El Enigma De Los Virus Marinos
Muy Interesante México|Agosto 2019
El Enigma De Los Virus Marinos

Los estudios más recientes revelan que en los océanos prosperan cientos de miles de especies de virus y que todas ellas juegan un papel determinante en el desarrollo de la vida y el clima de nuestro planeta.

Joana Branco

LIMPIADORES. Cada día una legión de virus fagos –en la imagen, las partículas de color naranja– eliminan hasta 40% de las bacterias que viven en la superficie oceánica, lo que mantiene a raya sus poblaciones.

Cada cierto tiempo el mundo contiene la respiración mientras en algún lugar del globo una nueva enfermedad vírica se propaga como reguero de pólvora y amenaza con matar a millones de personas. Entonces, el miedo a la pandemia se extiende. Se exigen medidas, se buscan soluciones y se discuten las consecuencias hasta la saciedad, aunque pocos legos en la materia saben siquiera qué es un virus.

En una especie de limbo entre el mundo de los vivos y el de los inertes, los virus no son más que pequeños paquetes de material genético. Por sí solos no cumplen ninguno de los requisitos para que se les considere algo viviente: no generan energía, no se alimentan, no crecen, no se reproducen... ni siquiera responden a estímulos. Pero el panorama cambia drásticamente cuando infectan una célula. Una vez en el interior de un hospedador, las partículas virales toman el control de toda la maquinaria celular. A partir de ese momento la célula se transforma en una fábrica de virus que replica el material genético de estos, ensambla las proteínas que constituyen las cápsides que los protegen y dan origen a miles de nuevas partículas virales; un esfuerzo que, en última instancia, acabará con ella.atención de la BBC, que se puso en contacto con él para realizar un documental. “Cuando me llamaron les dije que aunque me bebiera un litro de agua de mar, con más virus que personas hay en la Tierra, no me pondría enfermo. Pues bien, ¡me obligaron a hacerlo!”, recuerda. El reto no tuvo consecuencias.

Un nuevo mundo

Suttle nos cuenta que, aunque pocos bañistas son conscientes de ello, la inmensa mayoría de los seres vivos que habitan los océanos son imposibles de ver a simple vista. Eso sí, por ahora, poco o nada sabemos sobre muchos de ellos. “En el pasado, cuando se estudiaba el agua del mar en el laboratorio, se obtenían sólo dos o tres células bacterianas por mililitro. Por ello se creía que era un medio desprovisto de vida microscópica”, explica. Sin embargo, el desarrollo de mejores técnicas de análisis cambió con rapidez tal presunción.

La metagenómica –una herramienta que implica extraer de las muestras obtenidas cualquier vestigio de material genético y secuenciar todos esos fragmentos para, de ese modo, descubrir qué seres vivos contiene– ofrece una nueva forma de estudio. A este día, sabemos que 94% de todas las partículas en el agua del mar son virus, pero su abundancia apenas empezó a hacerse patente a fines de los años 80, cuando Lita Proctor, una microbióloga que por entonces investigaba en la Universidad del Sur de California (EUA), decidió buscarlos de forma sistemática. “Lo mínimo que encontramos en el océano es un millón de virus por mililitro –aclara Suttle, que hizo su doctorado en el mismo laboratorio donde trabajaba Proctor–. En las aguas costeras la concentración puede llegar incluso a los 10 millones. Por el contrario, en el océano profundo quizás hay entre 500,000 y 700,000. No obstante, las fuentes hidrotermales que se encuentran en esas zonas son en realidad fuentes de virus. De ellas emanan penachos cargados de estos microbios que puedes seguir hasta 100 km”.

Propósito desconocido

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Agosto 2019