Vivimos En Una Simulación?
Muy Interesante México|Agosto 2019
Vivimos En Una Simulación?

Científicos, filósofos y hasta tecnólogos de Silicon Valley piensan que el mundo que nos rodea podría ser en realidad un universo virtual generado por computadora, como plantea la cinta más filosófica que se haya rodado jamás, según el pensador William Irvin.

“ERES UN ESCLAVO, NEO . Igual que los demás, naciste en cautiverio. Naciste en una prisión en la que no puedes ni saborear ni oler ni tocar. Una prisión para tu mente. Por desgracia, no se puede explicar lo que es Matrix. Has de verla con tus propios ojos”. (Morfeo)

El 31 de marzo de 1999 se estrenó una película que marcaría un antes y un después en el cine de acción y en el de ciencia ficción. Matrix no se podía contar, había que verla. No sólo por sus innovadoras técnicas visuales, sino por la compleja e inquietante posibilidad que nos planteaba: ¿y si todo lo que sentimos no fuera más que una simulación interactiva neural? ¿Cómo sabemos que nuestra realidad es real?

El hacker español y presidente de la empresa de desarrollo informático BinPar, Nacho Ferro, describe así su vivencia de aquel estreno, hace ya dos décadas: “Desde el primer segundo, las directoras, las hermanas Wachowski –que por aquella época eran hermanos–, me atraparon con un filme que no sólo me tocaba de lleno en su contenido, sino que lo hacía con un bombardeo de recursos que únicamente había visto hasta entonces en los cómics y videojuegos que devoraba con ansias. En poco más de dos horas de metraje habían sido capaces de catapultar el ciberpunk del terreno underground a la cultura de masas. Era como ver una versión con esteroides de un videojuego de lucha beat ‘em up (uno contra todos) gritando con fuerza que la neurona había vencido al músculo y que el kósmos noetós digital podía ser tan real y relevante como el mundo físico que rodeaba a los mortales”. El triunfo del mundo de las ideas (kósmos noetós) de Platón, pero en clave informática. La alegoría de la caverna del filósofo griego, donde un fuego proyecta las sombras de la realidad exterior en la pared de una cavidad en cuyo interior unos hombres permanecen encadenados desde su nacimiento. Lo único que perciben sus sentidos son sombras, ficción. Este mundo material no es más que el pálido reflejo del mundo perfecto de las ideas.

Nick Bostrom, filósofo de inteligencia artificial (IA) y doctor por la London School of Economics and Political Science, no vio Matrix. Sin embargo, a principios del siglo XXI se mostró convencido de que “casi seguramente” existimos en una simulación digital de la historia creada por una civilización poshumana. Curiosa coincidencia: en el filme, Neo vive en una simulación de la civilización humana de 1999, cuando en la realidad material han pasado cientos de años en la Tierra. Bostrom enunció su argumento de la simulación en su famoso e influyente artículo de 2003 “¿Estás viviendo en una simulación de computadora?”, publicado en la revista académica The Philosophical Quarterly.

Esa estafa llamada “realidad”

Según Bostrom, nuestra realidad sería el producto de una sociedad capaz de manejar la tecnología necesaria para ejecutar simulaciones virtuales convincentes, similares a aquella en la que Neo creía ser un programador de computadoras llamado Thomas Anderson. Información consciente es todo lo que podemos ser. Nuestra realidad sería un modelo histórico del pasado de esa civilización avanzada. Un libro de texto del futuro, quizá. Cuesta aceptarlo. Hablamos de un supuesto en donde las mentes como la nuestra no pertenecen a la especie original humana, sino a personas simuladas por los descendientes poshumanos de la especie original. En Matrix, Morfeo le dice al protagonista: “¿Alguna vez has tenido un sueño, Neo, que pareciera muy real? ¿Qué ocurriría si no pudieras despertar de ese sueño? ¿Cómo diferenciarías el mundo de los sueños de la realidad?”. Algo análogo inspiró a Bostrom, quien bebió de la visión de pioneros de la IA y la robótica como Marvin Minsky y Hans Moravec.

En su ensayo de 1992 titulado “Cerdos en el ciberespacio”, Moravec fue tal vez el primero en formular, en términos mo dernos, la idea de nuestra realidad como una simulación, un sueño... una ficción. Antes que él, a principios del siglo XVIII, el filósofo y obispo irlandés George Berkeley había argumentado que el mundo era una mera ilusión, un pensamiento de Dios.

Moravec venía a decir en su artículo que las supermentes de una sociedad futura, necesariamente poshumana, serían capaces de construir un ciberespacio en evolución, una experiencia virtual compartida muy compleja: “El mismo momento que estamos experimentando ahora puede ser en realidad (casi con certeza) un evento mental distribuido, y lo más probable es que sea una fabricación completa que nunca ocurrió físicamente”. El físico transhumanista Giulio Prisco llega aún más lejos. Esa sociedad poshumana habría devenido en software al fusionarse sus individuos con inteligencias artificiales generales (AGI) y trascender. Entonces, dice el italiano, “si estamos viviendo en una simulación, el sistema computacional que simula nuestra realidad no es un qué, sino un quién. No es una máquina inanimada, sino una persona que piensa y siente, muchos órdenes de magnitud más inteligente y más compleja que nosotros. No vivimos en una mera máquina, sino en una mente Trascendente”. En resumen, la versión actualizada del viejo obispo Berkeley.

“TODOS LOS MAMÍFEROS de este planeta desarrollan instintivamente un lógico equilibrio con su hábitat natural. Pero los humanos no lo hacen. Se trasladan a una zona y se multiplican, y siguen multiplicándose hasta que todos los recursos naturales se agotan. Así que el único modo de sobrevivir es extendiéndose hasta otra zona. Existe otro organismo en este planeta que sigue el mismo patrón. ¿Sabe cuál es? Un virus”. -Agente Smith

El magnate Elon Musk piensa que vivimos en una especie de videojuego de simulación.

Desde Estados Unidos, en específico desde Silicon Valley, personajes espectaculares del mundo de la ultratecnología recogen este argumento. El gurú de las máquinas inteligentes, Ray Kurzweil, futurista, genio e inventor formado en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y creador de la Universidad de la Singularidad, sugiere que “a lo mejor todo nuestro universo es un experimento de ciencia de un estudiante de secundaria en otro universo”.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Agosto 2019