La generación de mujeres que no serán mamás
CHILANGO|Mayo 2019 - 186

Ellas decidieron no ser madres nunca, a pesar del estigma social. ¿Qué dificultades enfrentan en su búsqueda por normalizar no tener hijos?

Por María Antonieta Barragán Lomelí / Felipe Zámano

Son la gran vuelta de tuerca de la identidad femenina: las que se atreven a desafiar el mandato de género encarnado en la maternidad y priorizar otros estilos de vida. Cuestionan que sólohaya un camino para ser mujer y estándecididas a explorar alternativas, aunqueeso signifique poner de cabeza suentorno familiar y social. La educacióne información que poseen es un capitalintelectual para ejercer la libertadde decirle no a la maternidad, y su decisión,así lo entienden, forma partede un derecho reproductivo.

ELIZABETH, 30 AÑOS, PERIODISTA

No quiero tener hijos sólo porque dicen que mi cuerpo está diseñado para eso; no quiero transmitir enfermedades congénitas; quiero reinventarme de todas las formas posibles. Hay un camino poco explorado sobre lo que es ser mujer sin hijos y yo quiero recorrerlo y saborearlo.

En los países donde han estudiado este fenómeno sociodemográficolas llaman childfree, aunque tambiénson conocidas como NoMo (porNot Mother). Son identidades femeninas emergentes que anteponen susproyectos personales y profesionales a la maternidad. La acusación de“egoístas” no las inhibe ni las atemoriza; por el contrario, las reafirma: “Sí, primero yo y mis deseos, y ahí no entrala maternidad”.

En los últimos 30 años, demógrafos y economistas de los países industrializados han alertado sobre esta marea de la no maternidad, que crece aceleradamente. Se ha vuelto preocupante porque altera el reemplazo generacional, la economíay el empleo. Pero ¿qué hay detrás de esta decisión?

La socióloga franesa Élisabeth Badinter, en sus libros ¿Existe el instinto maternal? (1980) y El conflicto: la mujer y la madre (2011), advertía que había que desligar el instinto maternal de la naturaleza femenina y dejar de considerar anormales a las mujeres que deciden no procrear. Apuntaba también que hay que liberarse de la idea de que lo natural es tener hijos y poner atención en la gran diversidad de deseos femeninos que no pasan por la maternidad.

El tema es controversial, pero es una tendencia cada vez más visible en el mundo, que se expresa en libros, películas, discusiones académicas, páginas de Facebook y diversos foros.

En México también tenemos a nuestras NoMo, y aunque las estadísticas oficiales no hablen mucho de ellas, no les sigan el rastro y no documenten las razones de su decisión, son un conglomerado femenino cuyo ideal de hijos es “ninguno”. En el plano nacional, de acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID), realizada por el INEGI en 2009 y 2014, este grupo representa el 10 por ciento, y en la Ciudad de México alcanza el 12 por ciento de la población.

“Son una minoría que no ha sido estudiada —explica el demógrafo Ricardo Regules— porque se piensa que no implican un problema para México, pero lo cierto es que estamos ante una población que está cambiando sus valores, su estilo de vida, y les dan prioridad a otros intereses sobre la maternidad”.

Son mujeres que se preguntan por qué el Estado no las ve, por qué no las toma en cuenta y por qué, sobre todo, no les garantiza la libertad de no ser madres. “¿Por qué en lugar de implementar políticas públicas para nosotras y apoyarnos se alega que no sabemos lo que queremos y que somos unas inmaduras? Dudo que seamos pocas las que estamos eligiendo este tipo de vida; deberíamos organizarnos para exigir que se respeten nuestros derechos reproductivos”, asevera Karla, editora de 33 años.

De ese porcentaje que ha reportado desinterés por la maternidad, un 46.9 por ciento pertenece a la clase media y un 27.5 por ciento tiene un alto poder adquisitivo; en cuanto a la escolaridad, más del 50 por ciento cuenta con preparatoria, estudios técnicos o licenciatura. “Es una clase social de mujeres disidentes y urbanas”, afirma Marta Ferreyra, especialista en Estudios de Género.

Chilango entrevistó a un grupo de mujeres de 28 a 38 años que viven en la Ciudad de México, autosuficientes, con alto nivel educativo, distintos estados civiles y orientaciones sexuales, con el objetivo de conocer su experiencia familiar, social, urbana y reproductiva ante la decisión de no criar hijos.

Las rutas que han tomado son diversas y sus motivos, multifactoriales. Unas lo decidieron desde la infancia o adolescencia, y así se han mantenido. “Desde chica yo era consciente de que no quería tener hijos; no me gustaba ni jugar con muñecos, me daban una flojera increíble”, comenta Karla.

Otras recorren caminos más largos, pero no por eso lineales o predecibles. Eso sí, la no maternidad es como un vapor que las rodea y las acompaña a lo largo de ese trayecto. Han vivido distintas experiencias conyugales, sexuales, familiares, laborales y profesionales que las hacen dudar, las meten en conflicto o simplemente las hacen postergar la decisión.

“Me casé y quería complacer a mi pareja porque él sí deseaba tener hijos. Eso me hizo dudar, pero con el tiempo me pregunté qué era lo que yo realmente quería. Y en el fondo ahí estaba mi verdadero deseo: no quería ser madre. No tengo la paciencia, la actitud ni la entrega para criar hijos”, expresa Eugenia.

