Bajo el suelo de Chapultepec: últimos hallazgos
México Desconocido|Febrero - Abril 2020
Bajo el suelo de Chapultepec: últimos hallazgos
En nuestro ir y venir pasamos muchas veces frente a él, quizá sin reparar en que ha estado siempre ahí y en la cantidad de historias que tiene por contar. Los últimos descubrimientos han arrojado una nueva luz sobre sus orígenes milenarios ¿quieres saber quién es? Aquí te contamos un poco de su historia y los últimos descubrimientos sobre sus primeros días.
Por Karla Otero

Todas las vidas de un bosque

En sus faldas ha sucedido prácticamente de todo: batallas, ceremonias sagradas y celebraciones, exhibiciones de cine. Ha sido lugar de descanso, celebración, acueducto, vivienda, colegio militar, observatorio astronómico, museo, entre otros muchísimos usos y acontecimientos. Se trata nada menos que del Bosque de Chapultepec, recientemente elegido como el mejor parque urbano del mundo por la asociación World Urban Parks.

Aunque su historia está bien documentada —sobre todo desde las épocas en que se le dio un uso habitacional— sus terruños han sido mucho más que eso. Durante el virreinato se usó como un lugar de esparcimiento y descanso, y fue el virrey Luis de Velasco, quien mandó construir un palacio por primera vez en las faldas del cerro. Así transcurrieron más de dos siglos de fiestas, celebraciones y recepción de visitantes distinguidos en los terrenos de Chapultepec, hasta que una explosión en una fábrica de pólvora aledaña pusieron fin a la fiesta virreinal quedando el palacio parcialmente destruido.

Otra fase bien conocida en la vida del cerro es cuando fungió como sede del Colegio Militar, recinto que fue inaugurado en 1843, pero solo fue usado como tal por cuatro años, ya que fue bombardeado durante la invasión estadounidense en 1847, en una brutal acometida que causó la muerte de seis cadetes: los célebres Niños Héroes. El evento provocó que el colegio fuera trasladado a otra zona de la ciudad, y no fue sino hasta la Guerra de Reforma, que el edificio fue ocupado por primera vez como residencia por Miguel Miramón, un ex alumno del Colegio Militar que fue presidente interino del bando conservador.

Pocos años después, vino el periodo del Imperio, cuando Maximiliano de Habsburgo y su esposa, la emperatriz Carlota, lo eligieron como residencia y lo nombraron oficialmente Palacio Imperial de Chapultepec y “Miravalle” y le dieron ese brillo y lucimiento por el que más comúnmente se conoce. Se convirtió en un sitio dedicado al buen gusto, adornado con obras de arte y rodeado de hermosos jardines. Y fue justo ahí que comenzó su tradición como residencia presidencial. Durante el porfiriato, el castillo fue sede del primer

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Febrero - Abril 2020