Revista Moi
No Te Subas Al Ring Image Credit: Revista Moi
No Te Subas Al Ring Image Credit: Revista Moi

No Te Subas Al Ring

Si “mañana lo vemos”, “luego lo platicamos” y “ya mejor ni digo nada” son parte de tu repertorio de respuestas anticonfrontaciones… Houston, tenemos un problema. Rumiar mentalmente cómo y cuándo responder si algo te molesta y al final no tener los huevos para hacer algo al respecto puede ser el origen de todos tus males.

Tere Diaz

Mucha gente cree que confrontar es estar todo el tiempo buscándole seis pies al gato y echarle bronca hasta al perro que va pasando, pero en realidad se trata de poner sobre la mesa las situaciones que nos hacen mal para poder hacerles frente. Si las evadimos, trai cionamos nuestro sentir y pensar, y la supuesta paz que intentamos mantener no diciéndolas se revierte contra nosotros y nos causa malestares emocionales —como ansiedad o resentimiento—, deterioro en nuestras relaciones familiares, laborales y sociales, y hasta achaques físicos. No tener los huevos de expresar lo que sentimos, pedir lo que necesitamos, poner un alto a lo que nos perjudica y honrar lo que valoramos nos lleva a una calidad de vida mediocre.

Entendamos algo: los problemas son parte de nuestra vida y los abusos y maltratos están a la orden del día, por eso pretender que no tenemos broncas es imposible. Aprender a confrontar y desarrollar estrategias eficaces y constructivas no solo nos hará sentir mejor, también nos ayudará a funcionar de manera oportuna ante cualquier situación que se nos presente y a aumentar nuestra autoestima.

¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO TRABAJO CONFRONTAR? Sería obvio y simplista decir “pos para evitar conflictos”, porque todos sabemos que debajo de esa respuesta se esconden otras causas. Entender esas causas es el primer paso p


Continue Reading with Magzter GOLD Subscription

Log in if you're already a subscriber

Get unlimited access to thousands of curated premium articles and 5,000+ magazines

Try FREE for 7 days

More from Revista Moi