MI CIUDAD SAN DIEGO
National Geographic Traveler en Español|Octubre 2020
MI CIUDAD SAN DIEGO
Las playas pueden ser el mayor atractivo, pero los diversos barrios del sur de California son igualmente llamativos, con lugares hippies, cultura activista y cocina de inspiración mexicana que esperan ser descubiertos.
​​​​​​​Julia Buckley

La ciudad más austral de California es difícil de precisar. Está llena de turistas que van a SeaWorld y se dejan llevar por los bares del Gaslamp Quarter, lo que distorsiona las primeras impresiones. Así que hay que profundizar. Como comparte frontera con México, esta es una ciudad de taquerías, restaurantes de mole y bares de mezcal donde se fusionan sensibilidades bilaterales. Incluso tierra adentro, si no andas en chanclas, estás muy vestido para las playas de la urbe. Cada barrio tiene su identidad, desde el lujoso Coronado y Ocean Beach con olor a cannabis hasta La Jolla y Pacific Beach, con leones marinos y surfistas.

Downtown

Caldo de huesos, pizza “radical” y todas las frutas y verduras que puedas desear, exhibidas bajo el sol californiano. Es sábado por la mañana en el centro de la ciudad, y parece que la mitad de San Diego ha venido al Little Italy Mercato Farmer’s Market.

Esto, pocas cuadras al norte del Gaslamp Quarter, es el verdadero San Diego. Los italianos llegaron aquí para trabajar en la pesca de atún; hoy, esta zona de poca altura a sotavento de los rascacielos del centro es una de las más bellas de la ciudad. Y los sábados es aún más hermosa, cuando más de 200 puestos se amontonan en la empinada Date Street.

Por supuesto, esto es la pequeña Italia por una razón. Entonces, mientras las familias ingresan a Salt & Straw para comprar helados hechos con productos de agricultores locales (piensa en sorbetes de miel de lavanda, tomate, fresa y aceite de oliva), estoy en Filippi's Pizza Grotto, restaurante y tienda delicatessen con botellas de vino colgadas del techo y mal arte en las paredes. Pido un cannolo siciliano, una masa de hojaldre rellena de ricotta dulce.

Al sur de Gaslamp está Barrio Logan, un histórico punto mexicano. Aunque su principal atractivo son sus nuevas galerías y bares, todavía es posible encontrar escondrijos tradicionales en Logan Avenue, si sabes dónde buscar.

En el restaurante mexicano La Fachada me uno a la fila de habla hispana que espera su turno para ordenar el almuerzo en el mostrador. En una habitación de paredes beiges con mesas de formica, un anciano bebe cerveza Corona y ve lucha libre en la televisión. Me traen tortillas suaves tan gruesas que no hay forma de que pueda cerrarlas. El pescado es celestial: una lonja suave y frita, espolvoreada con pimientos, cilantro y salsa picante.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2020