El PRD No Tiene Remedio: Lo 'Jodio' La Corrupcion
Revista Proceso|November 18, 2018
El PRD No Tiene Remedio: Lo 'Jodio' La Corrupcion

Para Agustín Basave, exdirigente del Partido de la Revolución Democrática, la crisis de este instituto político que derivó en su ruina actual, al grado de colocarlo al borde de la extinción, se debe en buena medida a la corrupción que impera en él. En entrevista con Proceso, Basave narra pormenores del colaboracionismo perredista con Bucareli y revela que para las elecciones estatales de 2016 le propuso a Andrés Manuel López Obrador una alianza entre Morena y el PRD pero “dijo que no”.

Alvaro Delgado

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) está corrompido hasta la médula, sentencia Agustín Basave, quien lo presidió en plena crisis, que empeoró y ahora, por más intentos que se hagan, ya no tiene remedio.

“Una de las razones de la descomposición del PRD, la más importante, es la corrupción”, afirma Basave, que atestiguó la penetración del gobierno de Enrique Peña Nieto y de políticos como el priista Javier Duarte y el panista Rafael Moreno Valle.

“¿Cuándo se jodió el PRD? Cuando la derrota se volvió rentable”, ubica Basave, quien presidió el partido nueve meses y padeció el corrosivo poder de las corrientes que, también por odios mutuos y el canibalismo, prefieren perder con los enemigos externos que con los internos.

–¿Fue entonces la corrupción la que “jodió” al PRD?

–Sí, la corrupción en su sentido más amplio. Corromper, dice la Real Academia, es echar a perder algo. Echaron a perder el PRD las tribus, no una en particular. Dicen unos que Alianza Democrática Nacional (ADN), otros que Nueva Izquierda. No: Todas, en mayor o menor medida, lo echaron a perder.

“Porque, además –añade–, no es sólo esa penetración de los gobiernos priistas, federal o estatales, eran muchas cosas. Cuando llegué era hasta entonces la peor crisis en la historia del PRD y acepté por el pequeño masoquista que llevamos dentro, pero ahora está peor y ya no tiene remedio.”

Basave asumió la presidencia de ese partido el 7 de noviembre de 2015, tras la elección federal en la que irrumpió Morena, el partido encabezado por Andrés Manuel López Obrador, otro factor que comenzó a minarlo hasta que, en la elección de julio, lo colocó a punto de la extinción.

En amplia entrevista con Proceso el jueves 1 de noviembre, dos semanas antes del Congreso Nacional del PRD celebrado este sábado 17 –que discute su sobrevivencia–, Basave revela pormenores de la corrupción de las corrientes internas, que hasta se autodenominan “tribus”, que son las que ejercen el poder y no los órganos estatutarios.

Fueron las corrientes las que lo invitaron y lo querían sobre todo “para lavarse la cara” y seguir sus complicidades con el PRI y Peña Nieto, el “priñanietismo”, como él lo llama, así como con gobernadores como Duarte y Moreno Valle.

Amigo del asesinado candidato presidencial Luis Donaldo Colosio y priista hasta 2002, Basave era simpatizante del PRD y, tras ser invitado como diputado federal “externo”, las corrientes le propusieron presidir ese partido, que era un desastre.

No le entusiasmaba hacer política, pero lo convenció su hijo mayor, del mismo nombre: “Me dijo: ‘Papá, no te están pidiendo que hagas política, te están pidiendo que hagas historia, para bien o para mal”.

Pese a sus reservas, aceptó: “De los más mañosos, la idea era que yo le lavara la cara al PRD, que diera una buena imagen y que ellos siguieran controlando el partido. De los bien intencionados, que son muy poquitos, sí era la idea de cambiar”.

Un viejo amigo perredista, que no identifica, le preguntó a Basave qué haría si las corrientes, que tienen el poder, querían controlarlo. “Yo tengo una bala de plata”.

–¿Cuál? –Mi renuncia. Porque es mi ficha de

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

November 18, 2018