En su mayoría no son decisiones viscerales, radicales o caprichosas. Al contrario: éstas se afinan, apuntalan, reflexionan y evalúan, hasta que un buen día ellas están seguras, o por lo menos la no maternidad gana terreno en sus planes.

“No es una identidad femenina alternativa lo que se está construyendo —apunta Brenda Gómez Cruz, doctora en Psicología Social y especialista en la no maternidad— sino múltiples identidades femeninas que ofrecen resistencia, cada una en su estilo y con sus recursos, a los discursos de lo que debe ser femenino. Sólo están ejerciendo su derecho a no ser madres”.

Para Leonardo Olivos Santoyo, académico del Programa de Investigación Feminista del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, “son mujeres que rompen con la hegemonía de la maternidad y deciden convertirse en individuos”.

Lina Meruane, escritora chilena que ha recibido varias críticas por los agudos planteamientos sobre la no maternidad de su libro Contra los hijos, dice que estas mujeres son “la revolución de las sin hijos” y que lo que está en el fondo de este colectivo es que por primera vez se preguntan por qué no tener hijos.

ALEJANDRA, 32 AÑOS, CORRECTORA DE ESTILO.

Prefiero comprar libros y viajar que comprar pañales o leche. Soy egoísta y la maternidad necesita sacrificios que no estoy dispuesta a realizar. Conmigo se acaba el legado de sufrimiento y subordinación de las mujeres en mi familia.

MUJERES DIVERSAS, RAZONES MÚLTIPLES

Las mujeres entrevistadas por Chilango aseguran no conocer el instinto maternal. Reivindican el bienestar físico y emocional, el hedonismo, el proyecto profesional, las ganas de “comerse el mundo”, la autonomía del cuerpo y la libertad sexual. Sin embargo, han tenido momentos de tensión, conflictos, altibajos y vulnerabilidad, pues la sanción social a veces pesa mucho.

Sylvia Solís, especialista en estudios sociales cuya tesis de maestría se titula Mujeres sin descendencia en la Ciudad de México, explica que estas mujeres han logrado separar lo sexual de la reproducción. “Se les critica y juzga por no tener hijos, pero en el fondo lo que se les cuestiona es que eligen una vida para sí mismas, no para los otros”.

Reconoce que las mujeres, sobre todo las más jóvenes, pueden estar muy seguras de su elección, pero todavía tienen que enfrentar muchas presiones. El avance es que ellas, a diferencia de las anteriores generaciones, hacen públicas sus ideas. “Ahora cuentan con más redes de apoyo femenino, lo conversan entre ellas y se sienten apoyadas”, sostiene.

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine

MORE STORIES FROM CHILANGOView All

MUROS QUE ESCUCHAN Y HABLAN

A través de la arquitectura, la foto y el diseño, estos creadores consignan la incidencia del paisaje en la cultura y los territorios

1 min read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

QUE EL OLFATO NOS GUÍE

Si te gusta comer, checa estas rutas cerca de la ciudad; te encantarán por su comida y cultura gastronómica.

4 mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

TITÁNIDES MUSICALES

De figuras de culto a celebridades de MTV, estas leyendas forman un bloque muy sólido y representativo de lo mejor del folk, rock y pop en español.

3 mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

PRIMERO LA DESTRUCCIÓN, LUEGO EL AMOR

St. Vincent estrena Daddy’s Home, disco que expone la liberación de su padre y su madurez al sobreponerse a las cosas destructivas para lograr ser amados.

3 mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

MUERA EL REY, VIVA EL REY

El viejo mundo se acabó y aún no entendemos cómo será el nuevo. Estas exposiciones cuestionan los valores, el tiempo, el espacio y el reset que viene con la pandemia

2 mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

LOS DINAMOS, CINCO BÁSICOS

Por si no conoces estos rincones imperdibles de la capital, aquí va una guía para disfrutar al máximo la reserva natural de casi 2,500 hectáreas en la Magdalena Contreras.

2 mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

MONITORES ENCENDIDOS

Las salas comerciales están que agonizan, el streaming va viento en popa y los espacios al aire libre son ahora los lugares que tienen los chilangos cinéfilos para socializar y compartir en vivo el séptimo arte más allá del ensimismamiento que provoca el monitor casero. Para muchos, el cine es una actividad que debe apreciarse en gran formato, en espacios donde se congreguen otras personas, y compartir con ellas ese momento para sintonizar a través de una historia, una pantalla. Sin embargo, a poco más de un año de esta pandemia, la industria del cine y la televisión se ha transformado, las reglas del juego han cambiado y, con ellas, nuestras formas de consumo. Acá un análisis sobre las salas, las plataformas y los espacios independientes dedicados al cine en la CDMX.

3 mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

DELICIAS DE ORIENTE

Viaja al otro lado del planeta a través de los sabores en estos restaurantes coreanos de la Ciudad de México; hay ramyeon, kimchi, cerdo, mandu y más.

3 mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

¡Aquí estamos las mamás trans!

Muchas realidades se ponen de manifiesto a la hora de maternar, pero una de ellas suele negarse o desconocerse. ¿De qué manera viven su maternidad las personas trans?

10+ mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210

Ahumar recuerdos

En una casona de los 30, en la San Miguel Chapultepec, está Madereros, restaurante con menú y asador a cargo del chef Mario Espinosa, para recordar los sabores de la región.

2 mins read
CHILANGO
Mayo 2021 - 210