LORETO EL CORAZÓN DE LA BAJA SUR
National Geographic Traveler en Español|Octubre 2020
LORETO EL CORAZÓN DE LA BAJA SUR
Más allá de la meca turística de Los Cabos y el atractivo urbano de su capital, la más sureña de las Californias (territorio colonial en los actuales estados de California, en Estados Unidos; Baja California y Baja California Sur, en México) resguarda una riqueza natural e histórica en medio de exuberantes ecosistemas que contrastan entre sí para abrir una ventana al tiempo y un abanico de experiencias sin igual.
Erick Pinedo 

Las icónicas pitayas, cactus que pueden crecer durante siglos hasta superar los 18 metros de altura, son parte de paisaje de la Baja Sur.

CAPITAL DE LAS CALIFORNIAS

Tras la conquista de Tenochtitlan, motivado por historias sobre ciudades legendarias y repletas de riquezas al noroeste del continente, Hernán Cortés ordenó a sus hombres proseguir con las expediciones para ampliar los dominios de la Corona y su propia autoridad. Sin embargo, al no haber encontrado más que arena, mar y un desierto despiadado que quemaba las cosechas y secaba los escasos depósitos de agua, los primeros exploradores tuvieron que abandonar sus intentos por establecer un asentamiento permanente en lo que en aquel entonces se creía era la “isla de California”.

Fue a finales del siglo XVII que misioneros como el padre Kino –quien comprobó que la Baja en realidad era una península– y Juan María Salvatierra, con ayuda de nativos pericúes, guaycuras y cochimíes, lograron fundar la primera misión de la zona: Nuestra Señora de Loreto Conchó.

La misión de Nuestra Señora de Loreto fue la base para fundar la primera capital de las Californias, que hoy es un sitio turístico importante con su malecón (p. op., sup.) y vida noctura (p. op., inf.).

Madre y cuna de las misiones, hoy este templo marca el corazón de la ciudad, de la provincia, del estado, de la península y de toda la región californiana. Su retablo coronado por una escultura de la patrona del pueblo, la virgen de Loreto, se encuentra flanqueado por 15 óleos coloniales que acaban de ser restaurados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Báñate en la historia sudcaliforniana a un costado de esta iglesia, en el Museo de las Misiones de Baja California, donde se resguarda una serie de herramientas y objetos pertenecientes a los nativos de la región y a los misioneros que colonizaron estas inhóspitas tierras.

Al terminar, deambula por el malecón y disfruta el atardecer sobre la barra del puerto, junto a las esculturas de leones marinos que observan hacia el golfo. Al caer la noche, visita las calles empedradas del Centro, con sus edificios históricos, tiendas de artesanías y bares bohemios, hasta encontrarte con el kiosco principal y el Ayuntamiento, que exhibe obra contemporánea y muralismo de identidad local en su interior. Para culminar, a tan solo unos pasos, una pizza a la leña y una cerveza artesanal elaborada in situ aguardan en El Zopilote Brewing Co. mientras la música en vivo transita por las mesas al exterior.

SANTUARIO DE LA BALLENA GRIS

Cruzar la península de costa a costa desde Loreto, atravesando la sierra de la Giganta, toma cerca de dos horas en automóvil.

Sal temprano –mucho– y observa el amanecer elevarse desde el horizonte sobre el golfo de California, mientras la luz descubre chollas y pitayas, cactus nativos que –los últimos– pueden alcanzar hasta 12 metros de altura y tapizan el árido desierto bajacaliforniano.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2020