BIENVENIDO AL UNIVERSO ESPEJO
BIENVENIDO AL UNIVERSO ESPEJO
¿Y si existiera un mundo idéntico al nuestro escondido a plena vista delante de nuestras narices? Tras décadas de investigación, los primeros experimentos científicos dirigidos a cruzar al otro lado del espejo están a punto de comenzar.
MICHAEL BROOKS

Aprimera vista, todo parece familiar. Las agujas del reloj de la pared avanzan plácidamente; oyes los motores de los coches circulando al otro lado de la ventana; la revista que tienes entre las manos muestra la misma portada llamativa de siempre. Pero algo está mal. Los relojes marchan hacia atrás. Los coches circulan por el lado erróneo de la calzada. El artículo que estás leyendo está escrito de atrás adelante. De repente, todo encaja. Estás mirando tu propio reflejo.

El extraño mundo al otro lado del espejo tal vez no te parezca de verdad. Pero la física Leah Broussard piensa que los universos paralelos donde todo está invertido podrían ser muy reales. Junto con sus colegas del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en Tennessee (EE. UU.), está buscando un universo que sea idéntico al nuestro, pero volteado, de modo que contenga átomos espejo, moléculas espejo, estrellas y planetas espejos, e incluso vida espejo. Si existiese, formaría una burbuja de realidad anidada dentro de la estructura del tiempo y el espacio junto a nuestro propio cosmos conocido, con algunas partículas capaces de pasar de uno a otro.

TRAS DÉCADAS DE TENTADORAS PISTAS SOBRE SU EXISTENCIA, los primeros experimentos destinados a pasar al otro lado del espejo están a punto de empezar. Encontrar ese universo espejo no solo transformaría la visión que poseemos de la realidad, sino que también podría responder a algunas preguntas sobre nuestro propio universo que han desconcertado a los científicos durante décadas. “Las implicaciones serían asombrosas”, afirma Broussard.

Los físicos ya habían encontrado nuevos mundos antes. En 1928, Paul Dirac se dio cuenta de que las ecuaciones de la mecánica cuántica permitían la existencia de partículas con propiedades que iban más allá de lo que nadie había visto antes. Predijo que una familia completamente nueva de ellas permanecía al acecho en el universo, compuesta por partículas idénticas a las que conocíamos pero con cargas eléctricas opuestas. Ese mundo oculto de antimateria duplica la cantidad de partículas fundamentales conocidas en el universo. Pero eso no es todo. En 1933, el astrónomo suizo Fritz Zwicky observó que las rotaciones de los cúmulos de galaxias sugerían que estaban experimentando un tirón gravitacional más fuerte que el que podría provenir de la materia visible cercana.

En los 70, la astrónoma estadounidense Vera Rubin observó ese mismo efecto en diversas galaxias y cúmulos. Hoy creemos que la materia oscura que causa ese tirón extra supera a la materia regular en una proporción de cinco a uno. Pero nunca hemos encontrado ese algo que falta, a pesar de décadas de investigaciones directas e indirectas dedicadas a ello.

LA ANTIMATERIA Y LA MATERIA OSCURA HAN PASADO A FORMAR PARTE DE LA CIENCIA CONVENCIONAL. Pero quizá el nuevo mundo más ambicioso por descubrir haya permanecido sesenta años en las sombras. En 1956, los físicos chinos Tsung-Dao Lee y Chen Ning Yang hicieron una destacable predicción sobre el funcionamiento de la física. Hasta entonces, se suponía que todos los procesos físicos debían obedecer a ciertas simetrías fundamentales, lo que significa que permanecen invariables cuando otras cosas cambian a su alrededor. La forma en que una pelota responde a la gravedad de la Tierra, por ejemplo, no se ve afectada por su color.

Una simetría clave en la física de partículas era la paridad, que obligaba a que todo permaneciera igual incluso si todas las posiciones y orientaciones estuvieran volteadas como en un espejo. Lee y Yang propusieron una prueba experimental para violaciones de la paridad. Cuando la física chino-estadounidense Chien-Shiung Wu construyó y ejecutó el experimento, descubrió que la paridad podía ser violada ocasionalmente. Este fue un descubrimiento tan significativo que Lee y Yang –aunque no Wu– recibieron el Premio Nobel de Física al año siguiente.

articleRead

You can read upto 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log-in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Diciembre 2019