La Muuchatena o la fiesta de los Sanjuanitos
México Desconocido|Junio 2018
La Muuchatena o la fiesta de los Sanjuanitos

Visitamos la costa central de Nayarit, donde el río San Pedro Mezquital se vierte a las llanuras costeras. La razón es que este 24 de junio el pueblo nayeri (también conocido como pueblo cora) celebra la ceremonia del sagrado sitio de La Muuchatena, un enorme peñón de roca, situado a orillas del río San Pedro Mezquital, justo en la desembocadura del arroyo El Naranjo.

Por Francisco Samaniega. Foto: Alfredo Martínez

En medio, pues, de una concentración multitudinaria de peregrinos nayeri (coras), pero también de wixaritari (huicholes), áudam (tepehuanos del sur), náhuas (mexicaneros) y mestizos nayaritas, ocurre la más accesible e importante esta regional a las deidades del agua de estos pueblos originarios. Esto es, en la gura de sus es culturas de San Juan Bautista, como efecto sincrético de un catolicismo popular igualmente presente. Aquí, son tres las comunidades vecinas cuyas veredas y calles convergen hacia este sitio sagrado: las nayeri de Presidio de los Reyes y de San Juan Corapan, y el pueblo mestizo nayarita de San Pedro Ixcatán. Con total respeto a sus usos y costumbres y a su institucionalidad, es posible acudir, observar y disfrutar de esta ceremonia ancestral.

En la sierra del Nayar

Partiendo de la ciudad de Tepic rumbo hacia el puerto de Mazatlán, Sinaloa, nos separamos de la carretera federal 15 México-Nogales a n de atravesar la bulliciosa ciudad de Estación Ruiz, Nayarit. Ahí pues, tradicional centro de intercambios comerciales entre la costa y la sierra nayaritas, nos surtimos de un poco de despensa jugos y agua y comimos sus deliciosas piñas criollas. Luego, tras atravesar el puente de la autopista de cuota Tepic-Mazatlán (que igualmente conduce hacia este mismo punto), seguimos la carretera interior pavimentada hacia La Muuchatena, pero hacia la Mesa del Nayar y Jesús María.

Pronto nos encontramos con el pueblo de El Venado y, ya disfrutando de la espesa selva que acompaña el espectacular encajonamiento nal del río San Pedro Mezquital, en medio de tupidos cafetales y olorosos cultivos de piña, dimos por n a nuestro destino: San Pedro Ixcatán, el único de esos tres pueblos vecinos que se sitúa a la vera de dicha carretera.

Caminando, hubo que pasar el San Pedro Mezquital por la hilada de cantos que le sirve de puente en tiempos de estiaje. Un refresco comercial calma nuestro calor mientras buscamos la casa del Tatuán el Gobernador nayeri de San Juan Corapan. No siendo posible que nos recibiese por hallarse ayunando (concentrado en sus oraciones), los comuneros nos reciben con amabilidad. Les informamos de la razón de nuestra presencia y somos bienvenidos. Luego lo hicimos también en la vecina comunidad originaria, Presidio de los Reyes. Mismo caso. Las comunidades ya estaban concentradas en torno a sus “sanjuanes”, esculturas atesoradas desde los viejos templos virreinales, y a la vez las mujeres lavaban ropa mientas sus niños reían dentro de las aguas: las del último río libre de todo el Pacífico mexicano.

Altares portátiles para los “sanjuanitos” son levantados sobre la arena y orientados hacia el peñón de La Muuchatena.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio 2018