La falsa victoria de Trump

Revista Proceso|January 12, 2020

La falsa victoria de Trump
Analistas consultados por Proceso reflexionan sobre los riesgos de una escalada bélica entre Estados Unidos e Irán, sobre los defectos del manejo de la crisis por parte de Donald Trump y lo que el mandatario ha conseguido tras semanas de tensión. “El conflicto continúa porque se alejan las posibilidades de llegar a un nuevo pacto nuclear. Escalar y evitar una guerra no es ganar. El riesgo de represalias iraníes permanece y se podría materializar en los próximos meses o años vía ataques terroristas, atentados y ciberataques…”, advierten los expertos.
TÉMORIS GRECKO

Martes 7 a las 21:45 horas en Washington. Cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en su cuenta de Twitter “¡Todo está bien!”, medio mundo respiró porque se pensó que el mandatario había entendido y aceptado el mensaje de Irán de que era mejor detener la escalada del conflicto que conduciría a la guerra.

En estas dos últimas semanas de encontronazos con el régimen iraní Trump pudo cantar victoria, pero lo mismo hizo la república islámica en su guerra de propaganda cuando atacó con cohetes instalaciones iraquíes –donde estaba alojada la tropa estadunidense– y cuyo objetivo también era convencer a su pueblo y a los aliados de que habían golpeado y “humillado” a Washington al matar a 80 soldados el martes 7.

Después del golpe que Estados Unidos tuvo que aguantar en septiembre último tras el ataque contra las instalaciones petroleras más grandes del mundo en Arabia Saudita, Teherán debió resistir algo similar: el 29 de diciembre pasado un bombardeo estadunidense mató a 25 milicianos pro iraníes y el 3 de enero un ataque con dron aniquiló al general Qasem Suleimani, el militar de mayor prestigio de su país.

En ese contexto Irán respondió y el martes 7 lanzó cohetes contra instalaciones iraquíes que alojaban a soldados de EU. Se trató de un movimiento calculado que resultó en el saldo blanco para Washington.

Al día siguiente a la ofensiva iraní, el miércoles 8, se reportó la caída en Teherán del vuelo 752 de Ukraine International Airlines, con 180 personas a bordo. Las sospechas de que la aeronave fue derribada accidentalmente por la defensa iraní tienen su origen en la prontitud y opacidad con las que el régimen trata de convencer de que el desplome se debió a un desperfecto mecánico.

Si para algunos el “¡Todo está bien!” de Trump indicaba una victoria parcial de supaís y también personal del mandatario, tras la extensa andanada de críticas que recibió dentro y fuera de territorio estadunidense por su peligroso manejo de la crisis, para algunos analistas ese éxito se percibe falso.

De acuerdo con la reflexión de los observadores consultados, aunque Irán se haya visto forzado a retroceder, el conflicto continúa porque se alejan las posibilidades de llegar a un nuevo pacto nuclear y todavía es más difícil de que Irán acepte controles sobre su programa de misiles.

Además, Irak se cansó de ser el tablero de juego en el que las potencias extranjeras, como Estados Unidos e Irán, mueven sus fichas para enfrentarse. Sobre esetema, el gobierno iraquí podría expulsar a las tropas estadunidenses, minando el apoyo de los aliados de Washington.

Por si fuera poco, el Congreso de EU puede imponerle límites a Trump para hacer la guerra. Los sondeos indican que la mayoría de los electores desaprueba las agresivas jugadas de su presidente.

articleRead

You can read upto 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log-in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

January 12, 2020