Quiere ser el líder

Ser Padres|Issue 541

Quiere ser el líder
La capacidad de liderazgo es un rasgo de la personalidad del niño. Una cualidad positiva e innata que –bien gestionada– le servirá para destacar cuando sea adulto.
Macarena Orte

Se trata de un rasgo más de la personalidad del niño. Se empieza a percibir en el momento de la socialización, con tres años, o incluso un poco antes si va a la guardería. Hay niños cuyas conductas tienden a influir más en los otros, que tienen más seguidores y toman más decisiones. Desde estas edades tan tempranas ya vemos a pequeños que consiguen que todos los niños vayan con ellos y quieran ser de su ‘panda’. “La capacidad de liderazgo puede ser buena o mala, todo dependerá de cómo se canalice”, señala la psicóloga Teresa Muñoz del Toro, de Madrid.

Una cualidad positiva

Los líderes negativos se asocian a un mal ambiente en casa. Cuando en el entorno familiar no se fomenta la independencia y se castiga mucho al niño, esa angustia o frustración que vive en el hogar la traslada al cole y se pone a castigar a otros. “A mí me frustran y tengo un padre autoritario y yo voy al colegio y lo que he aprendido lo aplico en el cole”, señala Teresa Muñoz. En realidad, la capacidad de liderazgo en sí misma es positiva. Es bueno que haya alguien que guíe y sea el modelo. La diferencia entre un niño líder positivo y otro negativo tiene mucho que ver con lo que vive en casa. Aprendemos por imitación. La forma en que un niño se adapta en la guardería y en el colegio se relaciona con cómo han sido los primeros vínculos en la vida: el vínculo familiar, con sus padres, sus hermanos, etc. Si estos vínculos han sido los correctos, la relación con otras personas será buena. Si por el contrario han sido negativos, se vinculará mal, ya sea agrediendo o aislándose.

Valor humano

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Issue 541