El Fuego De La Amazonia Alcanza A Bolsonaro
Revista Proceso|September 08, 2019
El Fuego De La Amazonia Alcanza A Bolsonaro
La reacción del presidente brasileño a la emergencia ecológica de los gigantescos incendios de la selva amazónica no sólo afectó su imagen, ya desgastada por sus políticas privatizadoras y sus salidas de tono. Principalmente metió a Brasil en problemas con la Unión Europea, con la que el Mercosur acaba de firmar un tratado de libre comercio, e incrementó el rechazo interno a su mandato ya en su primer año de gobierno. Y en el fondo del desastre se halla una estrategia de deforestación deliberada, para beneficiar a los grandes empresarios agrícolas y ganaderos.
Heriberto Araújo

BELÉN, BRASIL.- Desde su llegada al poder, el presidente brasileño Jair Bolsonaro acumula críticas por sus innumerables polémicas, su política neoliberal para reducir el gasto público y privatizar empresas estatales, además de su incapacidad para impulsar el crecimiento económico; pero nada de esto afectó tanto a su imagen dentro y fuera del país como los recientes incendios en la Amazonia, la mayor selva tropical y el lugar con más biodiversidad del planeta.

En sus nueve meses de gobierno, Bolsonaro les quitó poder a los organismos federales que fiscalizan la gran selva. Su ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, un abogado muy cercano al lobby de empresas agropecuarias y de productos agrícolas como la soya, ha sido la punta de lanza de su estrategia para dar rienda suelta a la destrucción medioambiental.

Entre las muchas acciones adoptadas por el gobierno en favor de los grandes productores rurales brasileños, quienes se quejan por las estrictas normas medioambientales, figura la reducción drástica delfinanciamiento a la vigilancia y protección en la Amazonia. El presupuesto del Ministerio de Medio Ambiente para combatir incendios este año se redujo 30% respecto del anterior. Un recorte que, pese a la alarma internacional por los incendios, Bolsonaro planea profundizar en 2020, ya que se prevé un machetazo de 10% a la partida de ese ministerio.

Pero, además de la asfixia económica –que funcionarios de ese ministerio corroboraron a Proceso a condición de no mencionarlos, por temor a represalias–, el gobierno de Bolsonaro lleva a cabo una campaña para desmantelar la cúpula de funcionarios de carrera comprometida en la lucha contra el crimen medioambiental y con años de experiencia al frente del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama) y el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), organismos clave en la protección de la Amazonia.

El primero vela por la preservación del incomparable patrimonio natural y biológico de Brasil con operaciones sobre el terreno; el segundo, interpreta los datos de los satélites para saber, casi en tiempo real, dónde está ocurriendo la destrucción.

En consecuencia, pese al repunte de la deforestación y del incremento de áreas quemadas, se redujo el número de sanciones y multas, así como de las acciones armadas para combatir la tala clandestina, los buscadores furtivos de oro y, sobre todo, los especuladores que destruyen la selva con motosierras y fuego para apropiarse de territorio público.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

September 08, 2019