La filosofía ¿para qué? ante la pandemia
We're offering this story for free to read so that you can stay updated on the COVID-19 outbreak
La filosofía ¿para qué? ante la pandemia
La filosofía, menospreciada por los últimos gobiernos mexicanos, ha provocado que la mayoría de la sociedad “se encuentre muy desprotegida en todos sentidos”, dice el coordinador del Observatorio Filosófico de México, Gabriel Vargas Lozano. De acuerdo con su análisis, la epidemia muestra graves problemas éticos, como el doloroso abismo entre ricos y pobres, y las enormes debilidades institucionales. La reflexión filosófica, piensa con su colega Eduardo Sarmiento Gutiérrez, es vital para entender el sentido de la realidad.
Por Columba Vértiz de la Fuente

“El pensadorcito”, de Juan Miranda (Gualupita, Edomex. 1981)

El coordinador del Observatorio Filosófico de México (OFM), miembro del comité directivo de la Federación Internacional de Sociedades de Filosofía (FISP) y autor del libro Filosofía ¿para qué?, Gabriel Vargas Lozano, especifica en la plena y difícil emergencia sanitaria por el covid-19:

“La filosofía nos ayuda a reflexionar sobre los problemas de nuestra circunstancia y a encontrar soluciones junto a las disciplinas científicas. La filosofía debería informar a la acción política. Lo que ocurre en nuestro país es que no se le ha dado a esta amplia disciplina el lugar que merece en la educación, la política y la cultura porque ha dominado una concepción tecnocrática, pragmática, mercantilista y subordinada a los designios del gran capital.”

Exalta enseguida a Proceso que “un pueblo desinformado, sin que se le haya educado científica y filosóficamente, está sujeto a todo tipo de manipulaciones y enajenaciones”.

Nacido el 16 de noviembre de 1947 en Guadalajara, Jalisco, profesor e investigador del departamento de Filosofía de la UAM-Iztapalapa y responsable del Centro de Documentación en Filosofía Latinoamericana e Ibérica (Cefilibe), Vargas Lozano enlista así una serie de problemas éticos que la pandemia ha puesto de manifiesto:

• Corrupción, individualismo, egoísmo, problemas relacionados con la filosofía política, como la relación entre Estado y mercado.

• Técnica y humanismo.

• Libertades sociales e individuales.

• Reflexiones sobre el sentido de la existencia.

• Análisis de nuestro devenir y de las dificultades con que hemos tropezado, y de nuestro porvenir.

• Las lecciones que podemos extraer de estas duras experiencias y qué debemos efectuar para poseer una sociedad mejor… Despliega entonces:

“En los últimos años ha surgido la bioética, que analiza justamente problemas involucrados en la epidemia, como el derecho de todo ser humano a recibir atención médica independientemente de su condición social, y a ser tratado con dignidad, entre otros.”

Incita a que los filósofos participen “publicando reflexiones sobre los conflictos éticos involucrados, sobre las lecciones que debemos sacar de dicha crisis para poder estar más preparados, y en torno a los temas de la deshumanización, etcétera”.

El también presidente de la Comisión de Enseñanza de la Filosofía de la FISP añade que los pensadores deben intervenir en la educación:

“Para preparar mejor a las nuevas generaciones y en sentido práctico alentar todas las formas de solidaridad, la filosofía debe abandonar la postura teoricista y academicista y adoptar una estrechamente vinculada a las necesidades de la gente.”

Vargas Lozano cursó licenciatura y maestría en filosofía en la Universidad de Guadalajara de 1966 a 1972. Recientemente coordinó, junto con Guillermo Hurtado y José Alfredo Torres, el libro La filosofía y la cuarta transformación de México, editado por Torres Asociados, que se puede leer gratuitamente en la web del Observatorio Filosófico de México: http://www.ofmx.com.mx/ inicio/wp-content/uploads/2019/09/Libro-Filosofia-y-la-4T.pdf).

Hace alusión al inicio del neoliberalismo en México:

“Desde los gobiernos de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari, con el propósito de que nuestro país se integrara en forma subordinada a los planes y programas de las grandes transnacionales, se implantó una política educativa cuyo objetivo era el tecnocrático y mercantilista. Se relegó la formación humanista e integral. En el gobierno de Felipe Calderón se eliminaron las materias filosóficas de la Educación Media Superior, por lo cual desde el Observatorio Filosófico de México dimos una fuerte batalla que culminó con la reposición de dichas materias y la creación de una área de humanidades. Tuvimos el apoyo de científicos, profesores eméritos, la ONU, la FISP y el Senado de la República, entre otros.”

Caso omiso

Rememora asimismo que el año pasado lograron, con el apoyo de los diputados y senadores, la reforma del artículo terce ro, en el que figuran ya como un derecho la educación filosófica y las humanidades (Proceso, 2228). Pero delata:

“A pesar de esa extraordinaria aprobación, la Secretaría de Educación Pública ha hecho caso omiso a su implementación. El OFM le entregó una propuesta concreta al secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, con la que le solicitábamos la incorporación en la primaria de la metodología Filosofía para niñas y niños, probada mundialmente, y de cursos de ética práctica, así como actualización de la didáctica de las disciplinas filosóficas que se imparten en la educación media superior y otras. Con la filosofía para niños se formaría esa juventud que necesitamos: Reflexiva, crítica, democrática y humanista”.

articleRead

You can read upto 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log-in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

April 05, 2020