El club de la pelea de la antigua roma
National Geographic en Español|Junio 2021
Los gladiadores reales no eran como los delas películas: sus combates consistían más en dar un buen espectáculo que en matarse entre sí.
Por Andrew Curry. Fotografías de Rémi Bénali

Quienes recrean a los gladiadores se enfrentan en el polvo de una arena romana de 1 900 años de antigüedad en Arlés, Francia. Sus competencias han ayudado a los investigadores a comprender mejor este deporte sangriento que cautivó a los romanos durante siglos.

CAPÍTULO I ARLÉS, FRANCIA

El túnel bajo el anfiteatro romano en Arlés, Francia, es oscuro y fresco. La sombra es un alivio ante el sol abrasador del Mediterráneo que azota la arena del anfiteatro.

Sin embargo, el casco que acabo de ponerme es sofocante. Es una réplica de la protección para la cabeza que llevaba un gladiador romano hace casi 2 000 años. Abollado y raspado, pesa unos seis kilos, tres veces más que un casco de futbol americano, y es mucho menos cómodo. Tiene un olor metálico intenso, como si hubiera metido la cabeza en un centavo sudoroso.

A través de la rejilla de bronce que cubre mis ojos puedo distinguir a un par de hombres en taparrabos que se preparan para una pelea. Los protectores metálicos de sus brazos tintinean mientras uno de ellos se balancea sobre sus pies, con una espada corta y curvada en una mano enguantada de cuero. Mientras me muevo incómodo, su compañero levanta su espada y se ofrece a golpearme en la cabeza para demostrar la solidez del casco.

Me encojo. Lo que sea por un reportaje, ¿cierto? Entonces interviene su entrenador, un francés bronceado y enjuto llamado Brice Lopez. “No está entrenado para eso –lo reprende con brusquedad–. No tiene los músculos necesarios. Le romperías el cuello”.

Construido en 238 d. C., el anfiteatro de El Djem, en Túnez, se basó en el Coliseo romano y llegó a ser el tercer recinto más grande del imperio. Para los 35 000 aficionados que abarrotaban sus asientos, los gladiadores eran la atracción principal.

Los gladiadores que aparecen en películas, videojuegos y obras literarias son símbolos poderosos y populares. A Zakhar Nikmatulin le fascinan desde que vio Espartaco (1960). Su tatuaje requirió 50 horas de dibujo y entintado.

Expolicía francés y entrenador de combate con cinta negra en jiu-jitsu, Lopez sabe cómo es una pelea de verdad. Hace 27 años se interesó por los estilos de lucha antiguos. Después de encargar réplicas funcionales de armas y armaduras de gladiadores, pasó años pensando cómo se utilizarían en un combate a muerte, como los que se representan en innumerables cintas y libros sobre gladiadores.

Los expertos debaten si el gesto del pulgar hacia abajo que insta al vencedor a matar a su oponente, como se representa en una pintura de 1872 (der.), es un hecho o una ficción. Un fresco de Pompeya (arriba) revela que los gladiadores heridos indicaban su rendición con un dedo levantado. Los patrocinadores decidían entonces si se les perdonaba la vida.

POLLICE VERSO, DE JEAN-LÉON GÉRÔME, IAN DAGNALL COMPUTING/ALAMY STOCK (ARRIBA); PARQUE ARQUEOLÓGICO DE POMPEYA, ITALIA (SUP.)

Pero mientras más estudiaba el armamento y las armaduras de los gladiadores, menos sentido tenía. Cargados con escudos, protectores metálicos para brazos y piernas, y pesados cascos de bronce de cobertura total, muchos gladiadores llevaban a la arena casi tanto equipo de protección como el que usaban los soldados romanos en la guerra. Sin embargo, sus espadas solían medir unos 30 centímetros, apenas más grandes que un cuchillo de cocina. “¿Por qué –pregunta Lopez– llevarías 20 kilos de equipo de protección a una pelea con cuchillos?”.

Su conclusión: los gladiadores no trataban de matarse entre sí, sino de mantenerse con vida. Pasaban años de entrenamiento para montar combates vistosos, la mayoría de los cuales no terminaban en muerte. “Es una competencia real, pero no una pelea real”, comenta Lopez, que ahora dirige una compañía de investigación y recreación de gladiadores llamada ACTA. “No hay coreografía, pero sí buena intención: no eres mi adversario, eres mi compañero. Juntos tenemos que hacer el mejor espectáculo posible”.

En los últimos 20 años, los investigadores han desenterrado evidencias que respaldan algunas ideas de Lopez sobre el combate entre gladiadores y desafían la percepción popular sobre estos espectáculos antiguos. Algunos participantes eran criminales o prisioneros de guerra condenados a combatir como castigo, pero la mayoría eran luchadores profesionales: boxeadores, practicantes de artes marciales mixtas o jugadores de futbol americano de su época. Algunos tenían familias que los esperaban afuera de la arena.

DE CADA 10 GLADIADORES QUE ENTRABAN EN LA ARENA, ES POSIBLE QUE NUEVE VIVIERAN PARA LUCHAR UN DÍA MÁS.

Ser gladiador podía ser lucrativo y a veces era una opción profesional, según sugieren algunas fuentes literarias. Sus valientes actuaciones en la arena podían convertirlos en héroes populares e incluso hacer que los prisioneros obtuvieran su libertad. Los gladiadores probablemente pasaban la mayor parte de su tiempo entrenando o en competencias de exhibición. Quizá lo más sorprendente es que la mayoría de los combates no terminaban en muerte: de cada 10 gladiadores que entraban en la arena, es posible que nueve vivieran para luchar un día más.

