Cuando cayó la bomba

National Geographic en Español|Junio 2020

Cuando cayó la bomba
Más de siete décadas después de haber sido devastada, Hiroshima ha seguido adelante. Pero para los sobrevivientes que quedan, los horrores de un ataque nuclear –y las lecciones de la guerra– siguen vivos.
Por Ted Gup

NUEVE DÍAS DESPUÉS de que lanzaran la bomba sobre Hiroshima, después de que su madre y su hermano de un año de edad murieran y su casa quedara convertida en cenizas, Masaaki Tanabe, de siete años, vio cómo su padre se desvanecía. Sus últimas palabras: “No le veo futuro a un oficial del ejército”. Enemigo implacable de Estados Unidos, el padre de Tanabe murió con su espada al lado. El abuelo de Tanabe quiso conservar la espada de su hijo, pero las fuerzas de ocupación llegaron y se la arrebataron. “Bárbaros”, pensó el joven Tanabe. Estaba decidido a vengarse de Estados Unidos, recuerda. Entendible. No tenía nada ni a casi nadie. Su casa estaba junto a la Exposición Comercial de la Prefectura de Hiroshima, el hoy icónico edificio con la estructura de su domo expuesta, conservado como un llamado a la prohibición nuclear.

Hoy, a sus casi 80, Tanabe es un hombre apuesto de mentón cuadrado y cejas canas. Es la tradición en persona, con su jinbei gris de mangas anchas. También es ingenioso y se sabe adaptar. Se volvió cineasta y estudió gráfica por computadora para poder construir una versión cibernética de la ciudad que la bomba había borrado. El resultado: Message from Hiroshima, una película que incluye entrevistas con sobrevivientes del 6 de agosto de 1945, bombardeo que –junto con la bomba atómica de Nagasaki tres días después– mataría hasta 200 000 personas y obligaría a Japón a rendirse en la Segunda Guerra Mundial, evitando así una invasión de los aliados que habría matado a millones.

Tanabe no habría podido predecir los cambios desgarradores que les esperaban a él y a Japón. Su hija se casó con un estadounidense y se estableció en el país de su marido. Tanabe peleó durante mucho tiempo contra la idea de que ella se había unido al enemigo. Dos o tres años después de la boda, descubrió una carta que su hija había dejado en la base de un Buda de piedra en la prefectura de Yamaguchi, donde su abuelo –el padre de Tanabe– había muerto. En la carta le decía a su abuelo que lamentaba si lo había decepcionado. Con el pasar de los años, Tanabe, como buena parte de su generación, se reconcilió con un mundo que había cambiado.

Setenta y cinco años después del fin de la guerra, la historia de Tanabe es la historia de Hiroshima y del mismo Japón: una mezcla de tradición y modernidad, de una determinación por nunca olvidar, pero también un compromiso por no ser definido únicamente por el pasado. Y, al igual que con Tanabe, los acontecimientos personales y públicos han unido a los dos antiguos enemigos, Japón y Estados Unidos, en un futuro compartido.

Cada 6 de agosto la ciudad rinde homenaje a sus más de 135 000 víctimas de la bomba atómica mediante la suma de más nombres a un cenotafio. El resto de los días del año, tienen la vista puesta en el futuro. Hoy Hiroshima tiene un ardor casi mesiánico en su papel de promotor de la desnuclearización del mundo, pero también es un centro dinámico de recreación, investigación y comercio.

DESPUÉS DE QUE CAYERA la bomba, Hiroshima estaba llena de recuentos milagrosos del restablecimiento de los servicios –agua, electricidad, tranvías– y de héroes imprevistos llegados de cerca y de lejos que ayudaron a devolver a la vida a la ciudad en los años posteriores.

Nano Kamada creció en el campo, a unos 600 kilómetros de Hiroshima. Hasta 1955, cuando aplicaba para la escuela de medicina en la ciudad, no había pensado mucho en la bomba atómica. Pero en Hiroshima vio gente que usaba gorras y manga larga en un calor ardiente para ocultar sus quemaduras. Él se convertiría en una autoridad en el tratamiento de los supervivientes de la bomba atómica y en investigación sobre la radiación.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio 2020