Covid-19: Historias de la fase 3. Los diferentes lados del efecto cuarentena
DNG Photo Magazine|Nº 173 - Febrero-Marzo 2021
Lejos del impacto biológico del SARS-CoV-2 y de su amplia cober-tura mediática se ubican realidades que pueden certificar vivencias no dramáticas y hasta benéficas de la pandemia y de la cuarentena, sin que por ello nieguen el efecto devastador de la enfermedad. En este trabajo realizado en la Ciudad de México se registran 23 testimonios que lo atestiguan.
Nelson González Leal

México cerrará el 2020, según estimaciones del Gobierno (a través del CONACyT), con 117 mil 487 muertes por COVID19 y 1 millón 217 mil 657 contagios. Para finales de noviembre alcanza ya las 101 mil 926 defunciones y 1 millón 49 mil 358 infectados. Cifras alentadoras también hay: 784 mil 693 recuperados y 1 millón 274 mil 269 negativos.

No obstante, para un país de 128 mills habs estos datos deben tomarse con cuidado, porque si bien puede parecer que apenas el 0.88% de la población ha sido contagiada, sabemos que el sistema de salud pública no tiene la capacidad de monitorear el total de la población y por tanto es probable que la cantidad de contagios y de muertes sea mayor que las registradas en las estadísticas oficiales.

Lo cierto es que México se ubica en el puesto diez en la clasificación mundial de países con más propagación del virus y en el quinto con referencia a América. También es verdad que oficialmente presenta una tasa porcentual de contagio muy inferior a su más cercano “competidor” en el continente y en el mundo, Colombia, que registra el 2.31% sobre 50 mills habs y bastante menos aún que el líder de la estadística mundial, Estados Unidos, que registra el 3.16% sobre 329 mills habs.

Otro aspecto por el que hay que tomar con cuidado estos números es por su capacidad de despersonalización y homogenización del impacto. Esta data puede mostrar dónde son mayores los estragos de la pandemia desde una perspectiva social, económica y biológica, pero oculta sus consecuencias en niveles emocionales y psíquicos profundos, además de ignorar los “efectos colaterales” de las medidas tomadas para detener la proliferación del virus, como el incremento del riesgo para mujeres y niños de sufrir violencia intrafamiliar.

De igual manera deja fuera otras situaciones que, a pesar de la crisis, puedan alejarse del uso político, del drama social y de la espectacularización y rentabilidad mediática.

Es por ello que prefiero fiarme de lo que veo en la calle y del testimonio directo de los afectados.

Bajo el esquema del semáforo epide miológico — un sistema de monitoreo para la “regulación del uso del espacio público de acuerdo con el riesgo de contagio de COVID-19”, según explica el Gobierno Federal en su página https:// www.coronavirus.gob.mx — y no obstante las cifras oficiales para la Ciudad de México al cierre de este trabajo — 172 mil 403 contagios con 12 mil 070 muertes, lo que representa el 8.12% del total nacional y ubica a la capital mexicana en el primer lugar de este nefasto ranking — el gobierno local ordenó en junio el pase del semáforo epidemiológico rojo al naranja.

Esto significa la reapertura gradual hacia el sector económico considerado esencial (aunque se asumieran acá algunos casos que, por su propio perfil, difícilmente entrarían en esta categoría, como el de los gimnasios y centros de fitness privados).

El movimiento del alerta rojo al naranja se planteó de la forma siguiente: permite el retorno a actividades a los trabajadores del hogar, comercio al menudeo, clubes deportivos y actividades deportivas individuales al aire libre, así como la reapertura de los negocios del Centro Histórico, al 30% de su aforo y bajo el cumplimiento de las medidas preventivas establecidas por la OMS.

A partir de julio se otorgó permiso a los hoteles, restaurantes, centros de estética, centros comerciales, bazares y mercadillos sobre ruedas, bajo las mismas restricciones de recepción porcentual de acuerdo a su espacio.

La alerta epidemiológica hasta el cierre de este trabajo continúa en semáforo naranja y pese a la alarma por el aumento del 12% en la ocupación hospitalaria a causa del Covid-19, ocurrido entre el 12 de octubre y el 6 de noviembre, no hay indicios de que se vaya a retroceder, y esta determinación parece sustentarse en la generación de un mejor ánimo poblacional para tratar de minimizar los duros efectos psicológicos negativos, además de propulsar la recuperación de la economía. Por otro lado no deja de tener sentido sostenerse en este avance — si así lo asumimos —, a menos que se produzca un considerable y aterrador rebrote de infecciones.

Cabe destacar también que con respecto a las medidas asumidas para controlar la pandemia, el Gobierno de México se ha cuidado mucho de no violar el orden democrático constitucional al asumir siempre un discurso no restrictivo de las libertades ni mucho menos aplicar acciones punitivas. Se ha cuidado siempre de invitar a la población a cumplir con las medidas, para no ubicarse en el lado impositivo. Los resultados finales determinarán si ha sido la mejor política, siempre que se considere la respuesta efectiva del Estado para atender la crisis en el campo de la salud y de la economía.

En todo caso no puede negarse que se ha tratado de un comportamiento bastante democrático, si se compara con las diversas medidas limitativas de las libertades y de acciones “disciplinarias” aplicadas por países democráticos, como Chile, por ejemplo. (Véanse las recientes declaraciones de la Jefa del Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, que abren con la frase “Nunca vamos a declarar estado de sitio”).

