15 historias reales en destinos sustentables
México Desconocido|Febrero - Abril 2020
15 historias reales en destinos sustentables
Solo hay una cosa que puede equipararse a la belleza de nuestros santuarios naturales, y esa es la fortaleza de espíritu que poseen nuestros campesinos y pueblos originarios. Aquí te ofrecemos 15 proyectos de turismo comunitario en los que el éxito no es más que una lucha continua que incluye mucho trabajo, la colaboración de los viajeros, y cierta esperanza compartida de que un futuro luminoso solo se logra en equilibrio con el entorno.
Por Arturo Torres Landa

1 La Chara Pinta, Sinaloa

A solo dos horas de Mazatlán se localiza el ejido de El Palmito, donde se puede tener un encuentro con el verdor y frescura de la Sierra Madre Occidental, así como con la vida animal que en ella palpita: más de 130 variedades de aves llaman a estas montañas su hogar, pero entre todas destaca la chara pinta por su bonito plumaje y naturaleza endémica; de la importancia de su preservación están bien enterados los pobladores, quienes en 2005 impulsaron la designación de más de 5000 hectáreas de terreno ejidal como reserva natural. Para seguirle la pista a este elusivo pájaro se puede rentar una o varias noches en las cabañas ecoturísticas del ejido, de donde también parten los recorridos por el bosque de encino para divisar otros emplumados, mojarse en arroyuelos de temporada o sencillamente ver el sol posarse tras los acantilados.

El señor Santos Vázquez en años anteriores se dedicaba a la tala de árboles, ahora cuida y monitorea poblaciones de chara pinta y colibríes

2 El Banxú, Hidalgo

Su nombre en lengua hñahñú delata las fuerte presencia del pueblo otomí en este sitio, establecido al norte de Ixmiquilpan, en pleno Valle del Mezquital. Por hallarse justo entre las estribaciones de la sierra y la aridez de esta planicie, El Banxú cuenta con una gran diversidad de paisajes naturales que van del bosque de coníferas al matorral. De modo que no resulta extraño que los vecinos de esta comunidad hayan decididoabrir un parque ecoturístico con el mismo nombre de pueblo, en el cual se puede realizar bicicleta de montaña, pernoctar en zonas de acampado y hacer senderismo. Por si fuera poco, en El Banxú tienen también talleres sobre medicina tradicional indígena y elaboración de pulque, e incluso se imparten clases sobre lengua hñahñú.

3 Tosepan Kali, Puebla

“Nuestra casa” es lo que significa en náhuatl el nombre de este centro ecoturístico, manejado por familias indígenas dedicadas a recolección de café. Organizados como cooperativa, los constructores de Tosepan Kali iniciaron su construcción en 2004 con el objetivo de compartir con los viajeros la forma en que las comunidades nativas de la Sierra Norte de Puebla se organizan y aprovechan los recursos naturales de forma sostenible. Las nueve cabañas que lo conforman están construidascasi completamente con bambú o tarro —como conocen a esta planta en la región—, todas con espléndidas panorámicas de las montañas cubiertas por vegetación. Desde luego, la estancia en Tosepan Kali no está completa si no se realiza una ruta que contemple visitar los talleres de apicultura o las parcelas de cultivo de canela. De esta forma los viajeros podrán valorar la ardua labor que implica llevar los alimentos del campo a la ciudad.

La cadena de televisión británica BBC grabó recientemente para el programa del reconocido chef Rick Stein en esta área de la Chinantla sobre sus sabores, como los frijoles ahumados, la vainilla, los huevos con acuyo y otras delicias locales

4 Santa Cruz Tepetotutla, Oaxaca

Aorillas de los bosques mesófilos y tropicales del norte de Oaxaca ha vivido por generaciones el pueblo chinanteco, que durante años tuvo al cultivo de café de altura como principal motor económico. La crisis de precios de los años 90 los obligó a buscar otras alternativas de subsistencia, y por ello, conscientes de la gran riqueza vegetal y animal que posee su territorio (es una de las pocas zonas donde el jaguar deambula libre), en 2005 se organizaron para formar el Comité de Recursos Naturales de la Chinantla Alta (Corenchi), una alianza entre los pobladores de las comunidades de Santa Cruz Tepetotutla, San Antonio del Barrio, Santiago Tlatepusco, San Pedro Tlatepusco, San Antonio Analco y Nopalera del Rosario.

Entre las acciones del Corenchi se encuentra el impulso al turismo de naturaleza, una actividad que no solo pretende acarrear recursos para los chinantecos, sino también educar sobre la trascendencia ecológica que tienen sus sierras para todo el sureste de México. Uno de los fundadores de este comité es don Pedro Osorio, vecino de Santa Cruz Tepetotutla que, enamorado de la belleza de sus región, se ha capacitado como guía de naturaleza y creado senderos interpretativos que regalan hermosas experiencias de contacto con parajes casi vírgenes. Uno de estos es el Sendero de los Pivotantes, el cual transcurre entre colosales árboles que crecen del cielo hacia abajo, al lado de gigantescos helechos arborescentes y en compañía de cascadas de temporal. Además, en Santa Cruz Tepetotula también se cuenta con dos centros de hospedaje para visitantes, y en compañía de sus visitantes se puede aprender sobre el tejido de palma, la hechura de textiles tradicionales, así como adentrarse en técnicas de cocina indígena con ingredientes salidos de la selva. Una verdadera experiencia de inmersión con el México más verde y auténtico.

5 San José del Chilar, Oaxaca

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Febrero - Abril 2020