Jerusalén Es Una Bomba De Racimo
Tiempo|Dieciembre 15, 2017
Jerusalén Es Una Bomba De Racimo

El reconocimiento de la ciudad como capital de Israel por parte de Trump puede incendiar la región

Alfonso S. Palomares

Jerusalén, Yerushalayim para los judíos y Al Quds para los árabes, no es una ciudad, es una pasión teológica. Esta ciudad santísima conserva intacta su capacidad de encender pasiones y por derivación incendiar gran parte del mundo, especialmente lo que llamamos la calle árabe. El presidente Donald Trump acaba de proclamar Jerusalén como capital del Estado de Israel, anunciando a la vez que trasladará su embajada de Tel Aviv a la ciudad santa. Con ello ha tocado un símbolo político y religioso altamente inflamable.

Inmediatamente se soltaron los vientos de la cólera por todo el mundo árabe y los palestinos del Hamás han anunciado su vuelta a la lucha y posiblemente a la intifada, que sería la tercera. De momento la violencia está siendo controlada, por lo menos a la hora en que escribo, pero pueden volver los disparos y las piedras, no solo por parte de los palestinos sino también de los libaneses y otros países del entorno.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Dieciembre 15, 2017