Mundo Acuático
Esquire Latinoamérica|Febrero 2021
En un mundo plagado de desastres ambientales, agitación política, crisis económica, revueltas sociales y una emergencia sanitaria, ¿acaso el siguiente paso lógico para la humanidad es construir comunidades marítimas flotantes? ¿O acaso el llamado seasteading es un proyecto apasionado y extravagante para techies paranoicos y soñadores de una utopía alternativa?
Por Max Oleskar

Chad Elwartowski y Nadia Summergirl eran una pareja que soñaba vivir en el mar. Su hogar sería una estructura flotante hecha a la medida, alejada de cualquier costa, y vivirían con total libertad: libres de las ataduras de la sociedad o los edictos de cualquier gobierno. Podían pasar sus días esnorqueleando, buceando, navegando, paseando en kayak, distraídos en juegos de mesa, leyendo, comiendo ensalada picante tai de papaya (Summergirl) y tacos y alitas de pollo (Elwartowski), y tomando una que otra piña colada. Con el tiempo, tal vez otros los acompañarían en estructuras vecinas y nacería una comunidad mayor.

Al movimiento se le conoce como seasteading. El concepto había cautivado a Elwartowski desde que lo descubrió en internet en 2008. Durante años se había discutido en foros y conferencias, pero nunca se había puesto en práctica hasta que, en 2019, Elwartowski y Summergirl decidieron que serían los primeros en materializarlo a largo plazo.

Fundaron una empresa, Ocean Builders, junto con una pareja con ideas afines, y construyeron el primer seastead moderno del mundo. Era una cabaña octagonal, acogedora, que bautizaron XLII (se pronuncia “Ixly”) y flotaba sobre una viga Génesis de acero (una boya vertical que se utiliza en plataformas petroleras). La pareja colocó el XLII a 12 millas náuticas de la costa de Tailandia, se mudaron y organizaron un “curso de certificación” de una semana para grupos pequeños. Se les proclamó la primera pareja del movimiento. Poco más de una semana después, el gobierno de Tailandia los acusó de traición –un crimen que se castiga con la pena de muerte– y organizaron la persecución más grande en la historia del país.

“Más de 100 oficiales desempeñarán estas labores”, afirmó un reportero en tono amenazante mientras la Marina Real de Tailandia movilizaba su HTMS Sriracha, un cañonero de 590 toneladas. “Tenemos leyes para proteger nuestra soberanía”.

La pareja huyó en barco, navegaron toda la noche, atravesaron una tormenta eléctrica y llegaron a Malasia, en donde les negaron la entrada por no tener estampas de salida de Tailandia en los pasaportes. Siguieron navegando otros nueve días, se les acabó la comida, encontraron puerto seguro en Singapur y al final volaron, vía París, a Panamá. Estaban en la Marina de la bahía Linton la primera vez que hablé con ellos por Zoom.

Elwartowski es nativo de Michigan, tiene 47 años, es simpático, calvo y le entusiasman las camisas con patrones hawaia-nos. Summergirl, de 36, es nativa de Tailandia (así se hace llamar en inglés, su nombre es Supranee Thepdet), es cálida, sonriente y cocina platos complejos que luego postea en Instagram. Su relación es afectuosa y relajada –se casaron en el exilio–, y aunque desearían que el gobierno tailandés desestimara los cargos en su contra (Summergirl tiene un hijo de una relación previa en Tailandia a quien no puede visitar), su misión sigue vigente.

Ocean Builders facilita la construcción de SeaPods, una segunda generación de seasteads más elegantes y sexys, diseño de un prestigioso despacho de arquitectura danés que se especializa en estructuras flotantes. Los modelos representan viviendas minimalistas de la era espacial, similares en forma y diseño a un AirPod gigante de Apple, con amplios ventanales que ofrecen vistas panorámicas al mar. Adquirieron una enorme impresora 3D para fabricar las carcasas exteriores.

“Vamos a dar pasos pequeños”, cuenta Elwartowski. “Estamos construyendo una casa que deberíamos terminar para finales del año, y ya casi está lista nuestra fábrica, entonces podremos empezar a producir las SeaPods en serie, van a quedar tremendas, y así demostraremos cómo es vivir en el agua, en el mar”.

Elwartowski puede materializar su sueño gracias a Bitcoin. Asegura haber comprado su primer Bitcoin en 2010 y para 2018 haber tenido suficientes ganancias para jubilarse de su trabajo como contratista militar. En efecto, Bitcoin y el seasteading tienen mucho que ver –las dos son tecnologías revolucionarias cuyo fin es refinar cómo hacemos las cosas– y en ocasiones los dos movimientos parecen cruzarse (las redes de Summergirl son @bitcoingirlthailand). Elwartowski también es un entusiasta del futurismo; le gustaría probar medicinas transhumanas para llegar a los 200 años. “A muchas personas interesadas en el seasteading porque en el mar abierto podrían desarrollar esa tecnología más rápido”.

A medida que avanza el deshielo, las temperaturas se elevan año con año, las recesiones, la ultraderecha cobra fuerza, el discurso cultural se vuelve cada vez más problemático y polarizado, la población mundial crece más rápido que nuestro abasto alimenticio y una pandemia pone de rodillas al planeta, el sueño de comen zar una vida nueva en el océano no parece poco atractivo. Es una era que se siente más como posterior a la Segunda Guerra que anterior a la Tercera, en la que se requieren soluciones drásticas.

