Jacarandas – Obsesión de primavera
National Geographic en Español|Mayo 2018

Con la floración de las jacarandas se desata un frenesí entre la gente que, por un periodo fugaz, se entrega a la contemplación de una naturaleza que casi
todo el año pasa desapercibida.

Por Luis Ernesto Nava y Claudia Itzkowitch

Nunca he visto a una persona que pase al lado de una jacaranda en flor y, cuando menos, no levante la vista. Octavio Paz las compara con fuegos artificiales quizá por dos razones: el esplendor de su floración se asemeja a las coronas de luces pirotécnicas y porque no hay manera de permanecer impávido ante tal espectáculo. La jacaranda en flor despierta admiración y contemplación. No es difícil toparse con la más variopinta literatura al respecto, desde las loas a este árbol en libros de jardinería hasta los mitos y las leyendas sobre su origen.

Al igual que otras especies, como la atinadamente llamada primavera (Tabebuia donnellsmithii), la jacaranda es un marcador temporal que anuncia el inicio de esta estación y, si bien muchas versiones la consignan como originaria de México, no lo es. Proviene de América del Sur. La zona de distribución que abarcan sus cerca de 50 especies se extiende por Brasil, Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Perú y Ecuador, en un ecosistema llamado selva baja caducifolia o bosque seco. De ahí que erróneamente se sostenga que proviene de regiones semiáridas. En Ciudad de México empieza a florecer a principios de marzo y va dejando una alfombra violeta en las banquetas y las calles hasta mayo. Por la forma en que echa raíz, las aceras no le tienen tanto aprecio, aunque no es tan temida como los árboles del hule (Ficus elastica).

LA HISTORIA

Cómo llegó este árbol a nuestro país tiene una historia mucho más opaca que su floración. En primer lugar, es una especie que se catalogó “tarde”. Fue descrita por David Don apenas en 1822 y, bien pensado, se puede establecer cierto paralelismo poético, pues la fecha en que la jacaranda es consignada en el mundo científico occidental ocurre apenas un año después de que México ingresara al orbe político como país independiente.

Sin embargo, la historia que nos ocupa se lleva a cabo poco menos de un siglo después, justo cuando comienzan los preparativos para la celebración del centenario del inicio de la Independencia. Hay dos versiones principales de este acontecimiento. En la que consigna originalmente Sergio Hernández Galindo, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Tatsugoro Matsumoto, jardinero imperial japonés –que no es poca cosa–, y su hijo Sanshiro serían los introductores de esta especie. La otra es la versión presentada por el doctor Robert Bye Boettler, investigador del Instituto de Biología de la UNAM, en la que, ya hacia finales del siglo XIX, el botánico mexicano Mariano de la Bárcena recomendaba plantar jacarandas en su tratado de silvicultura, es decir, como árbol maderable –no de ornato–, porque la madera de este árbol era muy apreciada para la fabricación de muebles finos y pianos. Según esta línea, el introductor de las jacarandas en México sería el gobernador porfirista Teodoro A. Dehesa, quien estuvo a la cabeza del estado de Veracruz durante cinco periodos consecutivos, desde 1892 hasta 1911; en esta misma línea, el ingeniero Miguel Ángel de Quevedo, quien fue varias veces jefe del Departamento Forestal, habría sido el primero en sembrar, aclimatar y trasplantar los primeros árboles a los camellones, las aceras y los parques de Ciudad de México. Las semillas habrían sido importadas de Manaos, Brasil.

La otra versión sostiene que Tatsugoro Matsumoto respondió al encargo de Óscar Heeren Massa, político peruano que deseaba que Matsumoto diseñara un jardín para Quinta Heeren, en Lima. En su camino a Perú, en 1888, el barco hizo una escala de cinco días en México, durante los cuales el jardinero percibió el aprecio que los mexicanos tenían por las flores. Ya en Perú, y con el encargo cumplido (1890), conoció al hacendado mexicano José Landero y Coss, quien, impresionado por su trabajo, le pidió el diseño de un jardín para su hacienda en San Juan Hueyapan, Hidalgo. Tras la conclusión del encargo, Matsumoto regresó a Japón para visitar a su familia y prometerle que, cuando hiciera fortuna, regresaría por ella. Nunca lo hizo. Marie Matsumoto cuenta que su bisabuelo, al regresar de su viaje a Japón en 1896, y tras algunas estancias en Estados Unidos, decidió vivir en México, y la florería que lleva su apellido cuenta con registro de comercio desde 1898.

Hacia 1900, el trabajo de Matsumoto ya era muy reconocido entre la clase alta mexicana, al grado que el presidente Porfirio Díaz le encomendó el cuidado de los jardines del Bosque de Chapultepec y los arreglos florales de la presidencia. Esta relación con la presidencia mexicana no caducaría con el inicio de la Revolución y la dimisión de Díaz, sino que perduraría hasta mediados del siglo xx, con el mandato de Manuel Ávila Camacho.

Continue reading your story on the app

Continue reading your story in the magazine

MORE STORIES FROM NATIONAL GEOGRAPHIC EN ESPAÑOLView All

Esta primavera, ayuda a los animales silvestres y sus crías con proyectos caseros y no intervengas si no hace falta.

Planeta posible

1 min read
National Geographic en Español
Abril 2022

Ratones y humanos: imagina todo lo que ven

Neurociencia

1 min read
National Geographic en Español
Abril 2022

La extraña maravilla de los hipocampos

Parecen una mezcla de otros animales, los machos dan a luz y aún tenemos mucho que aprender de ellos. Sin embargo, estos peculiares peces están amenazados.

7 mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

Hacia la montaña, a un mundo perdido

Una cima plana en lo alto de la selva amazónica ofrece a los investigadores la oportunidad de identificar especies nuevas y develar los secretos de la evolución. El mayor reto: llegar ahí.

10+ mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

La zona de conflicto

Un fotógrafo captura el enfrentamiento entre humanos y chimpancés en un poblado de Uganda.

6 mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

El ajuste de cuentas de Sudán

Los jóvenes sudaneses se inspiran en el pasado para demandar un mejor futuro.

10+ mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

Todo por un canto

La pasión de Cuba por las aves canoras silvestres las pone en riesgo.

7 mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

Surfear montañas

Justine Dupont, surfista francés de olas grandes, monta un coloso de Nazaré durante una competencia en 2020.

4 mins read
National Geographic en Español
Abril 2022

Defender la tierra, pagar con sus vidas

Desde 2016, 1 297 líderes comunitarios han sido asesinados en Colombia por resistirse a la intervención de desarrolladores y cárteles de la droga.

10+ mins read
National Geographic en Español
Marzo 2022

Sin Ocultar

La búsqueda de una buceadora por conocer las historias de quienes se perdieron en los barcos esclavistas revela el lado humano de una época trágica y la ayuda a conectar con la rica historia de su familia.

10+ mins read
National Geographic en Español
Marzo 2022