ESTAMBUL
National Geographic Traveler en Español|Octubre 2020
ESTAMBUL
Esta ciudad que se extiende por Europa y Asia ha encontrado su de la cocina tradicional turca.
PAUL OSTERLUND

Si buscas algo para absorber los excesos de la noche a las cuatro de la mañana, no tendrás problemas para encontrarlo en Estambul. Nunca estarás muy lejos de un café compacto que vende döner cortado directo del trompo o de un vendedor ambulante que ofrece arroz untuoso salpicado de garbanzos y pedazos de pollo en un pequeño carro iluminado por una sola bombilla. Esta es en realidad una ciudad de 24 horas.

La metrópoli más grande de Turquía y Europa tiene una posición geográfica inusual. Dividida en dos por el Bósforo, que conecta los mares Negro y Mármara, sus costas rodean la expansión urbana en ambos lados del estrecho. Y, si bien este es un lugar que se ha definido por sus multitudes, sus 16 millones de habitantes traen consigo una energía que se traduce en una rica y diversa escena gastronómica.

La ciudad es hogar de una fuerte tradición culinaria que refleja a sus residentes, quienes han llegado de toda Turquía y más allá con sus propias recetas y cocinas. A este respecto, Estambul es prácticamente la nación entera en sí misma.

Los aventureros gastronómicos pueden vagar de un rincón a otro solo para probar un manjar específico que a menudo no está disponible en ningún otro lugar, excepto en su región de origen. La cocina de la región de Antep, en el sureste de Turquía, por ejemplo, se puede degustar en Köyiçi, un barrio estambulí apodado Pequeña Antep.

Además de los carros de comida callejera con bocados baratos y sabrosos, encontrarás asadores que sirven brochetas de kebab y meyhane (tabernas tradicionales) y ofrecen una variedad de meze servidos con vasos de raki, el licor anisado preferido de Turquía. También hay cafeterías de comerciantes del vecindario que ofrecen alimento asequible y reconfortante para quienes están en movimiento, además de algunos de los restaurantes de alta cocina más reconocidos del orbe.

Sin embargo, no todo es cocina tradicional. Una vez considerada ligeramente por detrás de otras urbes mundiales en términos de tendencias, tanto culinarias como de otro tipo, Estambul se pone al día más rápido que nunca con una nueva ola de restaurantes de moda que ofrecen comida y bebida tan fotogénicas como deliciosas. Hay cafeterías y bares vanguardistas de la tercera ola que sirven cerveza artesanal local y parrilla estilo americano, los cuales no se podían encontrar en ninguna parte hace una década. Incluso hay un sitio que vende versiones experimentales de poutine. Nunca te faltarán oportunidades para comer, así que llega con hambre.

UN DÍA EN

KADIKÖY

Toma un simit fresco, el anillo de pan con semillas de sésamo omnipresente en Turquía, y únete a los viajeros en el ferri. Te llevará de Karaköy, en BeyoÄŸlu, del lado europeo, al distrito de Kadıköy, en Asia. A bordo, pide té negro, que tiene un color rojo seductor en un vaso con forma de tulipán, para disfrutar tu simit.

En el viaje de media hora podrás ver ambos lados de la ciudad desde el Bósforo. Al pasar por la “Península Histórica” echa un vistazo a algunos de los mayores atractivos de la ciudad vieja, como Santa Sofía y Topkapi.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2020