La victoria de Suecia

Vanidades México|Julio 13 - 2020

La victoria de Suecia
Heredera al trono contra viento y marea, su vida no ha sido un cuento de hadas. Como muchas mujeres, la princesa Victoria, quien este mes cumple 43 años, ha superado obstáculos que la prepararon no solamente en la vida, sino para ser reina.
SANDRA MENESES

A quella pequeña princesa nacida el 14 de julio de 1977 no tendría mucho de qué preocuparse. La hija del rey Car-los Gustavo de Suecia no llevaría la responsabilidad de convertirse en monarca, aunque fuera la primogénita de la casa Bernadotte, ya que la ley sálica aún imperaba en la Suecia de los 70; sin embargo, el soberano fue informado por los médicos que su esposa, la reina Sylvia, entonces de 34 años, ya no tendría más hijos. Así, el gobierno de su nación actuó a fin de que se reformara la ley para que el primogénito se convirtiera en heredero a la Corona sin importar su sexo.

Se rumora que a Carlos Gustavo no le gustó la decisión y la aceptó a regañadientes. Más tarde su esposa volvió a embarazarse y el 13 de mayo de 1979 nacía el deseado varón: Carlos Felipe, para alegría, orgullo y tranquilidad del monarca, que de inmediato lo nombró heredero al trono. El gusto le duraría poco y es que la nueva década transformaría el liderazgo en la Casa Real: la abolición de la ley sálica tres años atrás, impulsada por grupos feministas, fue retroactiva en 1980, a pesar de la feliz llegada al mundo del pequeño príncipe de Suecia.

De este modo, la vida cambió en la casa de los Bernadotte: al bebé Carlos Felipe le fue retirado el título de príncipe heredero y Victoria inició su trayecto como futura reina de Suecia.

Las preocupaciones de una niña

Con sólo tres años de edad, los obstáculos no tardaron en empezar para la pequeña, que padecía dislexia (trastorno que afecta la habilidad para leer y, por tanto, el proceso de aprendizaje), al igual que su padre y su hermano, según confesó ella misma a la televisión pública sueca al cumplir 40 años. Dicha condición provocó el acoso de sus compañeros de escuela, que se burlaban de ella porque no aprendía tan rápido como se esperaba. “Antes de saber qué ocurría pensaba que era tonta y torpe”, reveló en agosto de 2002 durante un seminario en la Universidad de Örebro, que abordaba el acoso psicológico en el sistema educativo.

Aquella vez contó que, aunque parece ‘simple’, la dislexia es un problema grave. “Pero no puedes vencerte. Mi madre contrató a un profesor particular para que no me atrasara (en la escuela) y estuviera en mi nivel… Yo prefería jugar, pero con un poco de sacrificio conseguí ir al mismo ritmo que el resto de mis compañeros”.

Y sí, logró prepararse bien en la escuela pública, a la que asistió hasta la mayoría de edad; no obstante, dos años después padecería otro desorden severo que trastornaría su vida.

Delgadez extrema

Cuando a los 18 años fue nombrada heredera al trono, las imágenes mostraban a una joven feliz, con un vestido azul intenso, una tiara divina y un collar y aretes de perlas. Victoria se veía radiante y ligeramente regordeta. Era el 14 de julio de 1995.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Julio 13 - 2020