Víctor Manuel Toledo, Titular De La Semarnat: Los Megaproyectos Dependerán De La Voz De Científicos Y Comunidades
Revista Proceso|July 28, 2019
Víctor Manuel Toledo, Titular De La Semarnat: Los Megaproyectos Dependerán De La Voz De Científicos Y Comunidades

El prestigiado científico Víctor Manuel Toledo describe en entrevista el precario estado en el que encontró la Semarnat cuando asumió su titularidad en mayo pasado: con un presupuesto disminuido y un creciente número de conflictos ambientales, entre otros muchos problemas. Pero el funcionario alerta sobre todo respecto de la dramática devastación ambiental que se registra en varias regiones del país, las cuales se encuentran por ello en estado de “emergencia”.

Verónica Espinosa

“Estamos ante un país devastado en términos ambientales, con regiones en un verdadero estado de emergencia”, dice el biólogo Víctor Manuel Toledo Manzur, titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Doctor en ciencias por la Universidad Nacional Autónoma de México, especializado en etnoecología –rama interdisciplinaria que estudia el uso y manejo de los recursos naturales por las diversas culturas y pueblos–, Toledo es fundador de la Red de Patrimonio Biocultural del Conacyt, autor de 20 libros y el segundo científico que encabeza la Semarnat (la primera fue Julia Carabias, de 1994 a 2000).

Merecedor de reconocimientos como la Cátedra Unesco y el Premio Nacional al Mérito Ecológico, fue parte de un grupo de especialistas que durante la pasada campaña electoral entregó a Andrés Manuel López Obrador una propuesta de agenda ambiental. Además, ha coordinado un laboratorio en el Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM, en Morelia, que entre 2012 y principios de 2018 registró 564 conflictos ambientales en el país.

En su oficina, Toledo tiene un pizarrón blanco con una lista de palabras; en el piso, varios mapas del país señalan la gravedad de los conflictos y emergencias con colores de semáforo. Encabeza la lista de alertas la industria minera.

“Estamos en conflicto con intereses empresariales. Ahora sí que hablamos de las venas abiertas de México”, dijo el entonces investigador a la reportera en una entrevista realizada en abril de 2018 en San Miguel de Allende, durante un foro sobre la problemática del agua en la región noreste de Guanajuato.

Ha pasado poco más de un año. Esta vez, ya como secretario de Medio Ambiente, dice: “Ahora que estoy acá me doy cuenta con mucha más claridad. No me lo va a creer, tengo este pizarrón y estoy poniendo los focos rojos: uno o dos diarios. Es impresionante; no pensaba que estuviéramos a ese nivel”.

La entrevista se lleva a cabo el 24 de julio, en vísperas de que se publique en la Gaceta Ecológica la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto del Aeropuerto de Santa Lucía, uno de los megaproyectos de López Obrador que polariza a sectores empresariales, organizaciones civiles y partidos.

El secretario, nombrado el pasado 24 de mayo, encontró en la dependencia precariedad presupuestal, la urgencia de reestructurarla y la necesidad de recuperar su capacidad científico-técnica para cumplir sus funciones.

“Tenemos 60% menos presupuesto que el máximo histórico que alcanzó la secretaría en su historia… Lo que hemos estado haciendo en cortísimo tiempo es una revisión… Mi función en buena parte es recuperar presupuesto. Eso no es una exigencia de un funcionario; es una demanda pública, social, cada vez más intensa.”

–¿Ya le pidió más presupuesto al presidente?

–No, estamos por plantearlo. Pero ya encontramos varios mecanismos que esperamos que se van a poder obtener. No perdemos de vista que necesitamos también mucha imaginación. Muchas cosas se pueden hacer sin más recursos: la sinergia con otras secretarías, la creación de convenios y proyectos conjuntos. Eso lo tenemos muy claro, (pero se necesita) una mínima plataforma presupuestal que sí tiene que aumentar, indudablemente”.

A esto le agrega una “cierta relajación técnico-científica; se perdieron muchos cuadros en el transcurso y eso implicó dejar de atender muchísimas problemáticas y también cierta laxitud en la aplicación de la ley”.

En la secretaría, explica, hay áreas que después de 25 años ya no funcionan o deben quedar subordinadas a las prioritarias, mientras que hay programas por retomar, proyectos que habían sido disminuidos e incluso cancelados. Por esa razón puso en marcha una reestructuración.

Como parte de ésta, se contemplan, entre otras medidas, el fortalecimiento del área enfocada en la transición energética, la creación de la Dirección del Patrimonio Biocultural y la operación de los consejos consultivos, el nacional y los estatales, que están en la ley pero desaparecieron en los hechos.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

July 28, 2019