Revista Moi
ES PARA EL PRIMO DE UN AMIGO Image Credit: Revista Moi
ES PARA EL PRIMO DE UN AMIGO Image Credit: Revista Moi

Es Para El Primo De Un Amigo

Primero muerto que aceptar que sufres de hemorroides, pero muchas más personas de las que crees pasan por lo mismo. Y sí, pueden llegar a ser un infierno.

Sientes un pesar terrible cada que sabes que tienes que ir a hacer del dos? ¿Oyes hablar de hemorroides y te pones rojo, pero nunca aceptarías que las tienes? O peor, ¿ni sabes qué tienes y crees que la sangre es porque comiste betabel?

A ver, primero que nada, tienes que saber que todos tenemos hemorroides. Sí, son venas que se localizan en el conducto del ano y forman parte de la anatomía y fisiología de esa región. O sea, TO-DOS tenemos. Y como cualquier parte del cuerpo, no sabemos ni qué hacen hasta que nos empiezan a molestar. En este caso, si sientes que algo ahí abajo anda mal, quiere decir que seguramente han aumentado de tamaño, es decir están hinchadas y ya te estorban.

¿DE QUIÉN ES CULPA?

No solo es herencia, pero lo que seguro sí viene de nuestros papás es un estilo de vida (hábitos de ir al baño, tipo de alimentación) que sí puede influir en sufrir un problema de hemorroides. ¿Hay otro factor que sí sea hereditario? El estreñimiento, que cuando no es tratado de forma adecuada, muy probablemente acabará en la tortura de no querer sentarse en el escusado.

Como siempre, la forma en la que llevas tu vida va a tener una gran influencia en las enfermedades que tengas. Otras causas que pueden producir o exacerbar las hemorroides son diarreas continuas, obesidad


Continue Reading with Magzter GOLD Subscription

Log in if you're already a subscriber

Get unlimited access to thousands of curated premium articles and 5,000+ magazines

Try FREE for 7 days

More from Revista Moi