LAS IGLESIAS SALUDABLES SON IGLESIAS DADIVOSAS

Mensajero Ala Blanca| Julio/Agosto de 2020

LAS IGLESIAS SALUDABLES SON IGLESIAS DADIVOSAS
Por lo general cuando pienso en la dádiva viene a mi mente también esta analogía: ¿Cómo puede Dios bendecirnos si nuestras manos están apretadas, aferradas a todo lo que poseemos? La respuesta es que no puede bendecirnos. No obstante, si nuestras manos están abiertas, si damos libremente de lo que tenemos, entonces también están abiertas para recibir lo que viene de Dios.
Ryan Napalo

En un artículo publicado por el Comité Internacional de Misiones, David Platt dice: “Por definición, una iglesia saludable crea otras iglesias saludables”.1 Como parte del cuerpo corporativo más grande de la Iglesia de Dios de la Profecía, tenemos la misión de apoyar la obra de la Iglesia alrededor del mundo. Cuando todos los miembros de las iglesias damos fielmente nuestros diezmos y ofrendas, todo el cuerpo ayuda a levantar otras iglesias saludables. Lo que quizá consideremos como pequeño e insignificante, puesto en las manos de Dios se convierte en una gran suma cuando se combina con la dádiva de otros mayordomos fieles alrededor del mundo.

[El apóstol Pablo] en 1 Corintios 16:1-4 nos da instrucciones sobre la dádiva. Así que, cada semana, a medida que Dios nos prospera, debemos separar una cantidad para darle de regreso al Señor. Pablo nos recuerda la misma instrucción que le dio a las iglesias de Galacia, “haced vosotros también” (v. 1). Creo firmemente que estamos llamados a ser mayordomos fieles y que por nuestra fidelidad a Dios y nuestro deseo de agradarle, recibiremos “la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 15:57).

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Julio/Agosto de 2020