'Trump no entiende cómo funciona el mundo': Serra Puche
Revista Proceso|January 22, 2017
'Trump no entiende cómo funciona el mundo': Serra Puche

El secretario de Comercio y Fomento Industrial en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, Jaime Serra Puche, quien negoció por México el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, expuso en el ITAM las razones por las que el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no podrá cumplir cabalmente sus amenazas de anular el TLC sin correr enormes riesgos, mientras que a México no le conviene por razones políticas desatar un forcejeo comercial. Serra Puche considera este análisis como su aporte para los “agentes económicos” mexicanos que lidiarán con las presiones del acelerado mandatario estadunidense.

Carlos Acosta Córdova

Cabeza del equipo de funcionarios que negoció, entre 1991 y 1993, el Tratado de Libre Comercio entre México, Canadá y Estados Unidos, en vigor desde el 1 de enero de 1994, Jaime José Serra Puche se ríe de las “bravuconadas” de Donald Trump sobre renegociar ese acuerdo comercial o hacer que Estados Unidos se salga del mismo si sus intereses no van por delante, a su entera satisfacción.

Serra, ahora de 62 años –tenía 38 cuando firmó el TLC en representación de México– y con experiencia de más de 20 años en negociaciones comerciales internacionales desde el sector privado, habló el jueves 12 en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, en el marco de su tradicional seminario sobre las perspectivas económicas del país, que esa casa de estudios realiza cada año y al que asisten los titulares de todas las dependencias del sector económico oficial, líderes de las cámaras empresariales e invitados internacionales.

El exfuncionario afirmó que el recién investido presidente estadunidense no entiende nada de esa materia ni “en qué parte de la historia económica del mundo y de nuestra región estamos”

Comentó que le resulta “hilarante” que el magnate haya dicho y reiterado que ya no va a permitir que México y China sigan abusando de Estados Unidos. “Eso es no entender el grado de integración que se ha dado en América del Norte, en comparación con la relación comercial entre Estados Unidos y China”, sentenció.

Titular de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1989-1994), hoy Secretaría de Economía, así como primer secretario de Hacienda y Crédito Público del gobierno de Ernesto Zedillo (1995-2000), Serra Puche, quien hoy dirige la firma privada SAI Consultores, S.C., especializada en temas de competencia económica, derecho corporativo, comercio internacional, inversión, financiamiento y resolución de controversias, explicó:

“De cada peso o cada dólar que México exporta a Estados Unidos, 40 centavos son de insumos americanos. Para los canadienses, alrededor de 25 centavos. El promedio ponderado son 32 centavos. Y esas tres cifras contrastan enormemente con el contenido de insumos americanos en las exportaciones chinas hacia Estados Unidos. El paradigma de la relación comercial entre Estados Unidos y China es absolutamente distinto del nuestro. Hoy en día nosotros, en América del Norte, no sólo nos estamos vendiendo los unos a los otros, sino que estamos produciendo conjuntamente, mientras que la regla con China es básicamente lo que los economistas llaman un outsourcing puro.

“Y cuando ustedes oyen al presidente electo decir que frente a China y frente a México tiene que dejar de permitir que estos países abusen de Estados Unidos, pues es una cosa hilarante, pues no es comparable si se entiende el grado de integración que se ha dado en América del Norte versus la relación con China. Son dos mundos totalmente distintos. Cada vez que México exporta, Estados Unidos exporta, y eso es algo que se tiene que entender cabalmente.”

El siguiente texto es una selección de la presentación de Serra Puche en el panel Aspectos Económicos-Políticos y el Futuro del Tratado de Libre Comercio, en el que participaron, además, Jaime Zabludovsky y Luis de la Calle, dos de los integrantes de aquel equipo negociador que encabezó Serra Puche en los primeros años noventa, así como el embajador Andrés Rozental.

La solución, en manos de México, más que en las de EU

Quiero poner un poquito las cosas en perspectiva, porque me parece que estamos en medio de un torbellino de tuits que nostrae un poquito nublados, y me parece que a lo mejor podría yo hacer alguna pequeña contribución para los agentes económicos de México, de poner un poquito las cosas en perspectiva y entender un poquito en dónde está todo este asunto, en qué parte de la historia económica del mundo y de nuestra región estamos.

Me gustaría empezar señalando algunas tendencias que ya tienen, digamos, una tradición y una estructura en la historia. Y la primera de ellas sería lo que está pasando en el comercio internacional en el mundo entero. Y si alguien me fuera a preguntar cuál es la característica más fundamental de lo que ha pasado en los últimos años, más que pensar que han disminuido flujos y que ha habido ciertos ciclos en los flujos de comercio internacional, diría que ha habido un cambio estructural muy importante, y es que han proliferado los tratados de libre comercio tipo NAFTA (North American Free Trade Agreement) o TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte).

En 1994, cuando hicimos el NAFTA, ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) se habían registrado 42 tratados de libre comercio en el mundo parecidos, unos más profundos que otros; hoy en día son 280. Más de la mitad del comercio internacional hoy en día se hace con reglas de tratados regionales preferenciales tipo NAFTA. O sea, ha habido una tendencia clara hacia lo que los economistas llaman la autarquía regional, en donde hoy en día es más probable que la competencia en comercio internacional sea entre regiones, más que entre países.

Este es un hecho importante, cuando consideramos las opciones que posiblemente el presidente y la administración Trump quieran introducir, que pueden ir desde (hacer) nada, modificar nada, hasta –incluso– salirse del tratado, como él mismo lo hadicho. Bueno, hay que medirlo en función de lo que está pasando en el mundo. Y está yendo un poco a contracorriente la posición del gobierno americano en muchos frentes; éste es uno en particular.

Otro caso es cuando se habla del Brexit como un ejemplo de proteccionismo. Me parece que es una lectura equivocada del Brexit. Con el Brexit, en realidad lo que están haciendo los británicos, lo que quieren, es seguir perteneciendo al acuerdo regional europeo; no salirse, como se está planteando. Es decir, no es por un afán de proteccionismo, sino que ellos están buscando –y fíjense lo que son las paradojas del mundo– un modelo tipo NAFTA en su relación con el resto de Europa.

A mi manera de ver, esa tendencia tiene dos explicaciones estructurales fundamentales. Una, la que los economistas llaman la teoría de la gravedad, no la newtoniana, sino “a la Newton”, de que el comercio responpara lograr la firma del tan ansiado acuerdo comercial para Canadá con la Unión Europea.

Antigua periodista en medios internacionales de prestigio, cuenta también con amplio conocimiento sobre Rusia. A este respecto, son sabidas sus opiniones poco favorables hacia el presidente Vladimir Putin. Como parte de las represalias rusas frente a las sanciones impuestas por Canadá por la anexión de Crimea, Freeland figura en una lista de 13 canadienses que tienen vetada su entrada a ese país.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

January 22, 2017