El engranaje fatal
Revista Proceso|October 25, 2020
El engranaje fatal
Campañas de desinformación, intolerancia y odio lanzadas por las redes sociales se engarzaron en una sucesión de hechos que culminaron –como piezas de un engranaje perverso e implacable– en el asesinato del profesor Samuel Paty cometido por un joven fundamentalista islámico. El acto terrorista conmocionó a la sociedad francesa y refrendó valores que la definen, entre ellos las libertades de expresión, de conciencia y de enseñanza.
ANNE MARIE MERGIER

PARÍS.– El pasado viernes 16, al terminar su último día de clases y en vísperas de dos semanas de vacaciones escolares, Samuel Paty salió del colegio de Bois d’Aulne en el tranquilo municipio de clase media de Conflans-Sainte-Honorine, ubicado a escasos 30 kilómetros al noroeste de París. Eran las 16:45 horas.

Como solía hacerlo, el profesor de Historia y Geografía de 47años regresó caminando a su domicilio.

A las 17:11 horas una patrulla de la policía municipal descubrió su cadáver a 300 metros del colegio. El cuerpo acuchillado con saña y decapitado yacía en la solitaria calle del Buisson Moineau de la pequeña ciudad de Eragny, contigua a Conflans-SainteHonorine, donde radicaba Paty.

Llegados de inmediato al lugar, agentes de la policía nacional no tardaron en ubicar al asesino, que los amenazó con una pistola (en realidad era un arma de aire comprimido) y un puñal. Lo “neutralizaron”.

Los documentos que el terrorista llevaba consigo permitieron identificarlo como Abdoullakh Abouyezidovitch Anzorov, ruso de origen checheno, de 18 años, radicado legalmente en Francia con estatus de refugiado y domiciliado en la ciudad de Evreux, a 80 kilómetros de Conflans-Sainte-Honorine.

Al revisar su celular los policías hicieron otro descubrimiento macabro. A las 16:55 horas Anzorov se había tomado el tiempo para difundir en su cuenta de Twitter la foto de la cabeza ensangrentada de Samuel Paty con un mensaje dirigido a Emmanuel Macron que decía: “De Abdullah (sic), servidor de Alá, a Marcon (sic), dirigente de los infieles: ajusticié a uno de tus perros del infierno que se atrevió a rebajar a Muhammad. Aplaca a sus semejantes antes de que les inflijamos un duro castigo”.

El terrorista había guardado ese mensaje en el cuaderno digital de apuntes de su Iphone a las 12:15, dos horas antes de su llegada a Conflans-Sainte-Honorine.

Al ver la foto de la cabeza ensangrentada, uno de sus followers le pidió una explicación. El terrorista contestó: “Es el Sr.Paty”.

La clase del profesor Paty

Ese crimen atroz causó y sigue causando conmoción y coraje en Francia, pero su impacto se tornó aún más brutal en la medida en que investigaciones judiciales y periodísticas revelaron cómo activistas islamistas radicales habían creado en las redes sociales el engranaje implacable que condujo a la “ejecución” de Paty.

Todo empezó el martes 6 de octubre. En el marco de los cursos de moral e instrucción cívica que le corresponde impartir, el profesor abordó los temas de la laicidad, la libertad de expresión y de conciencia, tomando como base de debate dos caricaturas de Mahoma publicadas por el semanario satírico Charlie Hebdo. En una de ellas el profeta aparece dibujado desnudo con una estrella amarilla en una nalga.

Desde 2016, año en que integró el colegio de Bois d’Aulne, Paty procedía de la misma manera en su curso y nunca había tenido problemas.

Como acostumbraba hacerlo, el maestro advirtió a los alumnos que debían sentirse libres de no mirar las imágenes si pensaban que podían afectar su sensibilidad. Una joven de 13 años, que no asistió a la clase, describió a su padre, Brahim Chnina, las caricaturas que no había visto pero de las que le habían hablado algunos de sus compañeros.

Chnina profesa un islam muy riguroso y encabeza una asociación caritativa que ayuda a musulmanes minusválidos a realizar el peregrinaje a La Meca, en Arabia Saudita. Su media hermana, Khadidja, es objeto de un aviso de búsqueda internacional de parte de la justicia gala por haber dejado Francia en 2014 para incorporarse al Estado Islámico (EI) en Siria. Está casada con Salim Benghalem, exalto mando de la policía del EI. Los servicios de inteligencia franceses y belgas sospechan que Salim participó desde Siria en la organización de los atentados perpetrados en París y Bruselas en 2015 y 2016.

Macron. Homenaje

El 7 de octubre Chnina publicó una serie de mensajes enardecidos y un primer video en su cuenta de Facebook en los que acusó a Paty de haber insultado al profeta y exigió su expulsión del colegio. Ese mismo día la administración del colegio recibió amenazas anónimas por correo electrónico y por teléfono.

El día 8 Chnina, acompañado por Abdelhakim Sefrioui, conocido agitador extremista vigilado por los servicios secretos desde su llegada a Francia en 1982, se entrevistó con la directora del colegio. Los dos hombres exigieron en forma vehemente la renuncia de Paty y rehusaron toda entrevista de conciliación con él.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

October 25, 2020