Switch to previous version of Magzter
CDMX
CDMX

La CDMX y su zona conurbada cuenta con sus propios templos de culto hacia las culturas periféricas. Desde el extraño museo de the ramones en ecatepec, el bar temático de kiss bajo la tierra y el departamento donde william burroughs asesinó a su esposa.

Arturo.J Flores

TIANGUIS CULTURAL DEL CHOPO

En septiembre de 1993, Sinéad O’Connor visitó el Chopo invitada por Pacho Paredes, entonces baterista de Maldita Vecindad. Cuentan las crónicas que un fan la detuvo para solicitarle un autógrafo en un disco. Se trataba de una grabación pirata del concierto homenaje a Bob Dylan en el que la cantante irlandesa había participado un año antes. En que el fue abucheada porque había roto una fotografía del Papa Juan Pablo II durante su actuación en el programa Saturday Night Live. Impresionada, O’Connor le confesó a Pacho que había buscado esa grabación por todo el mundo y nunca pensó que la encontraría en un mercado callejero de la Ciudad de México. Al final, en vez de firmarle la copia al muchacho, se la acabó comprando.

Historias así alberga el Chopo en sus casi 40 años de existencia. Prácticamente ha visto nacer, crecer, reproducirse y morir a la mayoría de las culturas periféricas. En sus diferentes locaciones, siendo la más reciente y longeva en plena colonia Guerrero, por sus pasillos y 200 puestos, han desfilado los viejos morrales jipitecas, las altísimas crestas del punk, la tristeza del delineado de ojos goth, las camisas cuadriculadas del grunge y últimamente, los anteojos de pasta hipsters.

Internet le clavó una estaca fatal en el corazón al vampiro de los mercados callejeros, una de la que le ha costado mucho trabajo levantarse. Últimamente el intercambio, compra y venta de discos, vinilos, libros, revistas y cassettes ha sido desplazado por la ropa, accesorios y hasta comida vegana. Sin embargo, sábado a sábado, el Chopo se mantiene en pie. Ya no hay conciertos a pie de banqueta pero las actividades culturales, como exposiciones pictóricas y fotográficas, aún tienen lugar bajo sus toldos. Por eso, hay que visitarlo aunque sea una vez en la vida.

Además de Sinéad O’ Connor, músicos notables como Rozz Williams (el fallecido cantante de Christian Death), Juan Brujo (de Brujería) o los integrantes de Sepultura, también se han dejado ver por sus pasillos.

Dónde: Sol y Luna, col. Guerrero

Horario: Sábado, 11:00 HRS a 17:00 HRS

TIP: Terminado el recorrido, puedes tomar una cerveza en “El Español”, una cantina que no se llama así, sino “Benidorm”, pero es conocida por la comunidad chopera como tal. Se ubica obre la misma calle, pero pasando el Eje Manuel Alzate. Existe una mítica rocola en la que se combinan Paquita la del Barrio con grupos de Black Metal.

BOUTIQUE DR. MARTENS

Despectivamente se les dice “para punks de boutique”, pero hay que recordar que el movimiento punk surgió precisamente como eso, un modelo de boutique. A mediados de los 70, el empresario Malcom McLaren quería impulsar a una banda que sirviera como maniquíes humanos para modelar las prendas que vendía en su tienda “SEX”. Los elegidos sólo grabaron un disco que sin embargo se volvió histórico: “Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols”.

Así, el origen de las botas Dr. Martens está ligado a la Segunda Guerra Mundial. Fueron creadas por el doctor alemán Klaus Martens, quien se fabricó un calzado más cómodo después de lesionarse esquiando. Así desarrolló las famosas suelas con amortiguadores de aire. Se volvieron las predilectas de la clase trabajadora, obreros, policías vigilantes y contratistas. Más tarde, las adoptaron los movimientos musicales como los skinheads, los punks y los grunge de Seattle.

La primera boutique de Dr. Martens en México, inaugurada en la col. Roma el 17 de junio de 2014, ha sido sede de conciertos de bandas como Abominables, además de presentaciones de libros, videoclips y lugar de reunión para los fanáticos de la música y la moda alternativa.

Continue Reading with Magzter GOLD

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Enero 2018