EL RECORRIDO VITAL DEL GENIO RENACENTISTA Tras los pasos del gran Da Vinci
Muy Interesante México|Especial Leonardo da Vinci
EL RECORRIDO VITAL DEL GENIO RENACENTISTA Tras los pasos del gran Da Vinci
Leonardo abandonó el mundo rural de la villa de Vinci para ejercer como aprendiz del artista Verrocchio, experiencia que marcó el inicio de un recorrido que le llevó por las cortes italianas hasta llegar a su final en Francia.
Carlos Martinez Shaw

SIGNOS DE IDENTIDAD. Leonardo abandonó su villa natal, Vinci (página derecha), para comenzar un largo viaje que lo llevaría a recorrer las cortes italianas, aunque sus últimos días los vivirá bajo la protección de Francia. En esta página, su famoso Autorretrato, elaborado en tiza roja.

Leonardo da Vinci es considerado un genio superior porque, como han señalado sus biógrafos, fue el hom-bre que en toda la Historia universal manifestó más talento en un mayor número de disciplinas: desarrolló funciones de ingeniero civil y militar; fue un auténtico científico —en anatomía, óptica o hidrodinámica— para quien “el universo ocultaba bajo sus apariencias una especie de matemática real”; un extraordinario artista —basta mencionar a La Gioconda— y un inventor capaz de diseñar una serie de fantásticas máquinas —incluyendo artefactos voladores— con las cuales elevó a la máxima potencia la imaginación de la época.

Leonardo destacó sobre todo como pintor, dueño de la técnica del sfumato; experimentador impenitente de nuevas formas, técnicas y materiales, y como autor de varias obras imperecederas de carácter religioso e inmortales retratos femeninos.

Esta curiosidad infatigable y esta aplicación a los distintos campos de la actividad intelectual (pese a su proverbial inconstancia y desorden en el sinfín de sus papeles que llegó a inquietar su ánimo) lo convierten en uno de los espíritus que más se acercaron al concepto ideal del uomo universale.

Oriundo de la Toscana

Nacido en 1452 en Vinci, un pueblito de la Toscana italiana, hijo ilegítimo de un acomodado notario y de una campesina, un primer rasgo que marcó su futura trayectoria fue su educación, que no siguió las pautas convencionales sino las características de un “aprendizaje práctico”, muy en contacto con la realidad, sobre todo con el medio rural en el que pasó su infancia. Por eso se expresó mejor por medio de sus pinturas y de sus diseños que a través de sus escritos —aunque redactó no pocas páginas, en especial de temáticas científicas y artísticas—,de acuerdo con su propia opinión, en exceso radical, de ser un uomo senza lettere (analfabeto). Durante estos años formativos fue modelando también su extraña caligrafía, sólo en parte explicable por su condición de zurdo (corriendo las letras de derecha a izquierda), pues no hay razón conclusiva para su escritura especular, es decir, como si estuviera reflejada en un espejo.

Juventud florentina

La década de sus 20 años transcurre en la Florencia de los Médici, integrado en el taller del gran pintor y escultor Andrea del Verrocchio, de donde empieza a ejercer su oficio de manera independiente tras inscribirse en la corporación de San Lucas. Fue cuando pintó su primer gran retrato femenino, Ginebra de Benci, y una Adoración de los Magos que dejó sin terminar, poniendo de relieve otra de las características más acusadas de su personalidad: la tendencia a dejar inconclusas sus obras, ya fuesen artísticas o científicas.

Otro hecho distintivo es su desvinculación de la vida política de la época, puesta de relieve a partir de un hecho sintomático: la terrible conjura de los Pazzi —que dejó imborrable recuerdo en la ciudad y costó la vida a Giuliano de Médici, el hermano de Lorenzo el Magnífico— no deja más huella que el dibujo de Bernardo di Bandino (el asesino) ahorcado, represalia que tuvo lugar año y medio después de la conspiración. Son también años de iniciación en otras ramas de su actividad multiforme: diseña sus primeras máquinas voladoras, se interesa por la óptica —quizá bajo el influjo de Paolo dal Pozzo Toscanelli— y, con su dominio de la lira da braccio (viola de arco), muestra habilidad también en la música.

PROFESOR DEL GENIO. El pintor, escultor y orfebre cuatrocentista italiano Andrea del Verrocchio trabajó en la corte de Lorenzo de Médici. El joven Da Vinci fue alumno y colaborador artístico del escultor florentino.

Madurez milanesa

La tercera etapa de su biografía, que abarca la edad de los 30 a los 40 años, se desarrolla en Milán, al servicio de uno de los grandes magnates de la época de las señorías, Ludovico Sforza, llamado el Moro, dueño y futuro duque de Milán. Lo más curioso, para captar de nuevo la intimidad de Leonardo, es su ofrecimiento no como pintor, sino como diseñador de “instrumentos de guerra”; como experto capaz de “idear una infinita variedad de máquinas para el ataque o la defensa”, a pesar de que en otro lugar escribiría que la guerra era “el más brutal tipo de locura que existe”. También es interesante señalar, en el mismo sentido, la imparcial inclinación de Leonardo al momento de ponerse al servicio de cualquier mecenas, sin interesarse por sus cualidades políticas o morales, ya fuera Ludovico el Moro o, más tarde, César Borgia, e incluso —aunque quedara como mero ofrecimiento— el sultán otomano Bayaceto II y, hacia el final de su vida, el rey Francisco I de Francia.

Su fidelidad a Ludovico no presenta ningún resquicio; aparte de pintar en la ciudad dos de sus obras maestras de temática religiosa (La Virgen de las Rocas y La Última Cena), Leonardo fue el espléndido intérprete de la belleza de las amadas del Moro (Cecilia Gallerani: La dama del armiño, y Lucrezia Crivelli: La Belle Ferronière) y el tenaz diseñador del famoso Caballo de Bronce. En el proyecto de retrato ecuestre del señor de Milán, Leonardo combinó su conocimiento de los grandes modelos (Marco Aurelio, Gattamelata o Colleoni) con su magistral competencia en el dibujo de los caballos y su sabiduría técnica, aunque el molde de arcilla no llegó nunca a ser fundido —se destruyó en 1499—, como un símbolo más de tantas ocasiones perdidas.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Especial Leonardo da Vinci