Málaga imparable

National Geographic Traveler en Español|Marzo 2019

Málaga imparable

En la última década, Málaga reivindicó la herencia de Picasso, se lavó la cara y, presumiendo su buen clima, atrajo grandes museos, festivales y cruceros. Antes fenicia, romana y musulmana, hoy la ciudad parece tenerlo todo y busca un crecimiento sostenible para no olvidar su identidad.

Por Pablo Zulaica

COMO EN OTRAS CALLES DEL CENTRO DE MÁLAGA, POR CALDERERÍA YA NO PASAN AUTOS, Y EL ANDAR DE LUGAREÑOS Y TURISTAS PULE AHORA SU PISO DE MÁRMOL.

La gente dice que ha sido cosa de 10 años. En las fachadas, el minimalismo de los bares de tapeo modernos y las franquicias de moda contrasta con los nombres, casi como versos, de hermandades religiosas y mosaicos de vírgenes barrocas hechas en cerámica esmaltada. La Málaga de hoy conserva rincones de la Málaga de ayer y los convierte en iconos. Pero en Calderería, a dos calles de donde estudió Picasso y a cuatro de Larios, un rótulo viejo de letras tiesas se asoma entre las sombrillas y toneles del gastrobar que ahora tiene enfrente. Aquel escaparate pequeño de calzado deportivo, pelotas de futbol y raquetas hoy apenas tiene algo de ropa para runners y un letrero que anuncia “liquidación por jubilación”, pegado desde dentro.

Desde su apertura en 2011, el Muelle Uno se ha convertido en parte esencial de la vida en Málaga y su diseño moderno convive con la ciudad tradicional (págs. anteriores). FOTOS: ISTOCK (PÁGINAS 68-69, 70)

“Nos vamos como vinimos: en pantalón corto –dice Juan Trujillo, con humor y acento sureño, en la tienda que atiende desde hace casi medio siglo–. Lo que más novio tiene aquí es eso: el ventilador”. En 1972, él y Antonio Bonilla compraron a Emilio Zulaica, primo de mi padre, Deportes Zulaica, un negocio abierto desde 1940; hoy atienden a sus últimos clientes, casi todos runners. “Adiós a la meca de los corredores malagueños”, tituló un diario local. “Aquí se nos ha puesto gente a llorar –dice Juan–. Seguiríamos un par de años, pero no interesa. Se pondrá más difícil; abrirán un barco de franquicias, Nike y todo, junto al aeropuerto”. Y como ellos, varios más. Todo ha sido cosa de 10 años.

Unos se dan un momento mientras otros, como Félix (izq.), hacen músculo al peinar la uva para reasentarla.

Con el Partenón coronando la Acrópolis en lo alto, los visitantes de la plaza Monastiraki, en Atenas, recorren los puestos del mercado en busca de recuerdos.

En la catedral de Málaga, una de las mayores de España, el estil renacentista se impone al gótico y barro . A sus pies, en la plaza del Obis o abundan las ter azas.

Que cierre una tienda así pasa en toda España y en muchos otros sitios, pero quizá un poco más en Málaga, donde las rentas viejas del centro se modernizaron y esos cerca de 60 metros cuadrados ahora valen 5 000 euros al mes. En el Muelle Uno, un flamante paseo comercial junto al Centre Pompidou y a la dársena en la que hoy atracan cruceros, abrir un chiringuito (palapa) cuesta unos 7 000 euros mensuales y, en los locales superiores, 15 000. Veo las fotos de mi visita anterior, en 2007, y no es que no estuviera el Muelle Uno, sino que no había un alma. No estaba el Pompidou, la tienda de Hugo Boss o el restaurante del chef José Carlos García. Tampoco el Wind Surf, crucero emblema de Windstar Cruises, ni la gran pérgola que, junto a sus amarres, tapa el sol a unos franceses, a aquellas rusas y a alguno que otro malagueño. El muelle era un solar de la autoridad del puerto, parte de una ciudad sin vocación ni convicción previa al año cero, cuando un turista podía decirle a un malagueño que Pablo Picasso era catalán o parisino.

EL AÑO CERO DE MÁLAGA

“Solo hay un sitio donde nació Picasso, y es Málaga –me dice Pilar Martínez en la sala de café del diario Sur, donde escribe la sección de turismo desde 2002–. Se unieron varias fuerzas. Su casa natal no estaba muy potenciada. Con la familia se logró hacer el museo y se pensó que Málaga tenía que configurarse como destino cultural y urbano. La bandera del despegue turístico ha sido el nombre de Picasso”.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Marzo 2019