CAPÍTULO II POMPEYA, ITALIA

DURANTE CASI 600 AÑOS, los romanos se entusiasmaron con las peleas de gladiadores. Eran uno de los temas favoritos de los artistas del imperio: se recreaban en mosaicos, frescos, relieves de mármol, cristalería, artículos de arcilla y adornos de bronce hallados en todo el mundo romano. Casi todas las ciudades y poblados importantes tenían su propia arena, con al menos 300 documentadas desde Gran Bretaña hasta los desiertos de Jordania.

Estas competencias antiguas también ejercen una atracción irresistible en la imaginación moderna. Gracias a las innumerables y a menudo erróneas representaciones en el cine y la literatura, los gladiadores son uno de los elementos más conocidos –y malinterpretados– de la cultura romana.

Esto se debe a que los escritores romanos dedicaron muy poco tiempo a discutir los detalles de los juegos de gladiadores, probablemente porque les eran muy familiares (¿con qué frecuencia escribes a tus amigos qué es un hit en el béisbol o cuántos jugadores hay en un equipo de futbol?). Para reconstruir la verdadera historia de la arena, los arqueólogos e historiadores tienen que hallar pistas en el arte, en las excavaciones y al leer textos antiguos entre líneas.

En 150 d. C., el costo de las peleas de gladiadores se salió de control, así que el emperador romano Marco Aurelio estableció un límite de precios. Su decreto se conserva en una placa de bronce (izq.) que se pudo haber colgado fuera de un anfiteatro cerca de Sevilla, España. Gran cantidad de armaduras y armas de gladiadores descubiertas en Pompeya en 1766 incluyen cascos que cubrían la cara y espadas cortas (sup.), así como protectores de piernas y escudos con decorados muy elaborados (arriba). Este equipo de protección ayudaba a prevenir heridas mortales y garantizar los emocionantes combates que tanto les gustaban a los espectadores romanos.

MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL, MADRID (IZQ.); MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL DE NÁPOLES, ITALIA (CUATRO, ARRIBA)

Perder el arma no significaba perder la pelea o la vida. En esta vasija hallada en Países Bajos, un gladiador (centro) muestra su espada rota a un árbitro mientras un ayudante se acerca con un arma nueva (der.). MUSEO HET VALKHOF, NIJMEGEN, PAÍSES BAJOS

MUSEO DE ARTE Y ARTE INDUSTRIAL DE HAMBURGO, ALEMANIA (IZQ.); MUSEO DEPARTAMENTAL DE LA ANTIGUA ARLÉS, FRANCIA (ARRIBA IZQ.); MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL DE NÁPOLES, ITALIA (TRES)

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine

MORE STORIES FROM NATIONAL GEOGRAPHIC EN ESPAÑOLView All

La belleza de fondo

En la región kárstica de Eslovenia, dos cuevas deslumbran en una serie de imágenes inéditas y espectaculares.

9 mins read
National Geographic en Español
Octubre 2021

Hallazgos

Envíos desde la vanguardia de la ciencia y la innovación

2 mins read
National Geographic en Español
Octubre 2021

Técnica de marea

Cada verano, Lou Gagnon pasa una semana en la playa para construir enormes castillos de arena. Artista y antiguo arquitecto, Gagnon se aficionó por este pasatiempo junto al mar para entretener a su hija pequeña hace más de 20 años. Desde entonces, sus creaciones han pasado de simples a elaboradas esculturas con chapiteles de hasta 1.5 metros de altura. Los castillos de arena de Gagnon son impresionistas y los construye cerca de la línea de la marea, donde el agua y el viento pueden darles formas nuevas. “La forma tiene una cualidad eterna, pese a lo efímero del objeto”, dice.

1 min read
National Geographic en Español
Octubre 2021

Salvar a los chimpancés y encontrar esperanza en medio del caos

En un santuario de África Central, los chimpancés traumatizados son un ejemplo de resiliencia para sus rescatadores.

10+ mins read
National Geographic en Español
Octubre 2021

El futuro es eléctrico

Una revolución ecológica en los viajes ha comenzado: los automóviles con baterías modernos se venden con rapidez y los aviones de cero emisiones están a punto de llegar.

10+ mins read
National Geographic en Español
Octubre 2021

La historia de la diferencia humana

La raza es un constructo social, no un rasgo biológico. Ese es el consenso científico, entonces, ¿por qué aún se pone en duda?

9 mins read
National Geographic en Español
Septiembre 2021

ENRIC SALA

DE NUESTROS FOTOGRAFOS

1 min read
National Geographic en Español
Octubre 2021

VIDA NOCTURNA

En la oscuridad del mar abierto, criaturas poco vistas bailan a lo largo de la corriente oceánica.

3 mins read
National Geographic en Español
Octubre 2021

¿QUÉ TAN ECOLÓGICO Y QUÉ TAN PRONTO?

LOS AVIONES PEQUEÑOS QUE FUNCIONAN CON BATERÍAS ESTÁN EN CAMINO, PERO LA CONSTRUCCIÓN DE AERONAVES GRANDES DE CERO EMISIONES ES UN RETO ABRUMADOR.

10+ mins read
National Geographic en Español
Octubre 2021

Un mundo sin fronteras

Un astronauta de la Agencia Espacial Europea ofrece una perspectiva única de nuestro planeta.

2 mins read
National Geographic en Español
Septiembre 2021