Colonizar el océano no parece tan improbable en un momento en el que la humanidad empieza a contemplar con seriedad colonizar el espacio (los objetivos de Ocean Builders no son tan distintos: Rüdiger Koch, ingeniero y quien financia el proyecto, descubrió el seasteading en busca de su objetivo más ambicioso, el viaje espacial. Originalmente diseñó el XLII como prototipo de una tecnología hasta entonces no demostrada, “circuito de lanzamiento”.)

El seasteading ofrece una visión de una serie de comunidades flotantes –a escala, flexible– a las que las personas pueden llegar e irse a voluntad, influir de manera directa en el gobierno de una “ciudad” al participar en ella o no. ¿No te cae bien tu vecino, descubriste una comunidad más llamativa o sencillamente eres aventurero? Empacas y te vas.

Estas ideas y muchas más quedaron descritas en un manifiesto de 2003: “Seasteading: una guía práctica para vivir en altamar”, en muchos sentidos, la biblia del movimiento. “En vez de gobiernos inmensos, monolíticos, indiferentes, tendremos muchos pequeños, dinámicos, innovadores”, afirma. Las ambiciones del manifiesto llegaron a incluir resolver los conflictos globales intratables: “Israel y Palestina no tendrían que ser vecinos, tras entrar en guerra por la división de la tierra prometida, y seguro hacer estallar una parte de ella, podrían quedarse cada uno con sus peda-zos e irse por su lado”. Fue obra de Patri Friedman, activista libertario de voz aguda que durante años fue la cara del movimiento. Friedman, de 44 años, fue ingeniero en Google, jugador ocasional de póquer, anarcocapitalista, portada de sexiestgeeksalive.com de junio de 2008 y nieto del economista receptor del Nobel, Milton Friedman. Fue coautor del manifiesto junto con un colega teórico libertario, y en el transcurso de los años se ha actualizado el documento de forma comunitaria (Friedman lo escribió en Perl para que el público añadiera comentarios y sugerencias.)

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine

MORE STORIES FROM ESQUIRE LATINOAMÉRICAView All

Un caballo de un color distinto

La Mustang Mach-E se une a la familia de las SUVs eléctricas.

3 mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

EL DÍA QUE VIVAMOS EN MARTE

VARIOS PAÍSES Y EMPRESAS PRIVADAS SE ENCUENTRAN EN UNA NUEVA CARRERA PARA LLEGAR A MARTE, Y PERSONAJES COMO ELON MUSK QUIEREN COLONIZAR ESE PLANETA CUANTO ANTES. SU SUEÑO: QUE LA HUMANIDAD SE CONVIERTA EN UNA ESPECIE INTERPLANETARIA

10+ mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

JOHN TRAVOLTA Y SU ITINER ARIO DE VIDA

En su casa de Florida nos recibió para esta sesión de fotos, exclusiva para Esquire México. Un retrato en imágenes y palabras del John Travolta de hoy. Sincero y sin restricciones.

10+ mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

Danny Ramirez, apuesta latinoamericana

Tom Cruise lo eligió. Te contamos por qué.

9 mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

EL ENIGMA DE PRINCE

ESTE MES SE CUMPLEN CINCO AÑOS DE LA MUERTE REPENTINA Y CONFUSA DEL MÚSICO EXCEPCIONALMENTE DOTADO Y MÁS ENIGMÁTICO DE LA ERA DEL POP. ALEXIS PETRIDIS, DE ESQUIRE, FUE EL ÚLTIMO PERIODISTA BRITÁNICO QUE ENTREVISTÓ A PRINCE. EN ESTE TEXTO CELEBRA LA VIDA, EL LEGADO Y EL MITO INMORTAL DE LA ARREBATADORA ESTRELLA Y MENOS COMPRENDIDA DE LA MÚSICA.

10+ mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

Ropa cara usada

Dónde y por qué está bien comprar prendas con una vida pasada.

8 mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

Wish list

las novedades más Esquire

4 mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

Adrenalina y tradición: las 24 horas de Le Mans

Hay dos simples palabras que consiguen erizar la piel de todos los fanáticos del automovilismo: Le Mans. Incluso si no sigues este deporte, con toda seguridad habrás escuchado o leído el nombre alguna vez, ya sea en las múltiples representaciones del evento en el cine, en afiches vintage o en las primeras planas de los diarios. Te contamos todo lo que debes saber sobre la carrera más prestigiosa del mundo.

5 mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

30 años de el silencio de los inocentes

El silencio de los inocentes cambió nuestra perspectiva de los filmes de terror aunque el proyecto por poco no logra ver la luz del día. En su trigésimo aniversario, Chris Nashawaty nos cuenta la historia de cómo la película casi no se concreta y cómo tuvo la mejor resurrección para convertirse en el mayor éxito taquillero de los 90.

6 mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021

Se empieza por aquí

El Oyster Perpetual siempre ha sido considerado la puerta de entrada al mundo de Rolex. Su última reencarnación es la de mayor tamaño de las realizadas hasta la fecha.

2 mins read
Esquire Latinoamérica
Abril 2021