La capital sueca y la mayor ciudad en Escandinavia, Estocolmo es a menudo llamada la "Venecia del norte", con lagos y calas en lugar de canales. A medida que los días se acortan y se impone el invierno, la ciudad recompensa a aquellos viajeros que disfrutan de un largo fin de semana con sus históricos barrios, cafeterías, museos, archipiélagos y su siempre presente pasión por el diseño

Orla Thomas

El paseo

Estocolmo es una ciudad de islas, acantilados y altos miradores –un lugar compacto pero no siempre llano–. Afortunadamente, los peatones tienen muchos lugares donde detenerse para tomar fuerzas y un café.

El centro de la capital, Gamla Stan (‘ciudad vieja’), tiene una isla para sí mismo, cuya forma encorvada se oculta tras las altas construcciones contiguas, de tres o más siglos de antigüedad. Cruzando el puente de Vasabron hasta su esquina noroeste, la primera vista es el diseño de Riddarhuset, del siglo XVII, antigua Cámara de los Lores de Suecia. Inmersa en Gamla Stan, Västerlånggatan es una estrecha y concurrida calle comercial, lo más parecido que tiene Estocolmo a una trampa para turistas. Los callejones más pequeños conducen a la izquierda, hacia el centro de la isla, donde se encuentran las mejores galerías de arte y tiendas de artesanía del barrio. Durante el día es más tranquilo de lo que fue en tiempos medievales, cuando esta era la extensión de la ciudad, hogar de todos sus oficios, tal y como se rememora con nombres como Järntorget ('plaza de hierro'). Pero cuando las farolas centellean al anochecer, y la gente deja las calles adoquinadas por el calor de un pequeño bistro, el casco antiguo parece atemporal. l visitstockholm.com

El café

El aroma que mejor representa a Estocolmo es el olor de granos de café tostado, seguido de cálidas notas de canela y cardamomo de algunos bollos recién horneados. No hay día aquí que se complete sin un fikapaus o dos, el tiempo que uno emplea para hacer una pausa de sus obligaciones y disfrutar del fika –una buena taza de café e, idealmente, acompañado de un dulce pastel–. Fika no es un apresurado expreso en un mostrador de pie; es un tiempo delimitado para disfrutar con calma. Esto es especialmente cierto en Johan & Nyström, cuyo negocio empezó hace doce años como pioneros en Suecia en el tostado de café y suministrando a las cafeterías de los alrededor de la ciudad. Desde entonces, también ha abierto una tienda propia en el distrito de Södermalm. Los bancos de madera y las mesas con forma de bandeja están diseñadas para sentarse más fácilmente (una bendición para los clientes con ropa de invierno voluminosa) y las latas de café y té proporcionan color al espacio. El objetivo del negocio es mostrar a la clientela la diversidad de cafés del mundo, no solo desde el menú de su pizarra, sino también en degustaciones y cursos. l Café desde 2 €; johanochnystrom.se

El hotel

Clara Strömberg fue una visionaria en su tiempo, pero no podía imaginar que un día un hotel llevaría su nombre. Esta pionera en la educación de las mujeres del siglo XIX fundó la escuela para niñas Ateneum, y el edificio al que mudó en 1910 ahora llevan el nombre de Miss Clara Hotel. El edificio de siete plantas se encuentra en Sveavägen, una de las principales avenidas de la ciudad. Su gruesa y esculpida cantería a nivel de calle y sus ventanas sutilmente curvadas en una fachada de color arena, responde a la típica y sólida arquitectura de Estocolmo. Piezas de madera curvada en las habitaciones hacen alusión al diseño exterior, pero en el interior el estilo es más funcional: parqué de espiga, iluminación cálida y acogedora para la sala de estar y revestimiento de color ciruela para los baños, con calefacción por suelo radiante. El amplio bufé de desayuno, de alta calidad, ofrece la oportunidad de disfrutar como un auténtico lugareño de especialidades locales, y ser testigo de lo conocido en Suecia como lagom (tener lo suficiente, no demasiado). l Desde 220 €; missclarahotel.com

El bocado

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine