Los Productos De Los Famosos
Muy Interesante México|Abril 2019
Los Productos De Los Famosos

La fuerza de atracción que ejercen las celebridades ha sido capitalizada para promover productos milagro, dietas y pseudoterapias.

Guadalupe Alemán Lascurain

Gwyneth Paltrow nació en Los Ángeles, California, en 1972, y bien podría decirse que nació para brillar, pues es hija del director y productor Bruce Paltrow y de la aclamada actriz Blythe Danner. Se educó en prestigiosas escuelas privadas y creció entre genios de la industria del espectáculo (vaya, su padrino es Steven Spielberg). Ganó un Óscar a mejor actriz en 1998 y destacó en varios roles. En 2013 la revista People la coronó como “la persona más bella del mundo”. Sé que la belleza es relativa, pero esa distinción significa algo. Sugiere, al menos, que su cabello, su sonrisa, su piel y su complexión son juzgadas dignas de admiración; así, Paltrow se propone como un modelo a seguir, ejemplo que trasciende el aspecto físico e incluye todo su estilo de vida.

Es un lujo, pero lo vales

Y precisamente eso fue lo que en 2008 comenzó a comercializar a través de una empresa llamada Goop. Aunque el nombre parece de personaje infantil, no es cosa de juego: lo que empezó como una publicación semanal en línea con apenas 10,377 suscriptores, es hoy un imperio valuado en 250 millones de dólares. De acuerdo con su página web, Goop es una marca de “estilo de vida moderno” que expresa la siguiente visión: “Creemos que los detalles cuentan, que la buena alimentación está en la base del amor y del bienestar, que la mente/ cuerpo/espíritu están inextricablemente ligados, y que tenemos más control acerca de cómo expresamos nuestra salud de lo que entendemos hoy en día. Creemos que cada opción cuenta”. Aunque todo esto suena lindo, ha recibido severas críticas. La menos grave tilda a Goop de elitista. Ahí puedes comprar vasos de plata a 950 dólares la pieza o una lámpara de cerámica de 7,425 dólares. Al respecto, Paltrow responde: “Es crucial para mí que sigamos siendo una marca aspiracional. Nuestras cosas son hermosas. Sus ingredientes son hermosos. Eso sale caro. No lo puedes hacer para el mercado masivo”. Es difícil refutar el punto. Si alguien puede y quiere darse el lujo de pagar 50 euros por aceite para el pelo púbico (no es broma, lo venden en la tienda Goop de Londres), tiene derecho a hacerlo. El verdadero problema es otro.

¿Introducir qué, por dónde…?

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Abril 2019