En este marco de la crisis por COVID19, específicamente en la CDMX, inicié el 20 de marzo un registro fotográfico sobre la movilidad ciudadana en la capital, con el objetivo de evidenciar la respuesta de su población ante la pandemia y las primeras medidas sanitarias, como el uso de cubrebocas en espacios públicos.

Luego, el 11 de mayo, a partir del decreto del estado de emergencia sanitaria, emitido por el Gobierno Federal el 21/4, y la invitación a permanecer en sus casas, decidí emprender la labor de acopio de testimonios y registro fotográfico de diversas personas habitantes de la CDMX, no contagiadas por el virus — salvo la de la testificación final — para exponer situaciones y puntos de vista diferentes a los de la avalancha proporcionada por la común cobertura mediática.

¿Cómo y en qué medida la pandemia y la cuarentena afectaban a ese otro lado de la población no infectada hasta entonces por el SARS-CoV-2 ? ¿Cuál era su postura sobre la crisis y qué consideraban sucedería con la sociedad a partir de esta experiencia? Fueron las dos inquietudes base para abordar el trabajo de mayo a octubre, con entrevistas a 23 personas, en 18 registros, que me llevaron a recorrer 10 colonias diferentes de la CDMX.

En algunos casos fueron individualidades, en otros parejas sentimentales o compañeros de residencia, siempre en procura de la diversidad profesional y etaria (las edades van de los 17 a los 71 años). De igual manera incluí algunos extranjeros ya establecidos estructural y emocionalmente en la capital mexicana. Espero haber logrado una muestra válida para el ensanche de la visibilidad de la crisis y de sus efectos. En todo caso, determínenlo ustedes, amigos lectores, a partir de los testimonios que siguen.

Adán González

Mayo, 2020. Adán González (@adanchirogonzalezhernandez2019) tiene 33 años de edad. Lleva 2 atendiendo la barra del Cafevera, en la calle General Ignacio Esteva de la colonia San Miguel Chapultepec de la Ciudad de México. Acompaña en esta empresa a Mariana Velázquez (@ marianadashamham) y David Miranda (@88dmm88), desde su fundación. Un trío que ha hecho de esta cafetería un lugar para el encuentro sosegado de vecinos y transeúntes, además del punto de apoyo económico para varios pequeños emprendedores de la comunidad, que proveen con sus productos artesanales la cocina y la vitrina del local.

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine

MORE STORIES FROM DNG PHOTO MAGAZINEView All

Retratos Invisibles: Sam

Este animal se llama Sam y es un perro felizmente adoptado.

2 mins read
DNG Photo Magazine
Nº 173 - Febrero-Marzo 2021

Review: Hasselblad 907X

Una vez más Hasselblad saca al mercado el híbrido perfecto entre cámara de alta gama y obra de arte.

8 mins read
DNG Photo Magazine
Nº 173 - Febrero-Marzo 2021

Iluminación para toma de alimentos

www.lagioia-estudio.com.ar

1 min read
DNG Photo Magazine
Nº 173 - Febrero-Marzo 2021

Covid-19: Historias de la fase 3. Los diferentes lados del efecto cuarentena

Lejos del impacto biológico del SARS-CoV-2 y de su amplia cober-tura mediática se ubican realidades que pueden certificar vivencias no dramáticas y hasta benéficas de la pandemia y de la cuarentena, sin que por ello nieguen el efecto devastador de la enfermedad. En este trabajo realizado en la Ciudad de México se registran 23 testimonios que lo atestiguan.

10+ mins read
DNG Photo Magazine
Nº 173 - Febrero-Marzo 2021

La Abadía

https://www.instagram.com/josemariapereznunez/

2 mins read
DNG Photo Magazine
Nº 173 - Febrero-Marzo 2021

Fotografía de calle

Este artículo, aquí publicado, es la primera parte de mi ensayo foto-gráfico sobre la fotografía de calle e inicialmente esta proyectado para mostrar, en esta primera publicación mis imágenes en color y una segunda parte, con las imágenes en blanco y negro.

9 mins read
DNG Photo Magazine
Nº 173 - Febrero-Marzo 2021

[DNG] Recomienda

Adobe Lightroom para Apple M1 y Windows 10 en Arm

7 mins read
DNG Photo Magazine
Nº 173 - Febrero-Marzo 2021

Santiago Auserón

...hasta me confiesa que la famosa canción Veneno en la Piel, no es para tanto…

1 min read
DNG Photo Magazine
Nº 173 - Febrero-Marzo 2021

Macrofotografía Con Un 3 En 1

Figura 1 Producto de Ebaywww.lagodigital.wordpress.com Instagram: lagodigital 500px: lagodigital

3 mins read
DNG Photo Magazine
Nº 147 - Noviembre 2018

Fotografía De Alimentos V Salmón Rosado Al Tomillo

La toma Siguiendo con la “gimnasia de tra-bajo” aplicada desde las primeras tomas de alimentos, sigo utilizando en este caso mi flash de zapata direccionado hacia arriba, para que el destello rebote en un panel reflecto.

1 min read
DNG Photo Magazine
Nº 147 - Noviembre 2018