El equilibrio según Jennifer Lopez
Vanidades México|Agosto 15 - 2020
El equilibrio según Jennifer Lopez
Ya era una superestrella, pero su actuación en el Super Bowl, a inicios de 2020, selló su coronación como role model global. A sus 50 años, no hay duda alguna: es el epítome de la mujer contemporánea, pero ¿cómo se construyó a sí misma?
Por Mónica Isabel Pérez

No hay pruebas, pero tampoco dudas: millones de mujeres en el mundo responderían “sí” sin chistar a la pregunta: “¿Te gustaría ser como Jennifer Lopez?”. Pero en realidad sí existe evi-dencia, y son las miles de búsquedas en Internet que se hacen cada día sobre su dieta, rutina de ejercicio y ‘trucos’ para cuidar su piel y cuerpo. Sin embargo, ella es más que su deslumbrante apariencia física. La mujer a la que admiramos se ha construido en 50 años y poco más de 30 lo ha hecho ante el público. Si ser como ella sólo implicara imitar los retos físicos que se impone a diario, bastaría fuerza de voluntad con el fin de conseguirlo. Pero para ser quien es actualmente se requieren habilidades como perseverancia, paciencia, tolerancia a la frustración y un inagotable sentido del humor.

El efecto Jennifer

Es importante buscar cada oportunidad para mostrar gratitud, porque ésta hace eco”, asegura Lopez. Viste una blusa beige de cuello de tortuga que combina con su pelo castaño. Y la cámara sólo deja ver, del espacio en el que se encuentra, detalles de mobiliario en las mismas tonalidades, lo que crea un glamuroso, pero no excesivo halo dorado alrededor suyo. Está en un lujoso hotel de Beverly Hills, en compañía de Rosalía, una de sus miles de fans. La cantante, actriz y empresaria narra que la conoció hace unos años en el backstage de un concierto y no la pudo sacar de su mente, y es que en aquella ocasión Rosalía estaba con su pequeña hija Zoe, quien padece parálisis cerebral, “un corazón puro”. “Las admiro por su espíritu alegre”, y confiesa que son su inspiración. Así comienza Thanks a Million, la serie documental de la que es productora ejecutiva y que puede verse en la plataforma de streaming Quibi. Se trata de una cadena de agradecimientos en la que 10 celebridades regalan 100 mil dólares cada una a alguien que haya marcado su vida. El beneficiado debe, a su vez, obsequiar 50 mil a otra persona que deberá darle 25 mil a alguien más, cerrando así el ciclo de un millón de dólares otorgados como una entrañable manera de decir “gracias”.

Mientras Jennifer habla, juega y ríe con Rosalía y Zoe, vemos a la mujer que todas desearían ser. Ahí, en esos momentos, encontramos la esencia de lo que nos ha deslumbrado. No es ella bailando junto a Shakira en el Super Bowl brindando uno de los espectáculos más exitosos de los últimos tiempos: mujeres, latinas y de poco más de 40 años dando una lección de condición física al mundo, porque aunque algo hay de ello, lo que completa el “efecto Jennifer Lopez” es su sonrisa, calidez, intención y, por supuesto, su autenticidad y madurez.

Todo está en la raíz

“No importa adonde vaya, sé de dónde vengo”, dice su biografía de Instagram. Y, tal vez, hoy día se ría de aquella mujer que un día jugó a ser una joven audaz que no temía decir que Salma Hayek era “una bomba sexual, y ése es el tipo de personajes que hace”, que Madonna le parecía “una gran performer, pero no una buena actriz”, que ella tenía “el brillo del estrellato” y que, “aunque nadie lo creyera, le estaban pagando menos de lo que merecía”. Para entonces había conseguido ser la primera actriz latina en ganar un millón de dólares por su protagónico en Selena, aunque estaba consciente de la brecha salarial en Hollywood.

Era una pionera atrevida que no evitaba caer en la frivolidad. No sólo vivió romances tormentosos y protagonizó la lista de las parejas superpoderosas de Hollywood, sino que fue parte del libro de leyendas de la excentricidad del estrellato (cómo olvidar el inodoro portátil con joyas incrustadas que su ex Ben Affleck le obsequió para sus giras). A Jennifer no le faltó extravagancia y tampoco admiradores, porque desde que apareció en la pantalla grande se notó su ‘brillo de estrellato’, pero esa chica de excesos materiales e inestabilidad afectiva aún no era la mujer que todas aspiran ser, por mucho que su icónico vestido verde de Versace haya impactado tanto al mundo que, cuando lo usó, provocó el nacimiento de Google Images.

Llegar a ser una misma toma tiempo

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Agosto 15 - 2020