La Primera Regla Del Club De La Pelea
Women's Health en Español|Enero 2019
La Primera Regla Del Club De La Pelea

No es la discusión en sí lo que puede hacer que una relación termine, sino lo que ocurre después de ésta. Domina esta parte para salir triunfante cada vez.

Marissa Gainsburg

La próxima vez que alguna de tus enamoradas amigas te diga: “nosotros casi nunca discutimos”, evita la mueca de incredulidad y sonríe. No sólo por ellos, sino también por ti: tu imperfecta relación probablemente se encuentra en un punto mejor. Recientes investigaciones afirman que las parejas que discuten, efectivamente reportaron sentirse más satisfechas y tienen mayores posibilidades de permanecer juntas a largo plazo. “El conflicto ofrece una valiosa oportunidad para que dos personas entiendan cómo pueden ser mejores parejas entre sí”, explica la doctora Holly Parker, psicóloga clínica en Boston y autora de If We’re Together Why Do I Feel So Alone? “La falta de discusión puede significar que ambos están escondiendo los problemas debajo de la alfombra o que son demasiado complacientes, pero de cualquier manera, es imposible que una relación crezca sin reconocer las áreas que pueden mejorarse”.

Seamos claras, no estamos hablando de que peleen una vez a la semana: si estás experimentando un nivel de discusión que los deja sintiéndose estancados, es posible que sea buena idea visitar a un consejero matrimonial para ayudar a suavizar las interrupciones en la comunicación y para aliviar inconvenientes muy arraigados. Sin embargo, si tienen el ocasional gran conflicto que te sacude todo el cuerpo o mini disputas frecuentes sobre cosas como las tareas en el hogar o los planes de viaje, saber cómo recuperarse del enfrentamiento, sin duda, te acercará más a tu pareja. Requiere un poco de esfuerzo pero, con este plan paso a paso, cortesía de los terapeutas, lo lograrás.

Inmediatamente después del problema

1. MANTENER LA CALMA

“A menudo, las discusiones (incluso sobre algo tan tonto como quién ha lavado menos trastes) causan cierto nivel de angustia, haciendo que la adrenalina aumente y los músculos se tensen”, señala Parker. Cuando esto ocurre, es probable que la situación se agrave, mientras que tu habilidad para mantener una conversación tranquila, sin importar qué tan mentalmente preparada te sientas, se esfuma. Así que sepárate de la fuente de estrés (tu pareja) y tómate al menos 30 minutos para reiniciarte a través de una actividad relajante, como una ducha caliente o un episodio de Friends. Pero no te vayas nada más. Di: “Quiero escucharte, pero necesito unos minutos para calmarme, así que voy a hacerlo”, sugiere Parker. Apreciará que también lo estás cuidando a él.

2. REPLANTEA TUS ARGUMENTOS

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Enero 2019