Juan Carlos I y Sofía ¿Juntos hasta el final?
Vanidades México|Enero 01 - 2020
Juan Carlos I y Sofía ¿Juntos hasta el final?
El comportamiento distante del rey emérito le habría pasado factura en su última intervención hospitalaria. Y es que, a través de los años, se ha ganado a pulso la indiferencia de su esposa.
Por María del Carmen López

Desde aquel memorable día en que un apuesto Juan Carlos I le entregaba a la joven Sofía de Grecia la sortija de compromiso, era posible anticipar que sus modos, entonces considerados como una bocanada de aire fresco, no eran mas que un aviso de su futura indiferencia.

Fue un 12 de septiembre de 1961, en el hotel Beau-Rivage de Lausana, Suiza, durante la inauguración del pabellón griego, cuando la futura monarca de España escuchó con gran fuerza la frase: “¡Sofi, atrápalo!”.

Más tarde, confesaría a su biógrafa, Pilar Urbano, autora de La reina, el motivo de aquel gesto: “Me lanzó por el aire un paquetito con una cajita y dentro había un anillo”. Y así de informal y nada romántico, se selló el compromiso de la pareja que reinaría España.

El enlace real parecía una promesa de amor eterno y consuelo entre una princesa que había estado perdidamente enamorada del príncipe Harald de Noruega (cuyo corazón le pertenecía a Sonia Haraldsen) y un joven español llamado a ser soberano, quien, por cierto, renunció a su primer gran amor (María Gabriela de Saboya, hija de Humberto II, el último rey de Italia) porque así le convenía a su futuro.

Las ofensas del rey

● Según el periodista español Jaime Peñafiel, la pareja visitó a un experto para salvar su relación, quien les recomendó hacer sus vidas por separado y redactó reglas de convivencia que firmaron en un documento conocido como Carta de Naturaleza.

● Durante la Copa del Rey, en Mallorca, Juan Carlos I abandonó el grupo con el que estaba, incluida la reina, y pronunció: “Perdonad, voy a saludar a mis suegros”, refiriéndose a los padres de su amante, Marta Gayá, asegura El País.

● En 1990, durante un viaje a Suiza, el royal exigió cenar a solas con su esposa. No era una cita romántica. En realidad, aprovechó para decirle, con desprecio: “Vete a vivir a Londres”.

● En 2012, España supo de la presencia de Corinna en el hospital, tras la caída del rey en Botsuana. Cuando la reina salió del lugar, un grupo de mujeres gritaba “Corinna no, Sofía sí”. La royal se retiró a punto de llorar.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Enero 01 - 2020